Skip to Content

Escucha activa o cómo asegurar la viabilidad económica de un hotel

Escucha activa o cómo asegurar la viabilidad económica de un hotel

El sector hotelero ha comprobado que implementar correctamente la Escucha Activa, un servicio TI que analiza la reputación online de una organización, es de vital importancia para asegurar la viabilidad económica del negocio. Se trata de un servicio TI de incipiente éxito y cada vez más popular entre los gestores hoteleros.

Internet ha transformado definitivamente el papel del internauta de consumidor pasivo a usuario activo, actuando éste en un triple rol: generador, transmisor y consumidor de contenido. A raíz de esta metamorfosis, nace un servicio TI llamado Escucha Activa, que monitoriza y analiza la información que día a día se publica en internet sobre cualquier temática.

Se trata de un servicio en alza debido a la necesidad de conocer la reputación online de una empresa, o dicho de otra manera, aquello que se dice y se opina sobre la acción o el producto de una organización; con especial seguimiento a las redes sociales, donde su recibimiento tendrá una incidencia primordial en la vida profesional y privada de un amplio abanico de consumidores, y en consecuencia, marcará el progreso o el declive de una marca.

Ahora bien, la escucha no es unidireccional, sino que de acuerdo a la información escuchada se desarrollan estrategias o bien para controlar una crisis reputacional, o bien para incentivar conversaciones favorecedoras. De manera que estos contenidos individuales, sumados, crean tendencias y reacciones cuyo conocimiento es de gran valor para entender cómo reaccionar sabiendo de antemano la solución al problema.

A nivel empresarial, esta información complementaria permite lograr dos retos entrelazados: ofrecer la mejor calidad al usuario reduciendo los costes operativos. Y prueba de ello es la implementación de la Escucha Activa en un sector especialmente sensible a la vorágine informativa del mundo 2.0, el sector hotelero.

El caso de los hoteles

Durante los últimos años, la metodología interna de los hoteles ha experimentado numerosos cambios a causa de la digitalización. Basta con decir que ha integrado en una sola herramienta todos los sistemas de información, con el objetivo de gestionar, mediante flujos configurables, amplios catálogos de servicios. Entre ellos conviene destacar la Escucha Activa debido a su papel crucial en las estrategias financieras del sector que nos incumbe, en tanto que atendie a las opiniones de los usuarios. Unas opiniones que, además, posibilitan la evaluación continua de trabajadores y proveedores a todos los niveles.

He aquí la clave para aplicar planes de mejora continuos y certeros, ya que todos los datos registrados permiten configurar medidas razonables que no comporten cambios bruscos ni perjudiciales, sino que hagan perfeccionar la gestión constantemente hacia el equilibro más rentable entre el nivel de satisfacción de los usuarios y el coste del producto.

Mark Harmon, socio director de Auberge Resorts Collection, afirma que “el cliente está buscando más que nunca experiencias diseñadas a su medida y un servicio altamente personalizado”. En este nuevo paradigma, perfectamente definido en las declaraciones de Harmon, la Escucha Activa se ha establecido como un mecanismo ineludible para saciar las exigencias del consumidor y al mismo tiempo no errar en los planes de acción que constituirán la viabilidad del proyecto. Porque “tener acceso a las ‘analíticas sentimentales’ de los clientes no sólo nos facilita una ventaja competitiva, sino un instrumento para crear experiencias memorables. Un servicio útil que puede traducirse en predicciones personalizadas y proactivas del comportamiento del cliente”, concluye Marie Parodi, directora del hotel JW Marriott.

Los Scrum Masters, cada vez más buscados por las empresas

Una encuesta mundial elaborada por los portales Scrum.org y Age of Product arroja luz sobre las nuevas tendencias de los Scrum Masters.

Scrum es una metodología ágil de trabajo colaborativo que se caracteriza por adoptar una estrategia de desarrollo incremental e iterativa. Se trata de un modelo de referencia que define un conjunto de prácticas y roles, que tienen como objetivo aumentar el grado de implicación del empleado en el proyecto.

Para conseguir un equipo de alto rendimiento, es indispensable la figura del Scrum Master o Facilitador. Entre las funciones propias de su rol, se encuentra la de fortalecer las relaciones intraequipo, así como generar sinergias con el cliente o Product Owner.

De un tiempo a esta parte, el papel del Scrum Master ha crecido en popularidad. La condición innovadora de estos puestos de trabajo, hacen que todavía ahora hablemos de una salida profesional en proceso de consolidación.

A este aspecto, los portales Scrum.org y Age of Product han realizado un informe que arroja luz sobre algunas cuestiones relacionadas con este puesto de trabajo. El estudio está basado en encuestas realizadas a 2.100 hombres y mujeres de hasta 87 países diferentes. El objetivo principal es proveer a la comunidad Scrum Master y Agile de información útil para la toma de decisiones profesionales.

State of the Scrum Master

El informe analiza los factores indicativos de tendencias que pueden afectar al rol de Scrum Master, incluyendo no solo el salario sino también otras cuestiones como estudios, certificaciones, experiencia, número de proyectos y número de Scrum Teams involucrados.

En primer lugar, de todos los encuestados que afirman ser Scrum Masters, un 58% declaran haber participado en el proceso de transición ágil de una o más compañías. Estos resultados demuestran la importancia del papel del Facilitador en este tipo de transiciones, probablemente por su responsabilidad de evitar problemas y proteger al Scrum Team. 

Por otro lado, disponer de certificaciones adecuadas es una inversión valiosa desde una perspectiva profesional. El informe demuestra una relación entre el número de certificaciones ágiles y el salario. A mayor preparación, más altas son las nóminas. Según indican los resultados, un 83% de los encuestados tienen estudios directamente relacionados con el rol de Scrum Master mientras un 45% tienen más de una certificación. Las más ostentadas son: Professional Scrum Master I (PSM I), Certified Scrum Master (CSM) y Professional Scrum Product Owner I (PSPO I).

Antes de convertirse en Scrum Masters, un 31% de los participantes ostentaban la posición de Project Manager en sus respectivas compañías. Asimismo, el 25% eran Software Developers, un 9% Business Analyst y un 8% se dedicaban a tareas relacionadas con el Testing de Software y la Quality Assurance.

El porcentaje hombres-mujeres prácticamente se mantiene igual que en la encuesta de 2017. Los datos constatan que la presencia de mujeres continúa siendo inferior, en la muestra encontramos un 29% de mujeres frente a un 71% de hombres. Aun así, las perspectivas nos permiten ser optimistas. Entre las generaciones más jóvenes (30 años o menos) las mujeres ya superan en cantidad al número de hombres.

Las organizaciones ágiles

El crecimiento exponencial de los proyectos ágiles en las empresas queda reflejado en los resultados del informe. Existen dos indicadores altamente representativos: la experiencia profesional de los encuestados y la mediana de tiempo que llevan en la empresa. La gran mayoría ha estado en su compañía menos de seis años, cifra que asciende a un 77% de los trabajadores. Asimismo, el 78% de los participantes aseguran tener menos de cinco años de experiencia como Scrum Masters. En este sentido, podemos afirmar que se trata de un puesto de trabajo en auge, que ha experimentado su mayor crecimiento en los últimos años.

El 33% de los encuestados pertenece a empresas relacionadas con software e internet, mientras que un 16% trabaja en finanzas y seguros. Seguidos de cerca por otras opciones como consultorías, profesionales de servicios, ingeniería y tecnología.

En relación con el volumen de proyectos ágiles en las empresas, también encontramos algunos resultados reveladores. Como, por ejemplo, el hecho que un 50% de los trabajadores ya han participado en más de 10 proyectos de estas características.

Además, muchas organizaciones no utilizan una única metodología ágil. Scrum es una modelo que permite la incorporación de otras prácticas metodológicas. Las prácticas Kanban, por ejemplo, puede usarse para mejorar los procesos y el funcionamiento de los Scrum Teams. El uso de ambas metodologías es muy común dentro de la comunidad ágil. De hecho, un 81% de las empresas usan Scrum y Kanban juntos

Esto demuestra que las organizaciones están eligiendo los marcos que funcionan mejor para sus equipos, y con frecuencia agregando prácticas de la amplia variedad disponible para ayudar a definir sus procesos generales de trabajo.

El futuro del Scrum Master cada vez más cerca

Se deduce de los resultados que la tendencia está cambiando. La mayor parte de las organizaciones todavía se encuentran en proceso de implementación o en las primeras fases de su transición agile. Si tenemos en cuenta que solo un 10% de los participantes trabaja en compañías en una etapa avanzada, es justo afirmar que la demanda de Scrum Masters crecerá en un futuro no muy lejano.

Política de Privacidad

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su aceptación a nuestra política de privacidad. ACEPTAR

Aviso de cookies