Skip to Content

ITSM para simplificar la entrega de servicios de TI en las empresas

ITSM para simplificar la entrega de servicios de TI en las empresas

El IT Service Management se entiende como un enfoque estratégico para el diseño, la entrega y la gestión integral de los servicios de TI de una organización. Su principal objetivo es la optimización del uso de la tecnología y la correcta coordinación entre personas y procesos. Así, el enfoque integral de ITSM busca reflejar la realidad de las organizaciones modernas, mucho más complejas ahora que hace unos años.

 

El nuevo paradigma empresarial, en el que la tecnología es parte fundamental del día a día, ha puesto de manifiesto la necesidad de asegurar el buen funcionamiento de los sistemas de información y gestión de las organizaciones. En el contexto actual, las empresas modernas, independientemente del sector al que pertenecen, necesitan la tecnología para desarrollar su actividad profesional con normalidad, de manera que cualquier interrupción, avería o imprevisto puede ser fatal.

En este sentido, el IT Service Management responde a la necesidad de gestionar de forma óptima la entrega, el uso y la inversión de los equipos, softwares y sistemas de información de una empresa. La implementación de una solución para la gestión de servicios de TI supone la incorporación de procesos más maduros y la optimización de los equipos e infraestructuras, a través de flujos de trabajo automatizados para obtener los mejores resultados en el menor tiempo.

Principales capacidades de una plataforma ITSM

Una plataforma de ITSM generalmente ofrece un catálogo de servicios disponibles y, en él, se describen todas las actividades y tareas que se pueden solicitar. Asimismo, cada servicio puede tener asignados diferentes KPIs (SLA, OLA, etc.), indicadores que facilitan el control de los tiempos de ejecución y el seguimiento de la calidad del servicio prestado. Entre las múltiples capacidades de una plataforma ITSM destacan:

Gestión de incidencias y prestaciones

Se trata de la práctica que rige la restauración y/o resolución de las incidencias y prestaciones, definidas en el catálogo de servicios. El enfoque ITSM establece un enlace directo entre los usuarios y los equipos de soporte para conseguir una gestión eficiente de todas las solicitudes registradas.

En este sentido, cuando un usuario realiza una solicitud de incidencia o prestación de servicio, el sistema la redirige al equipo de resolución más adecuado y establece su prioridad en función del nivel de criticidad definido en el catálogo de servicios. Posteriormente, el equipo de TI asignado aborda el problema y lo resuelve en el menor tiempo posible para reducir al mínimo el impacto.

Gestión de problemas

La detección de problemas potenciales, la identificación de patrones repetitivos y la comprensión de la causa subyacente a cada incidente permite identificar la causa raíz (RCA) y, así, eliminarla. Con la gestión de problemas las organizaciones pueden solucionar problemas de forma permanente y mejorar el rendimiento, poniéndole fin y evitando que dichos incidentes se repitan en el futuro.

Gestión del cambio

Resuelve la importancia de identificar todas las necesidades que aparezcan en una organización y conlleven modificaciones en la infraestructura de TI. Llevar a cabo el inventario, analizar el impacto, evaluar el riesgo y detectar posibles conflictos con el objetivo de garantizar el manejo eficiente de todos los cambios.

Gestión de activos

Consiste en automatizar la gestión del ciclo de vida de todos los activos de TI de una organización (hardware, software, etc.), así como controlar su mantenimiento y la realización de auditorías regulares hasta su retiro y sustitución. 

Gestión de proyectos

Permite controlar de forma integrada los diferentes proyectos de TI de una organización mediante herramientas que permiten consultar su estado en tiempo real, agrupar las órdenes de trabajo y planificar los gastos de cada proyecto. Es decir, permite a los equipos de TI planificar, rastrear y delegar tareas a través del ciclo de vida de un proyecto.

La importancia del ITSM para las empresas

La implementación de procesos ITSM se traduce en un salto cualitativo en lo que se refiere a la prestación de servicios de TI, pero también comporta numerosas ventajas empresariales. Además, con el ITSM la gestión y la entrega de servicios de TI se realiza de acuerdo con una serie de buenas prácticas, habitualmente definidas por la norma ITIL, reconocida a nivel internacional.

5 beneficios para las empresas que gestionan los servicios de TI

  • Mejorar la calidad del servicio: coordinar las solicitudes, responder más rápidamente a incidentes y prevenir futuros fallos y/o interrupciones del servicio. El enfoque ITSM gestiona el ciclo de vida de los equipos e infraestructuras de TI y se ocupa de su buen estado y funcionamiento. Y a mayor disponibilidad de servicios de TI, mayor productividad empresarial.
  • Automatizar procesos: los equipos modernos de servicios de TI utilizan flujos de trabajo digitales y siguen procedimientos repetibles para brindar un servicio de alta calidad. Gracias al enfoque ITSM, las organizaciones pueden empoderar a los equipos de TI que, mediante la automatización de tareas rutinarias, pueden centrarse en otras tareas de mayor dificultad y que requieren una mayor atención. 
  • Reducir costes operativos: el ITSM impulsa la mejora continua en términos de efectividad y capacidad, y ayuda a reducir la inversión al construir una organización de TI predecible. Racionalizar los costes de gestión, automatizar procesos y controlar los activos de TI son algunas de las prácticas que más influyen en la reducción de la inversión, mientras que, al mismo tiempo, la productividad aumenta gracias a la definición detallada de roles y responsabilidades inherente al enfoque de ITSM.
  • Mejorar la toma de decisiones: los procesos de ITSM también mejoran la comprensión de las necesidades del negocio. Es decir, el enfoque estructurado puede alinear TI con los objetivos comerciales, reduciendo costos y proporcionando información actualizada y de alto valor para la toma de decisiones estratégicas. Además, las plataformas ITSM disponen de un cuadro de mando personalizado e intuitivo que impulsa la mejora continua con métricas y encuestas integradas. 
  • Aumentar la satisfacción: el ITSM facilita la colaboración entre el departamento de TI y los usuarios finales mediante el fortalecimiento de la relación entre ambos y con la ayuda de un catálogo de servicios. De este modo, los usuarios finales ven sus expectativas satisfechas (fácil uso, autoservicio y soporte centrado en el cliente).

 

Desarrollo de software onshore, offshore y nearshore

La externalización del desarrollo de software es una opción cada vez más utilizada por las empresas que quieren cubrir la falta de competencias tecnológicas de sus negocios. A la hora de contratar un servicio de estas características, es importante valorar cuál de sus modalidades se adapta mejor a nuestras necesidades.

El outsourcing o tercerización es, para cualquier compañía, una decisión estratégica que implica la incorporación de un proveedor externo a su cadena de valor. La delegación de competencias permite a las organizaciones mejorar su rendimiento al centrar sus esfuerzos en las actividades propias de su core business. En el caso concreto del desarrollo de software y de aplicaciones, significa dejar en manos ajenas la conceptualización, el diseño, la implantación y el mantenimiento de soluciones tecnológicas específicas.

En los últimos años, los lenguajes de desarrollo software han evolucionado para dar paso a metodologías cada vez más complejas. Para cubrir estas vacantes, muchas compañías están optando por delegar los servicios de desarrollo a terceros. Según State of Software Development, en 2018 un 52,5% de las empresas encuestadas ya afirmaban haber contratado proyectos de software externos.

En este sentido, existen diferentes tipos de outsourcing en función del lugar donde se encuentra el proveedor de servicios. Si bien es cierto que no existe una opción más o menos adecuada, es importante tener en cuenta las ventajas e inconvenientes que presentan cada una de ellas. A continuación, las definimos para ayudarte a tomar la decisión que mejor se adapte a las necesidades de tu proyecto.

¿Qué significa onshore, offshore y nearshore?

En términos generales, la principal diferencia entre onshore, offshore y nearshore es la distancia que separa la empresa contratante y la contratada. Por ejemplo, en el caso de una firma española:

Onshore: significaría contratar a una empresa de desarrollo de software nacional.
Offshore: supondría asociarse con una compañía asiática o americana.
Nearshore: significaría optar por un proveedor europeo o de un país cercano.

Onshore

La empresa que contrata un desarrollador onshore, en realidad contrata una empresa y/o equipo que trabaja en su mismo país. La ventaja principal de la tercerización de servicios a nivel nacional es la comunicación. Mejor accesibilidad a mayor coste. El hecho de hablar la misma lengua favorece el entendimiento entre las partes. Además, para el proveedor será más fácil integrarse en las rutinas de trabajo del cliente.

Por lo general, se trata de la opción que tiene más éxito en las organizaciones con requisitos legales más estrictos. Las normativas de protección de la propiedad intelectual varían en función del país. En este sentido, optar por un proveedor nearshore asegura al cliente el trabajo dentro del mismo marco legislativo.

La opción onshore también contempla variaciones en si misma, ya que se puede optar por un modelo onsite o offsite. En el primer caso, el empleado o equipo subcontratado trabaja en las dependencias del propio cliente. De este modo, el contratante deberá acondicionar un espacio en su oficina que irá acompañado de otros gastos generales como soporte técnico o material de trabajo.

Offshore

Ya sea gracias al avance de la tecnología para desarrolladores que trabajan de forma remota o a la gran necesidad de desarrollo de softwares de alta calidad, la tendencia offshore está aumentando en los últimos años.

El offshoring se utiliza como sinónimo de deslocalización. Significa dar prioridad a la reducción de costes, optando por empresas situadas en regiones económicamente más asequibles. Habitualmente estas compañías se encuentran en países más lejanos situados en África, Asia o América Latina.

A diferencia del onshore, la externalización de servicios a empresas extranjeras hace emerger la barrera del lenguaje. Se trata de un factor que puede ralentizar el ritmo de trabajo de la empresa. Además, el desajuste cultural puede dañar las relaciones entre equipos si no se trabaja para evitarlo. Por otro lado, el cumplimiento de leyes locales puede ser complejo cuando empresa y proveedor no pertenecen al mismo país.

La diferencia horaria es otro factor decisivo que puede entorpecer el flujo de trabajo. Es probable que la reducción de costes de contratación vaya acompañada de un aumento de la inversión en project management. Cuanto más difícil sea el entendimiento, más necesaria será la gestión entre equipos.

Nearshore

Probablemente el nearshoring es la opción de externalización de software más popular en la actualidad. El principal motivo: combina lo mejor del offshore y del onshore.

También conocida en inglés como in-between choice, representa la asociación con una empresa extranjera localizada en un país cercano (misma zona horaria o parecida). En este caso, se ven potenciadas la comunicación en persona, la comprensión cultural y la construcción de relaciones. Viajar para visitar al equipo es más barato y más rápido, por lo que una colaboración saludable es más fácil de alcanzar.

Buscar un equipo nearshore permite ampliar el horizonte de posibilidades, de manera que es más fácil encontrar equipos bien cualificados. Además, supone una reducción de costes en comparación con un proveedor nacional. 

Política de Privacidad

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su aceptación a nuestra política de privacidad. ACEPTAR

Aviso de cookies