El Internet de las Cosas (IOT por sus siglas en inglés) se ha convertido en una de las innovaciones más aplicables y beneficiosas de los últimos tiempos. La conexión de objetos cotidianos con internet ya es una realidad, y ahora llega al mundo de la salud. ¿Cómo aprovechar esta revolución para mejorar el cuidado de las personas?

¿Qué es el Internet de las cosas de la salud?

Internet of Health Things (IoHT) es la integración de los mundos físico y digital a través de objetos con conectividad de red en la industria de la salud. IoHT transforma los datos sin procesar en información simple y procesable y se comunica con otros objetos, máquinas o personas. IoHT puede aprovecharse para mejorar el acceso a la salud, la calidad de la atención, la experiencia del usuario y la eficiencia operativa.

Internet of Health Things

Un reciente estudio conducido por Accenture en EEUU a cerca del IoHT afirma que los proveedores de atención sanitaria son muy conscientes de los cambios que el Internet de las Cosas está introduciendo en su industria. Además, el estudio recoge que, en la actualidad, las organizaciones de atención de la salud asignan en promedio de alrededor del 10% de sus presupuestos anuales de TI a inversiones para soluciones de IoHT; esta cantidad crece de manera proporcional a medida que el tamaño de los presupuestos de TI en su conjunto aumenta.

 

¿Cuál es el potencial de la IoTH?

La investigación muestra que los proveedores e inversores de servicios de salud están invirtiendo principalmente en programas de IoHT en tres áreas: monitoreo remoto de pacientes (MRP), bienestar y prevención, y operaciones. Además, los principales beneficios del IoHT se vuelven tangibles en las áreas de ahorro de costos médicos o administrativos/ operacionales, suponiendo esto una gran mejora en la experiencia del consumidor y comportando un crecimiento de ingresos a través de la retención del consumidor.

internet of health thingsMonitoreo remoto del paciente

Se trata de una tecnología que permite a los pacientes ser monitoreados en sus hogares. El MRP funciona a través de sensores en un determinado dispositivo que, de manera inalámbrica transmite o registra la información fisiológica del paciente, para ser analizada por un profesional de la salud.

Su aplicación es principalmente beneficiosa en el tratamiento de enfermedades crónicas, como la diabetes, en la cual la transmisión en tiempo real de las lecturas de la presión arterial y la glucosa en sangre, permite contar con alertas instantáneas para que los mismos pacientes y los profesionales de la salud sepan cuándo es necesario intervenir. Su uso también es especialmente importante en pacientes que utilizan marcapasos, pues mediante la IoTH, estos dispositivos emiten a través de wifi o red de datos una transmisión que recibe directamente el médico.

Según el estudio de Accenture, el 43% de los proveedores de salud invierten actualmente en sistemas de monitoreo remoto por IoHT. Además, se desvela que proveedores e inversores se centran en las áreas de condiciones cardíacas y salud mental, por encima de las demás.

Bienestar y prevención

Los wearables se han vuelto extremadamente populares entre los usuarios. Hablamos de dispositivos electrónicos que se incorporan en alguna parte del cuerpo y que interactuan de forma continua con el usuario y con otros dispositivos. Es el caso de los smartwatches, las pulseras que controlan nuestro estado de salud, o las zapatillas de deporte que cuentan con GPS.

Estos dispositivos están diseñados para mejorar el bienestar de los usuarios, pues recopilan información sobre su estilo de vida y sus constantes vitales, con el objetivo de que los usuarios identifiquen comportamientos poco saludables y puedan corregirlos y prevenir enfermedades relacionadas con ellos.

De este modo, así como lo apunta la investigación, tanto proveedores de salud como inversores están de acuerdo sobre el papel esencial que desempeñan los wearables en las Soluciones IoHT de bienestar y prevención, con el 79% de ellos apostando por invertir en este tipo de soluciones que mejoran exponencialmente la satisfacción del usuario.

Figura9Operaciones

En este caso hablamos de operaciones que tienen un impacto directo en al gestión de las infraestructuras sanitarias y sus trabajadores. Ejemplos de ello son la administración y la gestión del inventario de suministros médicos, la localización en tiempo real de seguimiento de activos, la gestión automatizada de usuarios y los trabajadores conectados.

Podemos diferenciar entre dos tipos de Operaciones:

  • Operaciones en un establecimiento de salud: tienen por objetivo mejorar a través de sensores en red y otras tecnologías la experiencia del paciente, la productividad del personal y la eficiencia general del flujo de trabajo.
  • Operaciones en un plan de salud: su finalidad es, a través de tecnologías modernas, respaldar una administración más eficiente y acelerar nuevos modelos de negocios.

 

El Internet de las Cosas aplicado a la sanidad abre una puerta hacia un control de la salud mucho más eficiente, en el que los pacientes sean mucho más conscientes de sus hábitos, y en el que los médicos cuenten con información inmediata de cada individuo para poder ofrecer la respuesta más óptima y efectiva posible.

El futuro del testing: satisfacción del usuario, bots e Inteligencia Artificial.
Metodología DevOps ¿Llegó para quedarse?