Skip to Content

IWMS: Gestión integral del puesto de trabajo

IWMS: Gestión integral del puesto de trabajo

A medida que evoluciona el puesto de trabajo, también debe hacerlo la tecnología que usamos para su control y gestión. Con el fin de adaptarse a este nuevo paradigma, muchas organizaciones están optando por estrategias de trabajo más flexibles i por las soluciones IWMS como facilitadoras, ya que permiten llevar a cabo la gestión del espacio de trabajo y de los servicios al usuario.

 

En un contexto en el que las necesidades se transforman siguiendo un ritmo vertiginoso, es necesario que las empresas den respuestas ágiles y de calidad. Constantemente experimentamos cambios en las rutinas, ritmos y formas de trabajar. El teletrabajo es el ejemplo más cercano, ya que está poniendo a prueba la flexibilidad de las empresas y está impulsando un replanteamiento de su gestión del puesto de trabajo. ¿Qué pasa si de repente toda nuestra plantilla necesita trabajar desde casa? ¿Cuál es el plan? ¿Somos capaces de garantizar que las condiciones de calidad del servicio sean las mismas en esta situación?

Entender que la gestión integral del puesto de trabajo se encuentra en el centro de cualquier proceso de transformación de una organización es prioritario. Porque sea donde sea y cuando sea tenemos que poder trabajar de forma eficiente. La clave, pues, está en utilizar la tecnología como motor de cambio para ser capaces de adaptarnos a las exigencias del contexto en el momento adecuado/más oportuno.

Un puesto de trabajo que aumenta la productividad

Actualmente los lugares de trabajo deben estar bien conectados física y digitalmente, ofrecer flexibilidad y movilidad, así como espacios específicamente pensados y diseñados para cubrir las necesidades tanto de la empresa como del propio empleado. En este sentido, la gestión del puesto de trabajo ha dejado de ser un servicio puramente operativo para convertirse en estratégico.

Ante esta disyuntiva, existen soluciones capaces de garantizar una gestión del puesto de trabajo de extremo a extremo y de asegurar la calidad de los servicios prestados. Hablamos de los IWMS (Integrated Workplace Management Systems), plataformas de software que permiten administrar, controlar y monitorizar el espacio de trabajo, incluyendo infraestructuras, dispositivos, comunicaciones y sistemas. La gestión del puesto de trabajo incluye muchas piezas, y en este puzle, una solución IWMS proporciona a las empresas la capacidad de gestionar de forma transversal todos los elementos desde una única plataforma.

La implementación de una herramienta de estas características supone la incorporación de procesos más maduros y la optimización de los recursos de la compañía, a través de flujos de trabajo personalizados y mediante la automatización de tareas rutinarias.

Pensada para optimizar el uso de los recursos y proporcionar la mejor experiencia de usuario, una solución IWMS puede significar un importante ahorro de costes y una mejora sustancial en la productividad de los empleados de cualquier organización.

Asimismo, disponer de un entorno de gestión propio para cada rol de usuario dentro de la empresa (empleados, gestores y técnicos de campo) es esencial para agilizar los procesos y mejorar la eficiencia y experiencia de usuario. Así, las soluciones IWMS deben disponer de:

  • Portal de Autoservicio: Entorno adaptado al perfil de cada usuario final y/o empleado.
  • Centro de Servicio: Entorno para la gestión integral de tickets y prestaciones.
  • Solución de movilidad: Entorno para uso móvil con funcionalidad online y offline.

Funcionalidades principales de las soluciones IWMS

Gestión de tickets

Un IWMS permite registrar incidencias, gestionar tickets de forma eficaz y detectar problemas repetitivos y errores conocidos, así como realizar su seguimiento hasta su cierre efectivo a través de cualquier dispositivo.
Se trata de establecer un enlace directo entre los usuarios finales y los equipos de soporte técnico para conseguir una gestión eficiente de todas las solicitudes registradas. Cuando se registra una incidencia, el sistema la redirige al equipo más adecuado que aborda el problema y lo resuelve en el menor tiempo posible para reducir al mínimo el impacto.
Esto permite dar un salto cualitativo y pasar de un servicio puramente operativo a un modelo de gestión integral de servicios con capacidad estratégica, ofreciendo atención y resolución de incidencias tanto por conexión remota como de forma presencial.

Gestión del mantenimiento

Consiste en programar, planificar, controlar y monitorizar cualquier tipo de mantenimiento, ya sea preventivo (planes y simulación de planes de mantenimiento, monitorización en tiempo real de tareas, etc.), conductivo (programación y seguimiento de tareas diarias, asignación, gestión de proveedores, control de costes, etc.) o predictivo (gestión de garantías, gestión del ciclo de vida de activos, detección anticipada de averías y fallos en la infraestructura gestionada).

Gestión de espacios

Identificar incidencias y afectaciones, programar recursos, gestionar visitantes, planificar escenarios y analizar posibles mejoras. Con una solución IWMS es posible conocer el estado de todos los espacios de la empresa y sacarles el máximo partido, así como analizar los costes asociados a cada uno de ellos.
Sostenibilidad y gestión de la energía
Permite gestionar de forma proactiva la eficiencia energética de las infraestructuras y servicios de una organización. La información sobre comportamiento genera automáticamente acciones como la creación de indecencias de mantenimiento correctivo y sustitutivo.
Así, mitigar el impacto que un negocio tiene sobre el medio ambiente y reducir costes asociados es mucho más sencillo.

6 beneficios para las empresas que optan por IWMS

  • Gestión proactiva e integral: Optimización del diagnóstico, anticipación de problemas, prevención y automatización de la resolución de determinadas incidencias. Cubre la gestión del puesto de trabajo de extremo a extremo y agiliza la prestación de servicios y resolución de tickets mediante la automatización de los procesos IT y la digitalización de los flujos de trabajo.
  • Flexibilidad: Dota al empleado de mayor autonomía mediante herramientas que facilitan la autogestión de incidencias y ofrece atención al usuario tanto por conexión remota como de forma presencial. Además, permite el acceso a aplicaciones y datos de la oficina desde cualquier lugar y en cualquier momento.
  • Ahorro y mantenimiento: Facilita la programación, planificación y monitorización del mantenimiento preventivo y correctivo del puesto de trabajo. La gestión proactiva permite reducir costes operativos relacionados con la gestión de los espacios y el control del ciclo de vida de los activos.
  • Visibilidad y transparencia: Permite el seguimiento y el control del servicio en tiempo real mediante cuadros de mando. Dicha herramienta transforma datos en información estratégica y genera informes personalizados que mejoran la toma de decisiones.
  • Usuario en el centro: Aumenta la productividad al asegurar un buen funcionamiento de todos los activos del puesto de trabajo y al garantizar una rápida resolución ante imprevistos. También fortalece la relación entre el departamento de IT y los empleados o usuarios finales con el objetivo de mejorar la experiencia de usuario y aumentar su satisfacción.
  • Mejora continua y evolución: permite llevar a cabo procesos de mejora continuada con el objetivo de incrementar la calidad del servicio, garantizando la evolución tecnológica y el control de costes.

Teletrabajo: consejos prácticos para las empresas

En muchas empresas la oficina ha trascendido los límites de la compañía y el teletrabajo se ha impuesto como respuesta generalizada a la crisis de salud pública que vivimos en todo el mundo. Convertir el trabajo en remoto en una nueva oportunidad para seguir siendo productivos está en nuestras manos y la clave del éxito se encuentra en una correcta gestión del puesto de trabajo, la infraestructura y los empleados.

 

Los últimos acontecimientos relacionados con la emergencia sanitaria han sacado a colación la necesidad de activar los sistemas de teletrabajo. La celeridad con la que todo ha sucedido ha dado lugar a una rápida respuesta del sector empresarial. Para velar por la salud de sus empleados al mismo tiempo que garantizaban la continuidad de la actividad de negocio, las organizaciones han tenido que ofrecer alternativas y nuevas formas de trabajo a distancia.

Para abordar con éxito un proyecto de teletrabajo productivo y seguro, el primer paso de toda empresa debe ser tener en cuenta que la gestión de la tecnología, los cambios en la forma de trabajar y la capacitación de los empleados son retos profundamente relacionados.

Tecnología más allá de la oficina

En el punto de partida de una política de teletrabajo exitosa se encuentran los propios departamentos de IT de las empresas, responsables de garantizar el buen rendimiento de la tecnología y el acceso de todos los usuarios a las herramientas necesarias para el normal desempeño de sus funciones.

Se trata de extender la capacidad de conexión, almacenamiento y seguridad del lugar de trabajo habitual a cualquier otro lugar. Esto es permitir el acceso del usuario a los recursos de la compañía (correo corporativo, documentos, aplicaciones, ficheros, intranet, etc.), capacitándolo para ser productivo donde sea y cuando sea.

El mejor entorno de trabajo en remoto es aquel que en poco se diferencia a la oficina en lo que a prestaciones se refiere. Por este motivo, cualquier empresa debe ser capaz de gestionar a distancia los dispositivos corporativos y garantizar la resolución de incidencias en las mismas condiciones de calidad y agilidad. Para lograrlo, es esencial disponer de técnicos cualificados que puedan atender incidencias y prestaciones en remoto y que eviten que la productividad de los empleados se vea mermada ante cualquier imprevisto.

Salvar las distancias con una colaboración ampliada

Familiarizarse con las herramientas corporativas y de trabajo colaborativo hará las distancias más llevaderas. Porque en tiempos de teletrabajo, fomentar la comunicación entre empleados es vital. Desde soluciones tecnológicas de mensajería instantánea y videollamada hasta entornos colaborativos. Trabajar en abierto, compartir y estar al día de todo es posible con Microsoft Teams, Zoom, GoToMeeting o Confluence, por ejemplo.

Tener un liderazgo flexible y establecer puntos de encuentro entre personas es otra de las buenas prácticas para el trabajo fuera de la oficina. Cuando no se interactúa cara a cara, los empleados deben realizar un sobresfuerzo comunicativo: ser proactivos y hablar diariamente con el resto de los miembros del equipo.

Sobre todo, en lo que a gestión de proyectos se refiere, es necesario agendar videollamadas diarias para sincronizar las tareas y realizar el seguimiento de su evolución. En estos casos, también es recomendable preparar de antemano los temas a abordar, así como establecer una duración máxima de la reunión con el objetivo de optimizar tanto nuestro tiempo como el de nuestros compañeros. El tiempo es oro cuando hablamos de productividad y eficiencia.

¿Cómo abordar la seguridad y la protección de datos?

Si para toda empresa la seguridad es importante, en el caso del teletrabajo se torna fundamental. Fuera de la protección de la oficina, cualquier error puede poner en riesgo información sensible de la compañía. De manera que, el teletrabajo no puede convertirse en una excusa para desatender las normas de seguridad que se llevan a cabo en el puesto de trabajo habitual. Las normas también son vigentes en casa y todos los empleados deben extremar la precaución.

Una red y un equipo seguros son el tándem perfecto para evitar ciberataques y filtraciones de datos. El uso de escritorios remotos y de redes VPN son algunas de las prácticas más extendidas, ya que su implantación equivale a construir un túnel privado entre el dispositivo y el sistema donde el tráfico que se genera mantiene la confidencialidad de la información.
Pero para establecer una base sólida y segura, el esfuerzo debe ir de la mano de la concienciación de toda la plantilla. Cualquier organización debería poner el foco en la formación en ciberseguridad de sus empleados y en el correcto uso de sus equipos y sistemas.

  • Utilizar siempre equipos de la empresa, nunca ordenadores domésticos. Las políticas de seguridad son estrictas en las organizaciones y, en consecuencia, los dispositivos están más preparados con sistemas operativos actualizados y con todas las medidas de seguridad incorporadas.
  • Proteger el acceso a la información mediante la configuración de contraseñas robustas. Puede parecer de lo más básico, pero nunca está de más insistir puesto que las claves simples y cortas son la principal amenaza a la ciberseguridad de las compañías.
  • Evitar la conexión a redes públicas y, en su lugar, usar redes wifi seguras cifradas con contraseña. Ante cualquier duda, siempre es recomendable consultar un experto.
  • Prestar especial atención a los enlaces sospechosos y a las páginas fraudulentas. Las organizaciones expertas en ciberseguridad están reportando un incremento de las campañas de phishing nunca visto hasta el momento. El termino se refiere al tipo de estafa cibernética que se comete suplantando la identidad del remitente y que contiene un enlace o un archivo malicioso. Desconfiar de los mensajes que pidan credenciales privadas y verificar la identidad del remitente es la mejor forma de combatirlos.

A medida que los equipos se vuelven más distribuidos físicamente, las empresas deben reformular la cultura de trabajo, el liderazgo y la tecnología, estableciendo puntos de encuentro entre personas. Pero para teletrabajar siendo productivos también hacen falta habilidades relacionadas con el compromiso, la capacidad de organización y el sentido de la responsabilidad tanto de la empresa como de sus empleados.

Mujeres TIC: El talento está en las aulas

Dado que vivimos en la era de la digitalización, las carreras TIC han convertido a quien las cursa en un perfil muy buscado. Las previsiones apuntan a un crecimiento todavía más pronunciado en los próximos años y, en esta sociedad digital, las mujeres jugaran un papel decisivo.

 

El sector tecnológico, motor de la economía a nivel mundial, vive una situación de escasez en lo que a falta de talento se refiere. Paradójicamente, y a pesar de las buenas oportunidades de empleo que ofrecen las TIC, la presencia de mujeres sigue siendo insuficiente. Conseguir que las nuevas generaciones de mujeres encuentren en el sector tecnológico su opción de futuro es el nuevo reto por esclarecer. Y para buscar una primera explicación a este fenómeno, debemos preguntarnos qué elementos están operando para desincentivar el interés de las niñas por las TIC. 

El desinterés por las TIC aumenta con la edad

Por cada 1.000 mujeres graduadas en la Unión Europea, tan solo 24 de ellas lo están en campos relacionados con las TIC. Así lo demuestra el informe “Women in Digital Age” que señala la formación como la principal barrera a rebasar para mejorar la presencia de mujeres en el mercado laboral tecnológico.

 

Necesitamos más mujeres formadas en carreras técnicas. Y hacer frente a esta realidad pasa por comprender la importancia de las etapas educativas tempranas y entender que el talento femenino tech está en las escuelas.

Es necesario, por tanto, profundizar en los aspectos relacionados con la construcción del afecto hacia la tecnología. Las investigaciones que han trabajado en esta dirección en los últimos años coinciden en prestar cada vez más atención a las primeras etapas educativas. Según un estudio publicado por la revista Science, a los 6 años las niñas valoran negativamente sus habilidades técnicas. Del estudio “Women in Digital Age” de la Comisión Europea, también se desprende la existencia de una edad crítica en el desarrollo de las vocaciones tecnológicas. Entre los 12 y los 16 años es cuando los estudiantes inician su proceso de orientación vocacional y definen sus gustos, intereses y aptitudes.

La desafección hacia lo tecnológico y lo digital es un proceso que se inicia en la infancia y se cristaliza en la elección de proyectos profesionales en la adolescencia. Por este motivo, cualquier nueva estrategia para potenciar la vocación TIC de las alumnas debería poner el foco en el período comprendido entre los 6 y los 16 años.

La tecnología como la gran desconocida es otro factor que influye de manera directa en su elección de una u otra rama. La creencia de que las TIC no tienen una orientación social, cala hondo. Humanizar y mostrar una visión más amplia de lo tecnológico que refleje de forma más precisa la realidad del sector y de sus aplicaciones puede ayudar a potenciar el interés por la rama TIC e incluso marcar las futuras decisiones de las más jóvenes sobre formación y vida laboral.

La falta de orientación académica y profesional de calidad también provoca indecisión sobre el itinerario a escoger. El desconocimiento de sus salidas laborales y de sus aplicaciones a la sociedad son factores de alto impacto en la toma de decisiones, en este caso de alumnos y alumnas.

Hedy Lamarr, Gladys West y tantas otras

La subrepresentación de la mujer entre el alumnado universitario tiene su fiel reflejo en el profesorado donde, por ejemplo, representan solo el 8% de los docentes que imparte clases de ingeniería

En este sentido, un estudio de Microsoft de 2018 ya revelaba que las chicas con modelos femeninos del ámbito tecnológico muestran un índice de interés en materias TIC que duplica al de aquellas que no conocen ejemplos similares. Concretamente, un 41% frente a un 26%. Este dato es muy significativo en la medida que esta influencia aumenta la confianza de las niñas en sus capacidades y habilidades técnicas y refleja una mayor comprensión sobre lo que significa trabajar en estas áreas de conocimiento.

Conocer a Radia Pearlman, considerada la madre de Internet, y las aportaciones de Gladys West en el desarrollo de los sistemas GPS, así como Hedy Lamarr, Grace Murray Hopper, Fran Allen y tantas otras mujeres que han jugado un papel decisivo en el sector tecnológico. Para las más jóvenes, conocerlas significa tener referentes femeninos y tenerlos puede marcar la diferencia entre desarrollar o no vocación tecnológica.

¿Cómo allanar el camino?

  • Visibilizar a las mujeres del ámbito tecnológico y proyectar referentes femeninos que ayuden a aumentar la confianza de las más jóvenes en sí mismas y en sus habilidades técnicas. Convertir a las mujeres TIC en la norma en lugar de la excepción y crear espacios de networking donde las mujeres sean las protagonistas a modo de catalizador para inspirar, sentar precedentes y crear comunidad.
  • Trabajar en un nuevo enfoque de la tecnología, mucho más cercano a las personas en general y a las mujeres en particular, e insistir en su utilidad social como agente de cambio. Promover una visión de la tecnología como motor de la transformación socioeconómica que vivimos y al profesional TIC como promotor de dicha transformación.
  • Poner en marcha actividades que despierten la curiosidad por la ciencia y la tecnología, así como mejorar su acceso a información de orientación académica y profesional. Hacer más atractiva la tecnología para las alumnas y familiarizarlas desde edades tempranas mediante el contacto con profesionales de la rama STEM. Iniciativas imprescindibles que deben ponerse en marcha desde escuelas, empresas y administraciones.

La innovación no se entiende sin diversidad. Así lo han demostrado muchos estudios que señalan una correlación entre las empresas más equitativos y las más competitivos. Así, romper la brecha de género que supone una alarmante perdida de talento tecnológico es una prioridad para el sector empresarial.

Smart City: sostenible, habitable e inclusiva

La mayor parte de la población mundial se concentra en las ciudades. Esta tendencia trae consigo nuevos retos que deben ser subsanados para alcanzar un nuevo modelo de ciudad que por encima de todo sea sostenible, habitable e inclusivo. Una vez más, la tecnología abre un nuevo mundo de oportunidades y nos acerca a la regeneración urbana y a las ya apodadas ciudades inteligentes.

 

La información es el bien más preciado para lograr que un proyecto de Smart City sea verdaderamente operativo. Sin IoT y sin datos no es posible conocer el estado de la ciudad y, por lo tanto, se hace difícil saber qué medidas tomar para mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos. 

Debemos asumir que en la planificación de las nuevas ciudades es prioritario superar visiones obsoletas y alcanzar una perspectiva holística y articulada. En este sentido, disponer de un centro inteligente capaz de generar inteligencia de negocio y donde converja toda la información del IoT es un paso inevitable en el esfuerzo por gestionar de forma más eficiente las infraestructuras y los servicios municipales. 

Smart City Manager Platform, una visión integral de la ciudad

Una plataforma Smart City Manager de gestión urbana recoge, incorpora y analiza en tiempo real todos los datos de la ciudad y proporciona una visión integral de la misma. Esto nos permite entender su comportamiento y el de sus ciudadanos, así como comprender el porqué del éxito o el fracaso de los diferentes proyectos llevados a cabo en la Smart City.

El desarrollo de soluciones tecnológicas que faciliten la tarea diaria de los gestores es una prioridad para garantizar su eficiencia y eficacia. De modo que, centralizar toda la información en una misma plataforma inteligente que impulse la transformación digital nos capacita para hacer realidad el concepto de Smart City.

Sensorización, inteligencia y actuación

Con la plataforma de gestión de la Smart City es posible situarse en un escenario proactivo que permite reaccionar a los retos que plantea la ciudad y dar respuesta a las necesidades de sus ciudadanos, al mismo tiempo que nos capacita para proveer mejores servicios, más eficientes y sostenibles. Pero ¿qué ventajas aporta a la gestión diaria de los núcleos urbanos?

  • Permite aprovechar al máximo el potencial del IoT y da soporte a la toma de decisiones diarias del gestor a través de información contrastada en tiempo real.
  • Fomenta una mayor implicación de personas, entidades, administraciones y empresas.
  • Mejora los flujos de comunicación y la coordinación entre los diferentes agentes responsables de la gestión de la ciudad.
  • Supone un ahorro de costes y aumenta la productividad asociada a una prestación de servicios más eficiente.
  • Reduce el consumo energético, mejora el mantenimiento de las infraestructuras públicas e impulsa el compromiso ecológico.
  • Sitúa al ciudadano en el centro de la gestión y lo convierte en parte activa del proceso, al mismo tiempo que mejora su calidad de vida y reduce las desigualdades.

Cuadros de Mando

Se trata del elemento base de cualquier plataforma de gestión inteligente. Su objetivo es integrar toda la información generada en un panel que sea capaz de resumir el estado de la ciudad de forma visual e intuitiva.

Los cuadros de mando o dashboards pueden personalizarse para diferentes perfiles de usuario y ofrecer tanto una visión holística como una visión más específica de cada servicio o proyecto en función de las necesidades. Con indicadores estratégicos, los cuadros de mando transforman los datos en conocimiento aplicable a la gestión cotidiana. Permiten medir los niveles de servicio, controlar la evolución de los principales KPI e impulsar una mejora continua con métricas y encuestas integradas.

El procesamiento de datos fiables y actualizados, que incrementa la confianza y el consenso en la toma de decisiones, también facilita la realización de análisis descriptivos, predictivos y prescriptivos. La observación de tendencias y la identificación de problemas recurrentes hace que esta plataforma sea capaz de predecir comportamientos futuros. De este modo, es posible detectar riesgos y evaluar el impacto que cualquier imprevisto puede tener sobre los servicios e infraestructuras públicas.

Sostenibilidad

La monitorización de consumos y la gestión de indicadores permite detectar tendencias y aplicar las medidas correctivas que darán forma a la Smart City sostenible.

En este sentido, es necesario situarse en un escenario proactivo en el que la información sobre el comportamiento energético y los consumos genere de forma automática acciones como la creación de incidencias de mantenimiento correctivo o el adelanto en su planificación.

Asimismo, las plataformas de gestión de la Smart City permiten desarrollar planes urbanos y políticas públicas enfocadas a la reducción de la huella de carbono con el objetivo de mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. Todo ello con datos exhaustivos, analítica en tiempo real y planificación avanzada.

Gestión de Incidencias

Se trata de la práctica que rige la restauración y resolución de incidencias y prestaciones de servicio. Asegurar el buen funcionamiento de los activos de la ciudad es una tarea costosa y que requiere la intervención de múltiples actores. Las plataformas Smart City facilitan la coordinación entre equipos y simplifican el proceso de gestión de incidencias mediante la definición de flujos de trabajo y la automatización de procesos. 

El sistema redirige automáticamente las incidencias y prestaciones al equipo de resolución más adecuado y establece su prioridad en función del nivel de criticidad. Posteriormente, los técnicos encargados abordan el problema y lo resuelven en el menor tiempo posible para reducir al mínimo su impacto.

Además, las plataformas Smart City Manager ponen a disposición de los usuarios canales de atención al ciudadano automatizados, que permiten incrementar la calidad y reducir los tiempos de respuesta.

Mantenimiento y operaciones de campo

Consiste en simplificar y automatizar la gestión del ciclo de vida de todos los activos de la ciudad y de las infraestructuras municipales, controlar su mantenimiento y realizar auditorías regulares hasta su retiro y sustitución con el objetivo de aprovechar al máximo los recursos disponibles.

Desde la interpretación de variaciones bruscas en los consumos que puedan indicar un mal funcionamiento o una avería, hasta la planificación, gestión y soporte de los técnicos en sus trabajados de campo, estas plataformas cubren todas las etapas de gestión de activos e infraestructuras públicas. Tanto los datos generados como los repositorios de información son útiles para dar el salto de un modelo correctivo a un modelo preventivo capaz de anticiparse a los acontecimientos.

Las plataformas Smart City también ofrecen una movilidad plena, sin pérdidas de información ni problemas de comunicación, y permiten a los técnicos trabajar de forma ágil desde cualquier lugar. Incluso hacen posible la consulta y modificación de la información de forma remota, sin dependencia sobre la cobertura, ya que los cambios se sincronizan una vez se recupera la conexión.

Planes Estratégicos

Con la ayuda del Smart City Manager es posible medir la evolución de los planes de acción y de los diferentes proyectos llevados a cabo en la ciudad. Controlarlos de forma integrada, consultar su evolución en tiempo real, agrupar los objetivos planificados y sus respectivas actuaciones, así como llevar un control exhaustivo de los gastos que deriven de cada uno de ellos.

A grandes rasgos, la gestión de planes estratégicos permite llevar el control de los indicadores asociados a objetivos clave de la ciudad y a planificar, rastrear y delegar a través del ciclo de vida de cada proyecto.

Interacción con el ciudadano

La implicación y participación ciudadana es uno de los pilares básicos de la Smart City. La monitorización y el análisis de la conversación online de los ciudadanos a través de canales no oficiales, tiene como objetivo enriquecer los proyectos llevados a cabo en los núcleos urbanos.

Se trata de la red entendida como un recurso del que se puede extraer inteligencia de datos. Es decir, ahorrar tiempo conociendo en profundidad la percepción de los vecinos. Al compartir opiniones, inquietudes y/o sugerencias, los ciudadanos se convierten en una fuente de información altamente valiosa para la administración de la Smart City.

Inteligencia Artificial, el motor detrás de la Industria 4.0

Las fábricas inteligentes representan un salto cualitativo en materia de productividad, optimización y calidad en la producción industrial. Está revolución, que comúnmente conocemos como la Cuarta Revolución Industrial, está marcada por la tecnología en general y por la Inteligencia Artificial en particular.

 

El paradigma de la Industria 4.0 está protagonizando una nueva revolución que algunos expertos ya califican como la Cuarta Revolución Industrial. El desarrollo de fábricas inteligentes con unos niveles de automatización y robotización sin precedentes, están transformando de forma transversal la economía y el mercado laboral.

De entre todas las tecnologías emergentes, la creciente apuesta de administraciones y empresas es el principal síntoma que anuncia la repercusión que la Inteligencia Artificial tendrá en todos los sectores de actividad económica.

La Inteligencia Artificial se abre paso

La Inteligencia Artificial abarca todos aquellos sistemas de computación que pueden percibir su entorno, pensar, aprender y actuar. Es decir, son sistemas de algoritmos que han sido diseñados para recrear las capacidades cognitivas propias de las personas como son el aprendizaje, el razonamiento, la resolución de problemas, la planificación o la autocorrección.

Sin embargo, los expertos reconocen que no todas las empresas y organizaciones pueden acceder a la IA en la misma medida debido a sus elevados costes de desarrollo. En contrapartida, las grandes empresas del sector están ofreciendo “bibliotecas” o plataformas en la nube que faciliten la tarea a las organizaciones de menor envergadura. Así, las librerias open source de lenguaje R o Python están contribuyendo a la popularización del uso del machine learning.

Inteligencia Artificial aplicada a la Industria 4.0

Diversos estudios hablan de 2030 como el año en el que el impacto de la Inteligencia Artificial en el PIB mundial alcanzará el 14% que, en cifras absolutas, se traduce en 15,7 billones de dólares.

 

La IA es una tecnología que emerge como motor de cambio en todos los sectores y que marca la agenda tecnológica tanto de grandes como de pequeñas empresas. En este sentido, es inevitable que el futuro de la Industria pase por la digitalización integral de las cadenas de valor mediante la implementación de nuevos métodos de procesamiento de datos, software inteligente y sensores.

La influencia de IA repercutirá principalmente en tres ámbitos de la Industria: aumento de la productividad debido a la automatización de procesos; ahorro de tiempo y costes de producción; mayor disponibilidad de productos y de servicios mejorados de IA y su consecuente incremento de la demanda. Algunas de sus aplicaciones serán:

Mantenimiento

El mantenimiento predictivo, que se nutre del aprendizaje automático, es una de las principales palancas de digitalización de la Industria. Esto sucede en la medida que el mantenimiento predictivo utiliza algoritmos para anticipar posibles incidencias o errores de un componente, máquina o proceso de producción.

Predecir y prevenir fallos de manera temprana, no solo asegura una intervención inmediata con la consiguiente reducción de costes, sino que también genera una mayor eficiencia y un aumento de la productividad. Asimismo, está técnica alarga la vida útil de la maquinaria y los equipos, evitando el daño secundario y reduciendo los períodos de inactividad al mínimo.

Calidad 4.0

El concepto se refiere a la alineación de la gestión de calidad con las capacidades emergentes de la Industria 4.0 y de la nuevas tecnologías, con la Inteligencia Artificial a la vanguardia, con el objetivo de alcanzar la excelencia operativa.

En términos generales, la calidad 4.0 permite a las industrias mejorar continuamente la calidad de su producción al mismo tiempo que recopilan datos de uso y rendimiento. Una vez analizada, la información recabada se convierte en una fuente de conocimiento crucial en la toma de decisiones productivas y comerciales.

Diseño generativo

Simular el proceso de fabricación o pronosticar el comportamiento de los sistemas y procesos de fabricación, durante las fases de diseño y de las operaciones también es posible gracias a la IA. Los algoritmos de diseño generativo producen, de forma autónoma, numerosas alternativas de diseño para un mismo producto y en base a un conjunto de requisitos previamente definidos por el ingeniero.

Del mismo modo, un sistema de procesos puede ser modelado por ordenador mediante la creación de un modelo computarizado de todo el proceso de fabricación sobre el que se pueden simular diferentes situaciones y ensayar cómo optimizar los procesos.

Robótica

Todavía quedan algunos años para alcanzar la etapa de esplendor de la robótica. Aun así, la adopción de máquinas robotizadas por parte del sector industrial es ineludible. Cuando llegue el momento, la IA desempeñará un papel crucial debido a su capacidad por hacer más flexibles aplicaciones previamente rígidas.

La automatización para sistemas de fabricación avanzados, que interactúan con los componentes y productos, también coopera con los trabajadores y con otros sistemas de control de la planta. En este contexto, la fuerza de trabajo humana deberá recibir capacitación para puestos de alto nivel en programación, diseño y mantenimiento.

El 5G: presente y futuro de las comunicaciones

Es posible que la llegada del 5G y el enorme impacto que tendrá su despliegue en nuestra sociedad sea la revolución más anunciada de nuestra historia. Pero es ahora cuando esta tecnología pasará de ser un concepto más o menos abstracto a una realidad tangible. La nueva generación de redes móviles traerá velocidades de 20 Gb/s, densidades de conexión de hasta 1 millón de dispositivos por km2 y latencias de hasta 1 milisegundo.

 

Según los expertos, el año 2020 dará el verdadero pistoletazo de salida al despliegue de la quinta generación de redes móviles, cuyas capacidades prometen cambiar la forma en la que nos relacionamos no solo entre nosotros sino también con nuestro entorno. Concretamente, la carrera de fondo empieza ahora y finalizará en 2025 cuando 1,2 billones de conexiones ya utilicen redes de quinta generación.

El 5G nos conecta a todos con todo

Debido a los profundos cambios que ha experimentado, la tecnología móvil que hoy conocemos no tiene mucho de la original. De hecho, la telefonía analógica 1G sólo transmitía voz, mientras que el 2G se convirtió en la primera generación digital y permitía enviar mensajes de texto o SMS. Más recientemente, la 3G supuso la llegada del internet móvil y su evolución, la tecnología 4G, se centró en mejorar la transmisión de datos.

La tecnología 5G, que a largo plazo sustituirá al actual 4G, representa un salto sustancial en lo que a comunicaciones móviles se refiere. Las principales diferencias entre ambas son:

  • Velocidad: El 5G mejorará entre 100 y 1.000 veces la capacidad de red del 4G y, como consecuencia, aumentará exponencialmente la velocidad de transmisión de datos. Incluso los expertos señalan que su capacidad es equiparable a la de redes físicas como la fibra óptica.
  • Latencia: Las redes 5G podrán alcanzar velocidades de latencia de un milisegundo, dato que representa el tiempo de espera entre que envías una petición hasta que recibes el primer bit de respuesta. Alcanzar latencias tan bajas y de alta fiabilidad hará posibles aplicaciones que requieran una capacidad de respuesta casi instantánea como, por ejemplo, el control remoto de un vehículo o de maquinaria industrial.
  • Conectividad: Su capacidad hará posible la conexión simultanea de un millón de dispositivos por kilómetro cuadrado. En este sentido, el 5G desatará un ecosistema masivo de Internet of Things y habilitará el desarrollo de la Smart City y de la Industria 4.0, entre muchas otras innovaciones.

Asimismo, las primeras estimaciones describen una cobertura del 100% y un ahorro energético del 90%.

Una arquitectura de red más flexible

El 5G es una red inteligente capaz de activar estaciones de base a conveniencia en función de la demanda. En otras palabras, el paisaje de las antenas de telefonía será substituido por small cells o microantenas, pequeñas y más cercanas unas de otras. Cada microantena dará servicio a unos pocos dispositivos de manera que generará canales reservados. 

A esta característica técnica se le llama network slicing y hace referencia a la posibilidad de segmentar la red para poder cubrir las necesidades específicas de cada dispositivo conectado, dando prioridad en función de su criticidad y atendiendo siempre el compromiso de calidad y de rendimiento óptimo.

Ante este nuevo escenario, las operadoras de telefonía comercializarán ofertas personalizadas en función de los requisitos específicos de cada consumidor y/o empresa. Así, una misma infraestructura podrá ofrecer, por ejemplo, un canal de baja latencia para servicios de emergencias y otro con una mayor capacidad para transmitir archivos pesados destinado a servicios de vigilancia.

Nueva revolución industrial impulsada digitalmente

Los datos de la Comisión Europea apuntan a beneficios de hasta 62.500 millones de euros anuales en 2025 derivados del despliegue del 5G en tan solo cuatro sectores: automoción, salud, transporte y utilities. De modo que el total de beneficios será todavía más elevado cuando los datos tengan en cuenta la totalidad de los sectores empresariales.

 

La red 5G abre las puertas a una nueva era de conectividad inteligente en la que millones de datos serán generados y transmitidos a cada instante. Pero su importancia también reside en otros aspectos decisivos de la transformación digital.

Lo cierto es que el 5G no sólo beneficiará a los usuarios, sino que sobre todo impactará en el sector empresarial. En este sentido, el IoT es el nicho más prometedor.

Se espera que el despliegue de la red 5G ayude al IoT a alcanzar el potencial que durante largo tiempo se le ha atribuido. Sensores inalámbricos, vehículos autónomos, semáforos inteligentes, wearables, dispositivos domésticos… El aumento drástico de velocidad, su rápida capacidad de respuesta y su flexibilidad facilitarán la recopilación de grandes cantidades de datos, así como su transmisión, procesamiento y análisis en tiempo real. Unido a este concepto destacan otros dos: la Smart City y la Industria 4.0.

Ciudades inteligentes e industrias conectadas

El 5G es indiscutiblemente el estándar sobre el que se construye la Smart City. La irrupción de las redes inteligentes da lugar a un escenario favorable para la gestión y optimización de los sistemas de operación cotidiana de las ciudades.

Gracias al IoT, la recogida y explotación de una cantidad ingente de datos aportará un mayor conocimiento de las ciudades y orientará a las administraciones a la hora de tomar medidas para hacer frente a los desafíos de cada territorio. Optimizar la recogida de residuos, el alumbrado público o incluso las señales de tráfico para que se adapten a las inclemencias del tiempo, al volumen de tráfico o a los flujos de peatones. A grandes rasgos, se trata de utilizar la tecnología para proporcionar a la ciudadanía una mejor calidad de vida.

Por otro lado, la llamada cuarta revolución industrial también será un punto de inflexión para la Industria 4.0, que significará la unión definitiva entre tecnologías físicas y digitales.

En las fábricas se concentran muchas máquinas que trabajan con datos en un mismo espacio. La conectividad y ubicuidad del 5G, por lo tanto, es indispensable, así como también lo son la baja latencia y la alta confiabilidad necesarias para admitir aplicaciones críticas. Asimismo, las fábricas inteligentes utilizarán soluciones IoT para rastrear activos, consolidando sus salas de control y aumentando su funcionalidad analítica mediante la instalación de sistemas de mantenimiento predictivo.

En definitiva, el 5G traerá más velocidad, comunicaciones más fiables y menos tiempo de respuesta, hecho que hará posibles servicios mejorados, una experiencia de usuario mucho más satisfactoria e incluso innovaciones que hasta ahora no eran viables, principalmente por cuestiones de rendimiento.

Las TIC en España recaen sobre proveedores externos

El sector TIC alcanza las 25.065 empresas en España y la mayor parte de las funciones TIC que se realizan en el seno de las empresas españolas recae en proveedores externos. Son datos publicados por el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la SI (ONTSI) en la edición 2019 del informe anual del sector.  

 

Como cada año, la ONTSI hace balance del sector de las TIC en España, prestando especial atención a las tecnologías emergentes y su penetración en el ámbito empresarial. Y como era de esperar, los últimos resultados confirman una tendencia que ya veníamos observando.

En línea con la dinámica de los últimos años, el número de empresas del sector ha incrementado hasta alcanzar las 25.065 empresas, cifra que supone un aumento del 3,5%. Por otro lado, la cifra de negocio también continua su crecimiento, ininterrumpido en los últimos cinco años, y factura hasta 95.054 millones de euros.

El crecimiento más intenso del último lustro le corresponde al número de personas a las que emplea el sector TIC, en concreto 423.541 (+8,3%). En contrapartida, la inversión representa el único indicador que ha experimentado un ligero descenso con respecto a los resultados de la última edición del informe, siendo la diferencia entre ambos de un -8,3%.

Asimismo, el ONTSI señala que las funciones TIC que se realizan en el seno de las empresas españolas recae principalmente en proveedores externos, contratados para realizar servicios de mantenimiento de infraestructuras TIC, seguridad y protección de datos, desarrollo de soluciones web, soporte de sistemas y software de gestión empresarial, entre muchas otras tareas.

El Big Data como llave maestra 

Machine Learning, IoT, monitorización y analítica. Los datos serán fundamentales para el desarrollo y crecimiento de todas aquellas organizaciones que deseen integrar nuevas tecnologías y ser competitivas a largo plazo. Según los últimos datos, actualmente un 11,2% del total de las empresas españolas aplica el Big Data en una o más áreas de negocio. A nivel territorial, las zonas donde su uso está más extendido se corresponden con la costa mediterránea (Cataluña, Comunidad Valenciana, Región de Murcia y parte de Andalucía).

El informe también señala que la principal fuente de información es la geolocalización (49,7%), seguida de cerca por las redes sociales y los blogs (44,2%). Además, en el 69% de los casos las empresas recurren a sus propios empleados para realizar dichas tareas y solo el 46,4% contrata proveedores externos. Aun así, se percibe un cambio de paradigma, ya que en relación con los datos anteriores la subcontratación ha aumentado.

La adopción del Cloud Computing ralentizada

La computación en la nube para uso empresarial es novedosa y consiste en conservar todos los archivos e información de la empresa en Internet, ahorrando espacio y reduciendo costes.

 

Según los últimos datos, el 22,9% de las empresas nacionales utiliza computación en la nube, lo que supone un ligero descenso respecto al anterior informe, cuando tenía una presencia del 24,6% en el mapa empresarial. De nuevo, Madrid y Cataluña son las comunidades más avanzadas en lo que a Cloud Computing se refiere.

La práctica más extendida para la adquisición de servicios de computación en la nube es a través de servidores compartidos, que representan un 71,6% frente al 46,8% que recurre a servidores exclusivos para su empresa. Además, entre los diversos tipos de Cloud Computing existentes en el mercado, el e-mail y el almacenamiento de ficheros son los preferidos por las empresas, en ambos casos con una presencia superior al 70%.

La seguridad y la privacidad no son una opción

El auge de la ciberdelincuencia en el ámbito empresarial se refleja en el informe en la medida que las organizaciones están tomando consciencia sobre la problemática y sobre las consecuencias que un ciberataque puede desencadenar en el seno del negocio. Cada vez más, las empresas se preocupan no solo de la seguridad y la protección de datos, sino también de tomar medidas para la concienciación de sus empleados.

En este sentido, el 87,3% de las empresas ya utilizan sistemas internos de seguridad, porcentaje que se mantiene de forma sostenida en el tiempo sin experimentar variaciones relevantes. En materia de seguridad y privacidad, los sistemas más recurrentes son la autenticación mediante contraseña segura (92,7%), el backup de datos externo (61,9%) y la identificación y autenticación mediante elementos de software (52,3%).

Robots y automatización

La robótica se abre camino en todo el mundo, no solo en España, como consecuencia de la sistematización de procesos. Entre los robots más comunes se encuentran los industriales, utilizados por el 75,5% de las empresas robotizadas; y los robots de servicio utilizados por el 38,1% de estas empresas, y principalmente enfocados a la vigilancia o a la limpieza.

El informe también pone la mirada en el futuro de las TIC en España y señala que las previsiones de crecimiento de cara al 2023 son del 2,3%, superando países de su entorno como Italia. Resultados esperanzadores para un sector que aspira a convertirse en piedra angular del panorama empresarial español.

Predicciones Forrester, una mirada al 2020

Si hay una palabra que defina qué nos depara este año 2020 esa es adaptabilidad. Una vez más, Forrester ha realizado su informe de predicciones para arrojar luz sobre las dinámicas de mercado que impactaran en mayor o menor grado en el crecimiento empresarial. La automatización, un mayor activismo de los consumidores, la tecnología cada vez más arraigada a las organizaciones y los temores recesivos debidos a la incertidumbre sociopolítica marcaran el año 2020.

 

El IT inmersivo y adaptativo se afianza

Los límites entre IT y negocio se desvanecen para revelar una capacidad de IT transversal y mucho más poderosa. Este enfoque de IT más integrado, conectado y adaptable ganará terreno en 2020, especialmente a medida que las empresas aborden las oportunidades y los desafíos de las tecnologías emergentes.

Y llegados a este punto, uno de los principales desafíos serán las islas de automatización o automation islands. Se trata de sistemas de TI complejos y desconectados dentro de una organización que conducen a un escenario de interrupciones de datos, malas comunicaciones y mayores costes operativos. En 2020 el 80% por ciento de las organizaciones reconocerán que ya no son sostenibles y buscarán nuevas formas de paliar su desconexión.

La automatización reestructura la fuerza de trabajo

El 2020 será un año clave para el futuro del empleo. La automatización modificará por completo la composición del mercado laboral y planteará problemas económicos mundiales. De hecho, reemplazará a 1.06 millones de empleados.

Por el contrario, los puestos de trabajo que requieren intuición, empatía y agilidad física y mental aumentarán en 331.500.

Datos no seguros y preocupación por la privacidad

  • La apuesta por el IoT a nivel empresarial ampliará las posibilidades de ataque y expondrá a las organizaciones a un nivel nunca visto.
  • Los ciberdelincuentes podrán adoptar tecnologías como la IA y el aprendizaje automático más rápido que los líderes de seguridad. Simplemente, habrá más atacantes con herramientas sofisticadas que aumentarán la superficie susceptible de ataque.

Este rápido camino hacia la monetización, hará que en 2020 los ataques ransomware crezcan. Y, por si fuera poco, los atacantes usarán IA y aprendizaje automático para mejorar los ciberataques existentes usando las enormes cantidades de datos ahora disponibles. Como resultado, las falsificaciones profundas costarán a las empresas millones de dólares.

Por otro lado, la preocupación por la privacidad se extenderá entre la ciudadanía. Las noticias sobre fugas de datos, vigilancia gubernamental y ciberataques corporativos abren telediarios e inundan la red. Los consumidores están preocupados por sus datos y cada vez más personas toman medidas para protegerse. Como consecuencia, este año 2020 las demandas colectivas sobre privacidad aumentaran en un 300%.

Data Strategy para desbloquear transformaciones

El interés por el Data Strategy seguirá siendo una de las principales iniciativas para los ejecutivos, ya que es fundamental para desbloquear la transformación digital de las organizaciones, e indispensable para aprovechar al máximo el potencial de la IA y el Machine Learning. De hecho, este 2020 será decisivo para muchas empresas que se darán cuenta del costo total de obtener datos incorrectos.

Esto también afectará a aquellas organizaciones que planean introducirse más en la nube y en el Edge Computing. Cuando comprendan la necesidad de los datos, duplicarán o incluso triplicarán su presupuesto de Data Strategy.

Regulación para dar forma a nuevos mercados

La regulación recaerá en dos áreas principales del ecosistema: datos de terceros y adtech.

El GDPR, aprobado en 2016 y aplicado a mediados de 2018, está obligando a las empresas B2B a reformularse. Las empresas que se benefician de datos de terceros verán que las organizaciones eligen optar por no compartirlos debido a preocupaciones sobre anonimato, privacidad y divulgación accidental. De hecho, el 20% de los clientes empresariales prohibirán el uso de sus datos para IA en 2020.

Los reguladores también tomarán medidas contra las empresas que utilizan dark patterns, hecho que derivará en multas para varias de ellas. La necesidad de cumplimiento estimulará la inversión en tecnología reguladora, también llamada regtech, que en los primeros tres trimestres de 2019 ya alcanzó una tasa de crecimiento interanual del 103%, y que no muestra signos de desaceleración.

El consumidor busca un significado más profundo

Hasta el momento, el esfuerzo por mejorar la satisfacción de los consumidores a resultado insuficiente. Estudios recientes demuestran que su satisfacción es menor ahora que hace 20 años. ¿Qué sucede entonces?

La incertidumbre rodea la sociedad actual a nivel político, medio ambiental, económico, etc. Como respuesta directa a esta amarga situación, los consumidores buscan experiencias más esperanzadoras. Y esto se traduce en una nueva tendencia, impulsada principalmente por los consumidores más jóvenes, en la que cobran importancia los valores de la empresa. En 2017, el 52% de los consumidores ya decían que valoraban el compromiso de las empresas antes de hacer una compra. Desde entonces, este dato no ha hecho más que crecer.

En 2020, los ejecutivos intentarán dar a los clientes lo que anhelan. Las empresas prestarán especial atención a la autenticidad, tanto en los valores que deciden expresar como en la forma de expresarlos.

CX en el ojo del huracán

La gran complejidad de CX ha resultado desalentadora, incluso a medida que su importancia se ha hecho cada vez más evidente. Como consecuencia, este año 1 de cada 4 profesionales de CX perderá su trabajado mientras, paradoxalmente, el número de ejecutivos de CX aumentará un 25%.

En esta nueva etapa, las empresas llevarán las iniciativas CX más allá de la fase experimental y buscarán demostrar sus contribuciones al crecimiento empresarial. Por este motivo, en 2020 saldrán al mercado nuevas experiencias innovadoras que combinarán tecnología, creatividad y una mayor comprensión del cliente. Y, en este sentido, la analítica será clave para evaluar su éxito.

Personalized User Experience: un gran reto tecnológico

La personalización ya es una necesidad para sobrevivir y prosperar en la era del cliente capacitado. Esto sucede en la medida que la falta de personalización ya es uno de los principales motivos de abandono de las relaciones comerciales.

Podríamos definir la personalización de la experiencia del cliente, Personalized User Experience en inglés, como la experiencia digital que nace a partir de la personalización de procesos creados en base a los datos sobre los clientes de una compañía. Es decir, la personalización  significa diseñar servicios y/o productos destinados a satisfacer los requisitos individuales del cliente.

Definida como la interacción de extremo a extremo de un cliente con una empresa o producto, ha alcanzado un nivel de importancia primordial para las empresas de todos los sectores. La implicación es clara: si se busca fidelizar y a la vez captar nuevos clientes, es necesario construir una experiencia personalizada para ellos, y utilizarla como un diferenciador competitivo.

Hoy, las nuevas aplicaciones digitales y los avances en la analítica predictiva hacen posible que una compañía interprete los datos que ya tiene sobre un individuo (leads, interacciones con su producto o servicio, compras directas y otras fuentes) y los transforme en información predictiva, útil y relevante.

Pero ¿cómo asegurar que los datos son precisos y están disponibles en tiempo real? ¿Cómo extraer valor de éstos para ofrecer experiencias personalizadas? ¿Cómo se analizan grandes cantidades de datos para identificar esas mejoras clave que tendrán un impacto duradero en la mayoría de su base de clientes?

Lo primero que debemos tener en mente es que los datos por si solos no son suficientes. Habitualmente, provienen de fuentes dispares, tanto de dentro como de fuera de la empresa. Además, las personas adecuadas pueden no tener acceso a los datos o puede no existir un mecanismo formalizado para aprovecharlos.

En muchos casos, llegados a este punto, solo queda dar un último paso: encontrar e implementar una tecnología adecuada que sea capaz de analizar y procesar todos los datos a través de procesos basados en el comportamiento del cliente.

¿Qué consigue una compañía integrando los datos y convirtiéndolos en procesos?

A grandes rasgos, integrar los datos permite conocer mejor a sus clientes de cara a anticiparse a sus expectativas, intereses y demandas, y conseguir así fidelizarles y retenerles. Concretamente, los beneficios para la organización son:

  • Conseguir una mayor visibilidad.
  • Alinear los objetivos empresariales con la realidad del usuario digital.
  • Maximizar el retorno de la inversión.
  • Aumentar el volumen de datos que obtiene de los canales online.
  • Girar definitivamente hacia una visión user-centric.

Reformulando el concepto de experiencia de cliente

Cabe destacar dos puntos clave que, cualquier empresa que apueste por esa nueva experiencia digital, debe tener en cuenta: 

  • Permitir a los clientes definir sus métodos de interacción: utilizar tecnologías como los sistemas de gestión de relaciones con los clientes (CRM) para desarrollar y mantener enfoques a medida de las interacciones con los clientes.
  • Satisfacer las necesidades no expresadas de los clientes: aquello que los clientes dicen que prefieren y lo que realmente prefieren no siempre coincide. En este aspecto, el análisis avanzado de datos y la creación de procesos personalizados en base al comportamiento del cliente permitirá ofrecer una respuesta cada vez más adecuada a sus necesidades. 

Big Data para personalizar la experiencia de cliente

La recopilación de datos en cada punto de contacto es clave para las empresas que buscan crear experiencias de cliente más relevantes. Recopilar, correlacionar y analizar datos de las interacciones de los clientes a través de los canales es la clave para este propósito.

Así, el desafío es que las empresas gestionen todos los datos de sus clientes y los conviertan en información procesable. Si todos sus datos de consumidores están atrapados en silos o están dispersos entre los equipos de ventas, equipos de soporte y equipos de marketing, la empresa no podrá capitalizar los datos porque nadie tendrá una visión completa de sus clientes. Llegados a este punto, el Big Data se convierte en una herramienta clave del proceso.

El Big Data permite combinar todos los datos, ya que es en la suma de todos ellos donde se encuentra el verdadero conocimiento del cliente. De este modo, las organizaciones podrán determinar su próximo movimiento con conocimiento de causa, adaptando y mejorando las experiencias de sus clientes.

Así pues, estas tendencias tecnológicas crean una oportunidad para que las compañías conozcan a sus clientes, atrayendo a futuros consumidores y reteniendo a los existentes, a través de experiencias digitales personalizadas que responden a sus necesidades en todo momento.

 

Los eventos tecnológicos imprescindibles de 2020

El nuevo año llega repleto de citas tecnológicas. Para que no dejes pasar la oportunidad, te adelantamos una vez más la agenda de congresos, ferias y eventos tecnológicos del primer y el segundo trimestre de 2020.

 

MWC2020

Cancelado hasta 2021

El evento móvil más grande del mundo vuelve un año más para ilustrarnos y arrojar luz a las últimas innovaciones en tecnología punta. Siguiendo la línea del año anterior, los organizadores han ampliado el alcance del congreso con el objetivo de reflejar la nueva era de las comunicaciones.

Como no puede ser de otra manera, en esta nueva edición también participarán grandes personalidades del sector y ponentes de primer nivel. Bajo el título de ‘Limitless: Intelligent Connectivity”, el contenido del congreso girará en torno a:

  • Artificial Intelligence: potencial de la IA y su impacto en la vida personal y profesional de consumidores, empresas y gobiernos.
  • Connectivity: ecosistema de conectividad empresarial, desde la implementación hasta casos de uso, plataformas escalables, modelos comerciales, espectro, regulación e inversión, pasando por los desafíos comerciales y culturales de trabajar con nuevos mercados e industrias.
  • Customer Engagement: retener y ganar clientes, aumentar ingresos y conseguir una mayor participación del usuario en todas las industrias.
  • Industry X: desafíos, oportunidades, escalabilidad y potencial ilimitado de la IoT industrial y de la transformación digital.
  • Media & Entertainment: Realidad Virtual, Realidad Aumentada, modelos de ingresos, así como la relación entre el crecimiento del consumo y la capacidad de la red.
  • Our Planet: responsabilidad de la industria tecnológica conectada con el medio ambiente y la sociedad.
  • Security & Privacy: legislación en torno a la privacidad y la ética del uso de datos en la era de la IA.

EShow

31 de marzo – 1 de abril de 2020 / Barcelona

A pesar de que aún no tenemos mucha información sobre esta nueva edición que se celebrará en marzo y abril de 2020, los interesados en marketing ya pueden reservar esta fecha de su calendario. La pasada edición de la conferencia congregó a 12.100 visitantes y a más de 350 ponentes, y en él se realizaron 4.800 reuniones entre visitantes, profesionales y expositores.

Se trata de uno de los congresos anuales más veteranos de nuestro país sobre comercio electrónico, marketing digital, social media y negocios online en general. Y su crecimiento está directamente relacionado con el auge del ecommerce que parece dejar atrás los sistemas tradicionales de negocio. 

Advanced Factories

3 – 5 de marzo de 2020 / Barcelona

Una vez más, la ciudad de Barcelona acogerá esta cumbre anual donde confluyen las empresas más importantes del sector industrial. Año tras año, el evento reúne a las empresas más innovadoras en automatización industrial, robótica, máquina-herramienta, Digital Manufacturing e Industria 4.0.

Una cita ineludible donde se exponen los últimos avances tecnológicos que transformaran las fábricas en fábricas digitales. Fabricación aditiva 3D, Fábrica conectada, IA, cloud industrial o IoT son algunas de las tecnologías que impulsaran esta reindustrialización.

Global Robot Expo

1 – 2 de abril de 2020 / Madrid

Cerca de 12.000 personas visitaron la pasada edición de este evento tecnológico y disfrutaron de dos jornadas de intercambio de conocimiento y networking.

En su afán por mantener la buena que ha logrado hasta el momento, el próximo mes de abril profesionales del sector debatirán sobre las últimas innovaciones en robótica, tecnología aeroespacial e Industria 4.0. Las áreas de GR-EX Industry y GR-EX Logistics estarán especialmente diferenciadas de acuerdo con su relevancia dentro del mercado español.

Retail Brand Experience World Congress

12 – 14 de mayo de 2020 / Barcelona

El sector del retail ha elegido la ciudad de Barcelona como escenario ideal para exhibir la últimas innovaciones tecnológicas y las nuevas tendencias del mercado. El congreso internacional busca inspirar a sus asistentes mediante charlas, LABs y workshops para todos los gustos. 

Digital Enterprise Show

19 – 21 de mayo de 2020 / Madrid

Consolidada como una de las citas más importantes en materia de transformación y economía digital, DES2020 se convertirá en escaparate de la máxima actualidad tecnológica. De nuevo, se encargará de conectar a las empresas más innovadoras con proveedores de soluciones tecnológicas basadas en Blockchain, cloud, IA, IoT, ciberseguridad, Machine Learning y automatización.

DCD España

27 de mayo de 2020 / Madrid

DCD España es el evento más especializado del panorama español, ya que se trata de una feria dedicada exclusivamente a la infraestructura cloud y a los centros de datos. Seguirá las líneas generales de las anteriores ediciones, que reformularon el evento incrementando el número de actividades orientadas al networking y a la participación.

Aunque el programa completo aún no está disponible, los organizadores ya calientan motores y avanzan algunos de los temas principales: Energy Smart Infrastructure, Digital Transformation & The Data Center Edge, Modernization & Lifecycle Management y Planning for Hybrid IT.

Webit Festival

17 – 20 de junio de 2020 / Valencia

Por primer año, el Webit Festival aterriza en Valencia para traer a más de 15.000 personas a la celebración de uno de los principales festivales tecnológicos sobre digitalización e innovación.

La ciudad española, que ha recibido el testigo del evento que en 2019 se realizó en Sofía (Bulgaria), será el escenario donde se reunirán entusiastas de la tecnología para establecer contactos y divertirse, todo al mismo tiempo.

 

Política de Privacidad

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su aceptación a nuestra política de privacidad. ACEPTAR

Aviso de cookies