En su origen, el Blockchain surgió para dar sustento a la moneda digital, el bitcoin, pero parece ser que su potencial va mucho más allá de las transacciones financieras. ¿Conoces todas la aplicaciones del Blockchain?

Blockchain?

No se trata de un concepto nuevo, pues surgió en 2009, pero es ahora cuando más valor e importancia está tomando. Para entender las ventajas del Blockhain es necesario entender para qué fue concebido. Cuando se realiza una transferencia bancaria, se necesitan una serie de intermediarios financieros, el banco del emisor, el banco del receptor (en caso de que sean distintos), PayPal, etc. Estos intermediarios tienen la función de probar y comprobar que somos quién decimos ser, sin que la privacidad tenga cabida en esta operación. El usuario no tiene control sobre el proceso, sino que los intermediarios gestionan la transfinance-3333925_1920ferencia e imponen sus condiciones, cobrando intereses por ejemplo.

El Blockchain, o cadena de bloques en su traducción al español, pretende acabar con los intermediarios y que todos tengan la misma información. Así, el control de la transacción financiera no la tendría el banco, sino los usuarios. El Blockchain funciona como una base de datos, en este caso sería como un libro de contabilidad del que todos los participantes tienen una copia.

Cada participante de esta inmensa base de datos contables se identifica como nodo, y estos nodos se conectan en una red P2P (peer-to-peer) sin un ordenador principal, favoreciendo así la descentralización. El mensaje transmitido se llama “token”, cuya definición seria “representación de la información que aloja la red”. Este token puede ser cualquier tipo de servicio o activo: dinero en forma de bitcoin, compra de una propiedad inmobiliaria, pago de suministros… Independientemente de su tipología, todos los token tienen algo en común, viajan encriptados, es decir no se sabe su contenido. Las transferencias de estos tokens se agrupan en bloques (de ahí el nombre cadena de bloques, o blockchain), y aquellos que no quepan en un bloque, se agrupan en el siguiente, formando una cadena.

Para garantizar el anonimato y evitar el fraude el Blockchain se vale de un sistema de verificación por parte de todos los nodos. Así, si el ‘usuario A’ quiere enviar dinero al ‘usuario B’ tiene que asegurarse de enviar un mensaje al resto de ‘nodos’, que serán los responsables de validar que la operación es correcta. Para verificarlo solo es necesario que el ‘usuario A’ demuestre que tiene dinero en su cuenta y que el ‘usuario B’ disponga de una cuenta abierta. Una vez confirmado, la operación se anuda a la anterior, creando cada vez un bloque más y más grande.

El Blockchain se concibió para sustentar una moneda digital, la primera moneda descentralizada (Bitcoin) y no emitida por un banco. Así, gracias a este sistema, se certifica una transferencia de dinero anónima y 100% segura. Pero, la verdadera importancia del Blockchain surge ahora, pues se trata de un mecanismo que podría aplicarse a cualquier tipo de transacción que requiera una verificación. Así, en cualquier caso en el que se necesite realizar una transferencia (que no tiene porqué ser de dinero, sino de datos por ejemplo) entre dos o más partes en un entorno de desconfianza, las oportunidades de la cadena de bloques serían infinitas, pues permitiría realizarlas sin necesidad de intermediarios.

Aplicaciones del Blockchain

Elecciones:

Person voting

Poder votar a través del Blockchain ya es una realidad en países como Sierra Leona, que recientemente se ha convertido en el primero en usar la cadena de bloques en unas elecciones. La empresa Agora, ha desarrollado una plataforma que permite emitir un voto digital 100% a través de una aplicación móvil.

Así, su funcionamiento es sencillo: el votante recibe primero un código bidi o código QR único, intransferible y asociado a su identidad que asegura la privacidad y la autenticidad del voto. A través de este código el votante accede a la aplicación, que está directamente ligada a la base de datos de Blockchain. Dentro de esta aplicación un administrador crea una encuesta con una pregunta (en este caso referente a las elecciones) y diferentes respuestas. El código se escanea tanto para entrara a la aplicación, como una vez se ha elegido entre las respuestas, emitiendo así finalmente el voto.

Este nuevo uso del Blockchain supone una revolución, pues evita que los ciudadanos deban desplazarse a los colegios electorales (especialmente útil para aquellos que residen fuera de su país de orígen). Además, este sistema recuenta los votos de forma automática, lo que termina con el tiempo de espera en los resultados de las elecciones.

Registros de identidad e historiales:

Al tratarse de una tecnología en la que los datos viajan encriptados, la seguridad y la privacidad están totalmente garantizados. Por ello se están analizando los numerosos beneficios que podría tener utilizar el Blockchain para almacenar los datos de los pacientes y sus historiales médicos, así como gestionarlos de manera más segura que las bases de datos tradicionales.

Los registros de propiedad en la compraventa de inmuebles también son susceptibles al Blockchain pues permite evitar cualquier tipo de fraude o manipulación. Ejemplo de ello es Suecia, que anunció estar realizando pruebas en base a un nuevo sistema de contratos inteligentes y tecnología blockchain para el registro de la propiedad.

Carsharing:

carsharing-1436203_1920Sus posibilidades también abarcan el mundo de la economía colaborativa. EY está desarrollando un sistema de Blockchain para que empresas o personas compartan coches de forma muy sencilla. Al contrario de lo que sucede con otro tipo de plataformas que ofrecen transporte compartido, esta plataforma llamada Tesseract a través de la cadena de bloques permitirá registrar quién es el propietario del vehículo, quién lo está conduciendo en un determinado momento, además de unificar los costes de seguro y dividirlos según el uso. Ese modelo facilita la propiedad fraccional del vehículo y asienta las bases de una nueva flota de vehículos bajo demanda.

Servicios de Notaría

Gracias a la privacidad en su mecanismo, la cadena de bloques permitiría verificar que un documento sea auténtico y por lo tanto identificar su falsedad de manera sencilla. De este modo se eliminaría la necesidad de verificación por parte de un tercero. Actualmente existen empresas como Blockverify que ofrecen servicios de Blockchain para comprobar la autenticidad de todo tipo de documentos. Además, al tratarse de un sistema imposible de manipular, gracias a él se puede certificar la autoria de los archivos y su integridad.

Son muchas las aplicaciones del blockchain en diferentes ámbitos, pero todas ellas se encuentran en fase de desarrollo, por lo que el tiempo dirá si realmente suponen un beneficio para la sociedad. El potencial de la cadena de bloques se encuentra en fase embrionaria, con buenas perspectivas, y solo son necesarias organizaciones que inviertan para lograr su consagración.

Hacia la transformación digital de la banca
Seguridad de la información | Protegiendo el activo más valioso de la compañía