Skip to Content

Hacia la transformación digital de la banca

Hacia la transformación digital de la banca

El reciente auge de competidores digitales y las exigencias del nuevo modelo de consumidor han obligado al sector bancario a iniciar un proceso de transformación digital. Un estudio conducido por Juniper Research vaticina que en 2021 uno de cada dos adultos serán consumidores de Banca Digital.

adult-beard-blur-859265El sector bancario se encuentra en constante evolución. Los bancos tradicionales se enfrentan a un nuevo consumidor, con hábitos muy diferentes a los de sus predecesores: permanentemente informados, exigentes, continuamente conectados, internacionalizados, con poca lealtad a las marcas y reacios al pago de comisiones.

Todo ello ha obligado a los bancos a iniciar un proceso de transformación hacia un modelo digital, ofreciendo un servicio, ya sea en forma de aplicación móvil o de web online, en el que el consumidor pueda acceder a los movimientos de sus cuentas a tiempo real, realizar transferencias e incluso informarse sobre sus gastos mensuales a través de gráficos de consumo ofrecidos por los propios bancos.

De este modo, las entidades bancarias intentan mejorar la experiencia de usuario satisfaciendo sus demandas, plantar cara a los nuevos competidores que desembarcan en el sector y seducir también a nuevos consumidores.

Proceso de Transformación Digital

La digitalización de los servicios bancarios se ha dado paulatinamente en la mayoría de los bancos. Una gran parte de ellos cuentan ya con aplicaciones que permiten gestionar los activos bancarios de los usuarios las 24 horas del día, durante todo el año. A pesar de parecer una práctica muy extendida, la realidad es que la seguridad informática es uno de los principales retos a los que se enfrentan este tipo de servicios, pues son vulnerables de sufrir hackeos de datos que supondrían una importante perdida económica.

Big Data

Pero la transformación digital de la banca va mucho más allá de ofrecer servicios online. El big data se ha convertido en el perfecto aliado de los bancos para saber más acerca de sus usuarios. Integrando el análisis de datos en el propio marketing, las entidades pueden ofrecer productos comerciales y servicios personalizados dependiendo de las características de cada persona y acorde con sus necesidades. El big data se posiciona, de este modo, como una herramienta fundamental para la retención de los clientes, clave en un sector que cuenta con una baja tasa de fidelidad de marca.

Además, a través del big data las entidades también pueden evaluar los riesgos que se derivan de la contratación de sus servicios:

  • Riesgo de crédito. El banco asume un riesgo al conceder un préstamo o ofrecer una tarjeta de crédito a sus clientes, pero este riesgo se minimiza gracias al uso del análisis de datos. El Big Data permite a las entidades bancarias conocer en profundidad a todos sus clientes, y por lo tanto minimizar el riesgo mejorando su gestión del rating y el scoring.
  • Riesgo operacional: Gracias al Big Data, las entidades financieras serán capaces de analizar y predecir las posibles pérdidas derivadas de la actividad y de los procesos relacionados con la misma. De este modo se minimizarán los riesgos y las pérdidas al máximo.
  • Riesgo de mercado: Anticiparse a los mercados es siempre una clara ventaja competitiva para los bancos. A través del Big Data, se pueden conocer a tiempo real los cambios en los mercados e incluso predecir lo que puede suceder a corto plazo.

Ser capaz de minimizar los riesgos es siempre sinónimo de un aumento de seguridad y un índice más elevado de confianza financiera.

Inteligencia Artificial

En sintonía con el big data, la inteligencia artificial supone una fuente de información imprescindible en la transformación digital del sector. El machine learning y deep learning son el punto de partida para establecer una relación más fructífera entre la entidad y sus clientes: permiten extraer datos relevantes de Big Data, búsqueda de patrones que faciliten ofertas más personalizadas, ajustes de precios o detección de procesos de fraude bancario.

Blockchain

bitcoin-blockchain-business-730569El Blockchain o cadena de bloques surgió para dar sustento al bitcoin y permitir a los usuarios realizar transacciones financieras prescindiendo de los intermediarios, los bancos. Los creadores de esta tecnología creen que su mecanismo puede usarse para crear alternativas seguras y fiables a los costosos procesos bancarios que consumen mucho tiempo.

Aunque pueda parecer una amenaza directa a los servicios ofrecidos por las entidades bancarias, implementar el blockhain en el sector supondría numerosos beneficios:

  • Disminución de costes y aumento de la eficiencia: el blockchain permitiría a los bancos disminuir los costes derivados de los largos procesos que se derivan de su actividad, generando importantes ahorros económicos.
  • Competir con las nuevas empresas fintech: las nuevas entidades bancarias eminentemente digitales comienzan a utilizar la tencología blockchain para dinamizar sus procesos y ofrecer servicios mucho más económicos (sin comisiones), siendo por lo tanto mucho más competitivos. Los bancos podrían competir con ellos integrando blockchain y construyendo nuevas soluciones basadas en la cadena de bloques.

Ciberseguridad

device-internet-pixels-60504La seguridad es fundamental en todos los procesos, y mucho más si se trata de información bancaria, pues las repercusiones de un posible hackeo son mucho más graves, pudiendo suponer pérdidas económicas. Así, en el proceso de transformación digital de los bancos, tener en cuenta la ciberseguridad es clave para seguir ofreciendo los mejores servicios con la máxima confianza por parte del usuario.

Conscientes de los ciberataques, los bancos han empezado a reforzar sus medidas de seguridad para ofrecer una mejor experiencia de usuario.

Contar con softwares de seguridad que garanticen una comunicación segura entre los sitios web de negocios y sus clientes y, sobre todo,que protejan a la hora de acceder a las cuentas bancarias de forma online, son algunas de las soluciones que se ponen ya en práctica en el ámbito bancario.

En manos de las entidades bancarias está el hecho de utilizar las herramientas digitales que ya están a su alcance y convertirlas en una ventaja competitiva. Entender las necesidades del nuevo consumidor y satisfacerlas a través de la tecnología son clave para completar una verdadera transformación digital en el seno del sector bancario.

 

UE y Digitalización: explorando el DESI

El Índice de Economía y Sociedad Digital (DESI) es un estudio que muestra los indicadores relevantes sobre el desempeño digital de Europa e indaga en la evolución de los estados miembros de la UE en materia de competitividad digital.

Dinamarca, Finlandia, Suecia y Países Bajos encabezan el ranking de 2017, contando con las economías más avanzadas en cuanto a digitalización. España aparece en el número decimocuarto, justo a la mitad de la lista, avanzando un puesto respecto a 2016 y superando la media de la UE.

desi-components

Conseguir una digitalización completa se ha convertido en la gran aspiración de todos aquellos países que quieren adaptarse a un entorno cambiante como el actual. La digitalización, entendida como un indicador de modernidad y avance, solo es factible a través de una transformación de la mentalidad de la sociedad, cambiando nuestra cultura y nuestros modelos de negocio empresariales. La digitalización completa supondría un aumento en la competitividad empresarial, que en el caso de España contribuiría a elevar su PIB en 120.000 millones de euros en 2025.

Pero, ¿Cómo se mide el nivel de digitalización de un país? ¿Qué factores entran en juego?

Conectividad

El primer indicador que tiene en cuenta este estudio es la conectividad, entendida como el alcance de banda ancha del que dispone un país, y su calidad. El acceso a servicios rápidos de banda ancha es una condición necesaria para la competitividad. Se analizan tanto la demanda como la oferta de banda ancha fija, banda ancha móvil, velocidad de banda ancha y precios.

Luxemburgo, Países Bajos y Reino Unido cuentan con el mayor rendimiento. España se encuentra en el puesto decimonoveno por delante de Francia y Chipre.

Conectividad

Este indicador arroja datos interesantes en cuanto al comportamiento del consumidor y evolución de la conectividad durante los últimos años. Así, los resultados muestran que los ingresos totales por servicios de telecomunicaciones han disminuido en un 6% en Europa desde 2013. Esto ha sucedido porque el consumo de datos móviles e internet ha aumentado considerablemente, en detrimento de las llamadas de voz a través de fijos y móviles, que han disminuido en un 23% desde 2013. Observamos por lo tanto una caída en cuanto a ingresos derivados de los servicios de voz fijos y móviles, que representarán el 48% del total de ingresos en telecomunicaciones en 2017, disminuyendo ligeramente si lo comparamos con el 54% que suponían en 2013.

revenues

En cuanto a cobertura de banda ancha, la banda ancha básica está disponible para todos los países en la UE. El acceso de última generación (NGA) cubre el 76%, frente al 71% de hace seis meses. La implementación de dispositivos móviles 4G continúa aumentando y la cobertura en zonas rurales ha mejorado sustancialmente en 4G y NGA.

Capital Humano / Competencias Digitales

El indicador de Capital Humano / Competencias Digitales mide las habilidades necesarias para aprovechar las posibilidades que ofrece una sociedad digital. Estas habilidades van desde las básicas del usuario que permiten a las personas interactuar en línea y consumir bienes y servicios digitales, hasta habilidades avanzadas que empoderan a la fuerza de trabajo para aprovechar la tecnología, aumentar la productividad y el crecimiento económico. Incluye indicadores sobre las TIC, empleo especializado y graduados en STEM (Ciencia, Tecnología, Disciplinas de Ingeniería y Matemáticas).

Finlandia, Luxemburgo y Reino Unido, obtuvieron los puntajes más altos, y Rumania, Bulgaria, Grecia e Italia obtuvieron los puntajes más bajos. España se mantiene en la mitad de la tabla, en el puesto decimosexto.

Competencias Digitales

El estudio revela que el 79% de los europeos se conectan regularmente (al menos una vez por semana), un aumento de 3 puntos porcentuales en comparación con el año pasado. El 63% de las personas con menos recursos usa internet semanalmente y a pesar de las mejoras en curso, los ancianos y las personas con niveles de educación más básicos o con bajos ingresos continúan en riesgo de exclusión digital. Además, el 44% de los europeos todavía no tiene habilidades digitales básicas, principal razón por la que es no utilizan Internet o lo hacen pocas veces.

La UE mejoró ligeramente en el número de graduados en Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM) (19 graduados por cada 1000 personas de 20 a 29 años en 2014, en comparación con 17 en 2012) y en la proporción de especialistas en TIC en la fuerza laboral (3.6% en 2015 en comparación con 3.2% en 2013).

Para conseguir una sociedad digitalizada es necesario que los individuos cuenten con educación digital. Para conseguir esto La Comisión Europea ha lanzado la Coalición Digital de Habilidades y Empleos (Digital Skills and Jobs Coalition) , dirigida a todos los Estados miembros con el objetivo de desarrollar un gran grupo de talentos digitales y asegurar que los individuos y la fuerza de trabajo en Europa están equipados con habilidades digitales adecuadas. Esto está plasmado en 10 acciones concretas, bajo el paraguas de la Nueva Agenda de Habilidades de Europa.

Uso de Internet

El indicador Uso de Internet representa la variedad de actividades realizadas por ciudadanos en línea. Estas actividades van desde el consumo de contenido en línea (videos, música, juegos, etc.) hasta actividades modernas de comunicación o compras y banca en línea.

Dinamarca, Suecia y Luxemburgo cuentan con más usuarios activos de Internet, seguidos por los Países Bajos, Finlandia y Estonia. Rumania, Italia y Bulgaria son los menos activos. España se encuentra en el puesto decimoseptimo, por debajo de la media europea.

Use Of Internet

El porcentaje de usuarios de Internet que participan en diversas actividades en línea, como leer noticias en línea (70%), usar Internet para realizar llamadas de audio o video (39%), usar redes sociales (63%), comprar en línea (66%) o el uso de la banca en línea (59%) aumentó ligeramente en los últimos años.

Además, de un tiempo a esta parte, el ecommerce está experimentando cambios significativos. Desde 2010, la proporción de usuarios de Internet que compran productos y servicios en línea ha aumentado en 10 puntos porcentuales, hasta el 66% en 2016. Al igual que muchas otras actividades en línea, el comercio electrónico es más alto entre las personas más jóvenes, con mayor nivel de educación y empleados. Podemos observar diferencias reveladoras en cuanto a comercio electrónico entre los países posicionados en los primeros puestos, y los últimos. Por ejemplo, en Rumanía el ecommerce supone el 18% mientras que en Reino Unido el 87%.

Integración de tecnología digital en las empresas

El indicador Integración de la tecnología digital mide la digitalización de las empresas y su explotación del canal de ventas en línea. Al adoptar la tecnología digital, las empresas pueden mejorar la eficiencia, reducir los costos y atraer mejor a los clientes, colaboradores y socios comerciales. Además, Internet como punto de venta ofrece acceso a mercados más amplios y potencial de crecimiento.

Dinamarca obtuvo el puntaje más alto, seguido de Irlanda, Suecia y Bélgica. Rumanía, Bulgaria, Polonia y Letonia obtuvieron el puntaje más bajo. España se sitúa en el puesto decimosegundo de la tabla, con un porcentaje equitativo entre ecommerce y digitalización empresarial, por encima de la media de la unión europea.

Los datos del estudio muestran que, a corto plazo, las redes sociales, la compra online y las aplicaciones móviles están impulsando la transformación digital de las empresas europeas. La computación en la nube muestra altas tasas de crecimiento, pero solo en grandes empresas.

El documento electrónico y la relación telemática con validez jurídica

Soy Rafel Roig, nacido en Ulldecona (Tarragona) en 1981. Pertenezco a una de las primeras generaciones donde el hecho de tener un ordenador personal en casa empezaba a ser normal. A los 16 años tuve mi primer trabajo de verano como técnico de reparación de ordenadores Apple. Curiosamente, en Cataluña había 4 tiendas Apple en ese momento, Barcelona, Girona, Lleida y Ulldecona.

Conseguí este trabajo sólo por el hecho de que era uno de los pocos clientes domésticos y del municipio de la tienda Apple, pues su negocio estaba focalizado en la industria cerámica de la provincia de Castellón (Ulldecona limita Cataluña con la Comunidad Valenciana) y en aquellos momentos el uso de ordenadores Apple estaba muy poco extendido en los hogares.

Ya entonces pude comprobar la diferencia de formatos y la complejidad de interoperar entre los dos principales sistemas operativos y herramientas ofimáticas de aquellos momento: Microsoft y Apple. También he podido comprobar como, con el paso del tiempo, los documentos electrónicos que preparé para trabajos de clase del Instituto o la Universidad he perdido la oportunidad de abrirlos debido a la obsolescencia tecnológica.

documento electrónicoConvencido de que en el futuro todo debía poderse basar en una relación telemática y sobre la base de documentos electrónicos que se puedan abrir con el mismo contenido y forma durante el tiempo que sea requerido, y ante la eficiencia clara que aportan a los procesos y el respeto con el medio ambiente, he centrado mi carrera profesional en evitar que los ordenadores se conviertan en meros sustitutos de las máquinas de escribir.

Ahora, con unas leyes y unas tecnologías de gestión documental y firma electrónica maduras, el documento electrónico con validez jurídica puede ser una realidad y, por tanto, tenemos por delante una oportunidad clara de que cualquier tipo de documento pueda basarse en soporte electrónico. Ahora bien, hay que hacerlo bien y eso implica impulsar en una organización, pública o privada, un proyecto pluridisciplinar complejo.

En este ámbito, desde AGTIC Consulting, una empresa de la que soy socio, nos dedicamos al asesoramiento en la implantación de la gestión del documento electrónico y la relación telemática con validez jurídica. Tenemos conocimiento en las 5 disciplinas que consideramos clave en este tipo de proyectos:

1. Tecnológico, porqué es evidente que son requeridas herramientas tecnológicas que gestionen y preserven los documentos electrónicos y permitan la relación telemática.

2. Gestión documental, porqué sin unos adecuados instrumentos archivísticos que nos ayuden a configurar los sistemas informáticos, difícilmente clasificaremos y describiremos los documentos para facilitar su gestión, explotación y preservación posterior. Nos referimos, entre otros, al cuadro de clasificación, el vocabulario de metadatos, el catálogo de formatos documentales o el catálogo de tipologías documentales.

seguridad información

– Seguridad de la información Diseñado por Freepik

3. Organizativo, porqué el documento electrónico cambia el paradigma de cómo hemos venido haciendo las cosas hasta ahora y no se trata de informatizar lo que hacemos en papel, sino de aprovechar las ventajas que nos confiere el documento electrónico.

4. Seguridad de la Información, porqué en un mundo cada vez más globalizado, donde las ciberamenazas pueden suponer la suplantación de la identidad y la modificación fraudulenta a gran escala de información y documentos y las relaciones se realizan por medios telemáticos, hay que establecer la seguridad adecuada para garantizar la confidencialidad, integridad, disponibilidad, autenticidad y trazabilidad de la información, así como la resiliencia de los sistemas informáticos.

5. Jurídico, porque hay que el cumplimiento de las normativas vinculadas a los documentos que se gestionan determinante, por ejemplo, el tiempo que hay que guardar la documentación o cómo se hacen y se garantiza la validez jurídica de las firmas electrónicas. Además, en el ámbito de la Administración Pública hay que aprobar regulaciones propias que den validez a los procesos basados en documento electrónico como son, por ejemplo, una Política de Gestión del Documento Electrónico, una Política de Firma Electrónica o el procedimiento administrativo automatizado que produce actos con efecto jurídico sin intervención humana como, por ejemplo, un volante de empadronamiento.

Espero con mi profesión aportar mi grano de arena a que la sociedad del futuro sea cada vez más una sociedad de la información donde las relaciones se puedan llevar a cabo de forma telemática con plenas garantías de seguridad, así como eliminamos el papel de los procesos aprovechando las ventajas en términos de eficiencia y eficacia que nos brinda el documento electrónico con validez jurídica, además de la mejora del medio ambiente al reducirse el uso de papel y el consumo energético vinculado a los desplazamientos necesarios para las relaciones presenciales.

J. Rafel Roig subirats. Socio en AGTIC Consulting

Transformación Digital: el rol del mentor digital en la empresa

La transformación digital es un proceso complejo que requiere de una implementación específica según las capacidades digitales de los empleados. Este es el motivo por el cual se propone un nuevo puesto de trabajo, el mentor digital, con el objetivo de elaborar el plan de aprendizaje idóneo para que la adaptación al nuevo paradigma no vaya en detrimento de la productividad y la competitividad de la empresa.

Un estudio realizado por Adweek ha encuestado a 30 altos ejecutivos para comprender cómo están implementando la tecnología en sus distintas empresas en términos de organización, colaboración, intercambio de datos, marketing y monetización. Y todos coinciden en apuntar que a la hora de transformar a la compañía para adecuarla al nuevo escenario no solo vale con hacer cambios tecnológicos, sino que también hay que modificar la estructura de la empresa y hacer ajustes en la cultura de la misma. Así pues, no se trata solo de implementar nueva tecnología y confiar en que funcionará.

A partir de esta premisa, el informe, que incluye información de marcas como Lego Group, Hilton Worldwide y Deloitte Consulting, se concentra en encontrar el proceso de digitalización idóneo para no perturbar en exceso el funcionamiento interno y así hacer que la adaptación de los empleados al nuevo paradigma no vaya en detrimento de la productividad y la competitividad. He aquí la problemática que más asusta entre los altos ejecutivos, puesto que no todos están dispuestos a valorar a largo plazo la rentabilidad del proceso, aunque comprendan que tarde o temprano su implementación será inevitable.

Hay un miedo razonable: un 90% de las empresas tiene una falta de competencias digitales y este dato supone un lastre que no les ayudará en la transformación digital. El punto de entrada no es nada sencillo, y como solución se propone desarrollar estas capacidades con diferentes seminarios y clases prácticas, lo cual, según uno de los altos ejecutivos encuestados, conllevaría la creación de un nuevo puesto de trabajo, el mentor digital.

Este cargo tendría tres tareas fundamentales:

  • desarrollar un plan de estudio específico en base al grado de conocimientos previos de los empleados de la empresa en cuestión, que él mismo tendría que comprobar previamente;
  • ayudar a los empleados en el día a día con sus nuevos artilugios y sistemas de trabajo, una vez hayan completado los cursos introductorios;
  • y analizar semanalmente los resultados de la transformación tecnológica para detectar las carencias que aún necesitan formación complementaria.

Además, el mentor digital tendría que trabajar a partir de una agenda estratégica que calcule el tiempo necesario para una comprensión efectiva de las nuevas herramientas, con el consecuente objetivo de implementarlas de manera progresiva en los diferentes departamentos de la empresa. Es, pues, el encargado de marcar los tiempos para el correcto desarrollo de este método de aprendizaje.

Las claves de la transformación digital en las empresas son una cuestión candente, y el propósito de este cargo es enriquecer un proceso tan complejo como ineludible. Solo en el entorno laboral se probará su utilidad, pero de entrada se trata de una idea innovadora que no pasará desapercibida.

La innovación, una actitud

La innovación es cambio, desarrollo, transformación, progreso. Cuando se habla de innovación empresarial se suele pensar en innovación aplicada a los servicios o productos, pero la verdadera innovación va mucho más allá. La innovación es, pues, una actitud, y el mejor camino para conseguir progresar es entender que el talento es la base que la sustenta. 

Con la irrupción de las nuevas tecnologías en la economía, y del elevado impacto de éstas en los modelos de relación entre todos los actores de la sociedad (empresas, organizaciones, instituciones y personas) se presenta, inevitablemente, un único escenario posible para todas aquellas empresas e instituciones que busquen, al menos, sobrevivir: afrontar la llegada de un nuevo modelo de economía y reenfocar sus estrategias de negocio clásicas.

¿Por qué es tan importante la innovación?

La innovación, supone, evidentemente, una ventaja competitiva frente a otras empresas del mismo sector laboral que no apuestan por ella. Pero no debemos caer en la trampa: la innovación no es un plus de valor añadido. La innovación es una necesidad. Pero, como todo cambio, conlleva riesgos, y el principal problema al que muchas compañías se enfrentan, como hablábamos ya en otro artículo, es el miedo a arriesgar. O el miedo a fracasar.

Convertir los problemas en retos por superar, cambiar la cultura de una organización y saber que hay que empezar por uno mismo son, quizás, algunas de las principales claves para afrontar este nuevo escenario.

Debemos aprender gestionar el miedo al cambio para aprovechar las importantes oportunidades que están surgiendo de manera constante

Por tanto, la innovación va unida a la excelencia empresarial. Pero no podemos pretender alcanzar esa excelencia, esa diferenciación, de la noche a la mañana. La transformación se consigue paso a paso, con objetivos alcanzables y, sobre todo, con talento y una mente abierta a absorber todos los inputs que vienen del mercado. Debemos admitir el fracaso como parte inherente del proceso de innovación, y por tanto, permitir que la gente se arriesgue, que admita cuando las cosas no funcionan, y de esta forma, poder seguir trabajando en el camino correcto.

Es imprescindible disponer de una cultura empresarial adecuada, espacio y ambiente para que se desenvuelva esa cultura, una guía para focalizar el poder creativo y reconocer los logros.

¿Cómo son las empresas innovadoras?

  • Son empresas abiertas: empresas que colaboran y que desarrollan modelos de negocio abiertos. Saben lo que ocurre e invierten energías y dinero en colaborar con todos los stakeholders de su cadena de valor: clientes, proveedores, startups, universidades, socios industriales, etc.  Son los primeros en enterarse de lo que está ocurriendo y en diseñar en consecuencia estrategias que se anticipan al futuro. Son humildes y buscan colaborar porque saben que juntos pueden llegar más lejos.
  • Ponen a sus clientes en el centro: saben lo que el cliente demanda y trabajan por ello. La gran mayoría de estas empresas tiene un mecanismo de escucha activa constante para detectar las necesidades de sus clientes. Estas empresas buscan diseñar experiencias únicas para ellos.
  • Son ágiles y rápidas: son capaces de reducir el “time to market” de un producto drásticamente, aunque sea lanzando prototipos o versiones betas que luego los mismos clientes mejoran hasta llegar al éxito. Implementan metodologías de trabajo que permiten ir más rápido, ya que trabajan por objetivos alcanzables y concretos. Y, lo más importante:  no tienen miedo a fallar.

“La Transformación Digital no es una tendencia, sino una realidad”

Los procesos de transformación y cambio existen desde siempre en toda actividad humana, y son una parte esencial de la adaptación permanente del ser humano a las nuevas necesidades que la sociedad plantea.

Hoy en día, nuestro entorno cada vez más digitalizado nos lleva a que, de forma casi natural, cuando hablamos de Transformación, tengamos que añadir el concepto “Digital”. Por tanto, la Transformación Digital no es una tendencia, sino una realidad; una realidad que seguirá inexorablemente hacia delante, favorecida por una población cada vez más acostumbrada a la tecnología e impulsada por nuevas generaciones que viven la digitalización. Así pues, la digitalización ha venido para quedarse y toda Transformación debe tenerla presente.

La Transformación Digital en la Empresa

Cuando hablamos del ámbito empresarial, entendemos que la Transformación Digital de cualquier organización es un mecanismo para afrontar eficientemente los cambios inherentes a su actividad. Unos cambios que deben estar basados en una actitud colaborativa de los diferentes agentes involucrados.

La transformación digital es un proceso necesario en todas las empresas actuales si quieren competir en un mercado cada vez más globalizado e interconectado.

Así, gracias a la utilización de los continuos avances tecnológicos, se puede favorecer la ejecución de procesos de innovación necesarios para mejorar el valor de las compañías, y se obtiene una mejor orientación al cliente, ya que existe una mejor comprensión de sus necesidades y hábitos.  Evidentemente, es necesario pensar y dibujar un camino a recorrer, pero siempre teniendo en cuenta que vivimos en un contexto de cambio constante.

Debemos buscar resultados a corto plazo a través de la tecnología, que, aunque es un motor básico del cambio, no es el único. 

La Transformación Digital, un futuro cierto pero arriesgado para las empresas

Si aceptamos que la Transformación Digital es un hecho inexorable, y que la sociedad ya se está transformando digitalmente, entonces el principal riesgo al que se enfrenta una organización que quiera abordarla es llegar tarde.  Es decir, emplear tanto tiempo en diseñar esa transformación, y emprender un proyecto tan complejo y tan costoso, que los beneficios para los usuarios queden diluidos por la espera. Todo ello sin menospreciar el hecho de que la tan esperada transformación puede quedar obsoleta por el ritmo tan acelerado de cambio y transformación en el ámbito tecnológico. Así pues, no sólo hay que transformar digitalmente una organización, sino que hay que hacerlo marcando objetivos a corto plazo, tangibles y alcanzables, dando así pasos constantes hacia la digitalización.  Así pues, para una Transformación Digital alcanzable, se necesitan crear planes de transformación empresarial que sean flexibles a los cambios, acompañados por un cambio de mentalidad y una nueva cultura organizacional.

“La Transformación Digital no es una tendencia sino una realidad”

“La Transformación Digital no es una tendencia sino una realidad”

Bajo este titular se desarrolla la entrevista a Joan Carrillo y Óscar Caballero, Director General y Director de Consultoría de SII Concatel respectivamente, publicada la pasada semana en La Vanguardia.

Bajo el marco del II Congrés de Govern Digital de Barcelona, La Vanguardia publicaba la pasada semana un monográfico donde las principales empresas tecnológicas de Catalunya, entre las que se encuentra SII Concatel, reflexionan acerca de la Transformación Digital, y los cambios y consecuencias que ésta implica para las empresas y para la sociedad en general.

En éste monográfico, el Director de Consultoría de SII Concatel, Óscar Caballero, interviene justificando ese titular a través de una reflexión sobre el concepto de transformación digital:

“Hoy en día, nuestro entorno cada vez más digitalizado nos lleva a que, de forma casi natural, cuando hablamos de Transformación, tengamos que añadir el concepto “Digital”. Por tanto, la Transformación Digital no es una tendencia, sino una realidad; una realidad favorecida por una población cada vez más acostumbrada a la tecnología. Así pues, la Digitalización ha venido para quedarse y toda Transformación debe tenerla presente. Por ello, la Transformación Digital de cualquier organización es un mecanismo para afrontar eficientemente los cambios inherentes a su actividad. La utilización de la tecnología favorece la ejecución de procesos innovadores para comprender mejor las necesidades del cliente”

Posteriormente, el Director General de SII Concatel, Joan Carrillo, centra su intervención en los procesos de transformación digital y las consecuencias que éstos pueden traer si no se afrontan de forma óptima y eficaz. En este sentido, asegura que el principal riesgo de una organización que afronta un proceso de transformación digital es llegar tarde.

“Emplear tanto tiempo en diseñar esa transformación y emprender un proyecto tan complejo y tan costoso que los beneficios para los usuarios queden diluidos por la espera, y todo eso sin menospreciar el hecho de que la misma transformación tan deseada quede obsoleta por el alto ritmo de innovación de las tecnologías. En nuestra opinión no sólo hay que transformar digitalmente una organización, sino que hay que hacerlo de forma que los destinatarios de ese cambio lo perciban desde el principio del proyecto, dándoles beneficios tangibles y pasos constantes hacia la digitalización”

Para leer la entrevista completa, podéis hacerlo en el siguiente enlace.

Política de Privacidad

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su aceptación a nuestra política de privacidad. ACEPTAR

Aviso de cookies