Skip to Content

Instaurar una Cultura Digital, el nuevo reto de las empresas

Instaurar una Cultura Digital, el nuevo reto de las empresas

Si bien la transformación digital aporta numerosos beneficios a las organizaciones, existen también desafíos que afectan a su estrategia, sus procesos y sus recursos. Por este motivo, en la definición del proceso de transformación digital de una empresa, uno de los pilares básicos es la instauración de una cultura digital.

 

En la lucha por no quedar obsoletas, organizaciones de todo el mundo están experimentando un proceso de transformación digital, que tiene que ver con la integración de la tecnología en todas las áreas de negocio de una empresa, cambiando fundamentalmente la forma en que opera y brinda valor a sus clientes.

En este sentido, cabe destacar que la tecnología por sí sola no logra la transformación digital, sino que su éxito necesita de la conjunción de tres factores: personas, procesos y tecnología. Así, y en lo que a personas se refiere, instaurar una cultura digital transversal en todos los departamentos es, indiscutiblemente, uno de los principales desafíos de la transformación digital. Para conseguirlo, las organizaciones deben asumir el reto de instaurarla desde los cimientos, incorporando lo digital en el día a día para que el cambio sea asumido por todos los empleados.

Be digital, not do digital

Existe una nueva tendencia, cada vez más arraigada en las empresas que están rediseñando su forma de trabajar para adaptarse a esta nueva realidad, que es disponer de un departamento, o en su defecto, diversos perfiles especializados en Transformación Digital.

Estos profesionales, como expertos en personas y transversalidad, juegan un rol clave a la hora de impulsar el cambio de un modo tanto progresivo como efectivo.

Ellos deben ser capaces de utilizar los recursos tecnológicos de forma eficaz, para luego poder hacerlo extensible a toda la plantilla, impulsando la innovación y reforzando valores como la confianza, la colaboración y la transparencia. La adopción de una cultura digital aumentará la productividad, fomentará la motivación y el trabajo en equipo, mejorará la comunicación interna e incrementará el compromiso del empleado con la empresa.

 

 

Las 5 reglas de oro para cimentar la cultura digital 

1. Asumir el rol estratégico del departamento

Los profesionales de Transformación Digital deben asumir el papel de promotores del cambio interno para asegurar que la compañía pueda responder de forma eficaz y adecuada a los cambiantes retos a los que se enfrenta en la era digital. Es decir, apoyar el negocio adaptando las personas y los procesos a los nuevos entornos y estrategias digitales de la empresa. Al redefinir la misión del departamento, los profesionales deberán centrarse en la incorporación de lo digital en el ADN de la organización, impulsando el cambio cultural y de mentalidad de sus empleados.

2. Preocuparse por la experiencia del empleado

El lugar de trabajo es una representación tangible de la cultura de la empresa, de manera que es imprescindible para cimentar la llamada cultura digital. La experiencia del empleado gira alrededor del entorno tecnológico, del entorno físico y del entorno cultural. Abarca la satisfacción y el compromiso de los empleados con el negocio, convirtiéndose estos en los indicadores más importantes para medir su felicidad. Construir un lugar de trabajo moderno y centrado en los empleados es crucial para conseguir el mejor entorno laboral, y lograr tener unos empleados cada vez más motivados y orgullosos de su empresa.

3. Innovar en la adquisición, retención y desarrollo de talento

El siguiente paso es poner en marcha acciones o programas adecuados para incorporar nuevos profesionales, de la mano del departamento de Recursos Humanos y capacitar a aquellos que ya trabajan en la compañía, reorientándolos hacia los puestos de trabajo del futuro. 

Asimismo, experimentar con nuevas herramientas y construir una experiencia convincente para los empleados son algunos de los principales retos a los que se enfrentan estos profesionales. En este sentido, una nueva generación de soluciones está apareciendo en el mercado, muchas de ellas basadas en aplicaciones móviles, IA y con experiencias similares a las de los consumidores.


4. Medir los resultados

Tener una visión actualizada sobre todas las acciones que se llevan a cabo desde el departamento es indispensable para tomar decisiones con conocimiento de causa. Utilizar herramientas para saber si la estrategia escogida es la más adecuada y se centra en los objetivos definidos en las primeras fases del proceso. Así pues, el seguimiento constante permite reajustar las acciones llevadas a cabo por estos profesionales. Medir, analizar y visualizar mejor las oportunidades nos permite reducir riesgos, resolver aspectos complejos y cambiantes del negocio, planificar y tomar decisiones adecuadas.

5. Estar al día de las tendencias

La transformación digital tiene un punto de partida, pero no tiene un final. Los profesionales de Transformación Digital deberán estar siempre atentos a la aparición de nuevas herramientas, nuevas formas de organización, nuevas metodologías de trabajo, etc. Digitalización también significa adaptación constante al cambio permanente que vive la sociedad y, en el ámbito empresarial, conseguir equipos comprometidos y un liderazgo flexible, horizontal y cercano, son los principales factores de influencia.

Los profesionales de Transformación Digital que apuesten por la renovación constante, las nuevas tecnologías y que inviertan en formas de trabajar innovadoras, estarán fuertemente posicionados para tener un gran impacto en el proceso de transformación digital de las organizaciones.

 

Inteligencia Artificial, el motor detrás de la Industria 4.0

Las fábricas inteligentes representan un salto cualitativo en materia de productividad, optimización y calidad en la producción industrial. Está revolución, que comúnmente conocemos como la Cuarta Revolución Industrial, está marcada por la tecnología en general y por la Inteligencia Artificial en particular.

 

El paradigma de la Industria 4.0 está protagonizando una nueva revolución que algunos expertos ya califican como la Cuarta Revolución Industrial. El desarrollo de fábricas inteligentes con unos niveles de automatización y robotización sin precedentes, están transformando de forma transversal la economía y el mercado laboral.

De entre todas las tecnologías emergentes, la creciente apuesta de administraciones y empresas es el principal síntoma que anuncia la repercusión que la Inteligencia Artificial tendrá en todos los sectores de actividad económica.

La Inteligencia Artificial se abre paso

La Inteligencia Artificial abarca todos aquellos sistemas de computación que pueden percibir su entorno, pensar, aprender y actuar. Es decir, son sistemas de algoritmos que han sido diseñados para recrear las capacidades cognitivas propias de las personas como son el aprendizaje, el razonamiento, la resolución de problemas, la planificación o la autocorrección.

Sin embargo, los expertos reconocen que no todas las empresas y organizaciones pueden acceder a la IA en la misma medida debido a sus elevados costes de desarrollo. En contrapartida, las grandes empresas del sector están ofreciendo “bibliotecas” o plataformas en la nube que faciliten la tarea a las organizaciones de menor envergadura. Así, las librerias open source de lenguaje R o Python están contribuyendo a la popularización del uso del machine learning.

Inteligencia Artificial aplicada a la Industria 4.0

Diversos estudios hablan de 2030 como el año en el que el impacto de la Inteligencia Artificial en el PIB mundial alcanzará el 14% que, en cifras absolutas, se traduce en 15,7 billones de dólares.

 

La IA es una tecnología que emerge como motor de cambio en todos los sectores y que marca la agenda tecnológica tanto de grandes como de pequeñas empresas. En este sentido, es inevitable que el futuro de la Industria pase por la digitalización integral de las cadenas de valor mediante la implementación de nuevos métodos de procesamiento de datos, software inteligente y sensores.

La influencia de IA repercutirá principalmente en tres ámbitos de la Industria: aumento de la productividad debido a la automatización de procesos; ahorro de tiempo y costes de producción; mayor disponibilidad de productos y de servicios mejorados de IA y su consecuente incremento de la demanda. Algunas de sus aplicaciones serán:

Mantenimiento

El mantenimiento predictivo, que se nutre del aprendizaje automático, es una de las principales palancas de digitalización de la Industria. Esto sucede en la medida que el mantenimiento predictivo utiliza algoritmos para anticipar posibles incidencias o errores de un componente, máquina o proceso de producción.

Predecir y prevenir fallos de manera temprana, no solo asegura una intervención inmediata con la consiguiente reducción de costes, sino que también genera una mayor eficiencia y un aumento de la productividad. Asimismo, está técnica alarga la vida útil de la maquinaria y los equipos, evitando el daño secundario y reduciendo los períodos de inactividad al mínimo.

Calidad 4.0

El concepto se refiere a la alineación de la gestión de calidad con las capacidades emergentes de la Industria 4.0 y de la nuevas tecnologías, con la Inteligencia Artificial a la vanguardia, con el objetivo de alcanzar la excelencia operativa.

En términos generales, la calidad 4.0 permite a las industrias mejorar continuamente la calidad de su producción al mismo tiempo que recopilan datos de uso y rendimiento. Una vez analizada, la información recabada se convierte en una fuente de conocimiento crucial en la toma de decisiones productivas y comerciales.

Diseño generativo

Simular el proceso de fabricación o pronosticar el comportamiento de los sistemas y procesos de fabricación, durante las fases de diseño y de las operaciones también es posible gracias a la IA. Los algoritmos de diseño generativo producen, de forma autónoma, numerosas alternativas de diseño para un mismo producto y en base a un conjunto de requisitos previamente definidos por el ingeniero.

Del mismo modo, un sistema de procesos puede ser modelado por ordenador mediante la creación de un modelo computarizado de todo el proceso de fabricación sobre el que se pueden simular diferentes situaciones y ensayar cómo optimizar los procesos.

Robótica

Todavía quedan algunos años para alcanzar la etapa de esplendor de la robótica. Aun así, la adopción de máquinas robotizadas por parte del sector industrial es ineludible. Cuando llegue el momento, la IA desempeñará un papel crucial debido a su capacidad por hacer más flexibles aplicaciones previamente rígidas.

La automatización para sistemas de fabricación avanzados, que interactúan con los componentes y productos, también coopera con los trabajadores y con otros sistemas de control de la planta. En este contexto, la fuerza de trabajo humana deberá recibir capacitación para puestos de alto nivel en programación, diseño y mantenimiento.

El desarrollo digital de las mujeres españolas supera la media europea

España ocupa la novena posición y se mantiene en el grupo de países con nivel medio alto del ranking de Desarrollo Digital de la Mujer. Así lo demuestran los datos difundidos por el ONTSI en el balance de este año 2019.

 

El Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la SI (ONTSI) publica una nueva edición del indicador “Women in Digital Scoreboard” de la Comisión Europea, que tiene el objetivo de analizar el grado de desarrollo digital de la mujer en sus Estados miembros. En un contexto donde la desigualdad todavía es una tarea pendiente, realizar un seguimiento de la situación de la mujer en lo que respecta a la transformación digital de sus actividades, es esencial para identificar aquellas áreas que cada Estado debe mejorar.

España se mantiene en la novena posición

El reciente informe, basado en datos actualizados, expone una visión completa de la situación de las mujeres españolas en el ámbito tecnológico y refleja un ligero incremento nacional en comparación con la puntuación de el pasado año. Así, en 2019 España se sitúa entre los 10 primeros países europeos en materia de desarrollo digital de la mujer con una puntuación de 52,7, superando la media de la UE que se encuentra en el 50,0.

Según la Comisión Europea, Finlandia, Suecia, Luxemburgo y Dinamarca encabezan el ranking de desarrollo, seguidos bien de cerca por el Reino Unido, Países Bajos y Estonia. Es en el liderazgo del grupo de países denominados de nivel medio alto, donde encontramos a Francia y España que pese a manifestar una mejora continuada en materia de género, todavía no han alcanzado la puntuación necesaria para pertenecer al grupo de países líderes.

El informe, que recaba datos de todo el año 2018, se estructura en tres dimensiones: uso de Internet, habilidades en el uso de Internet y empleo TIC. En este sentido, España obtiene su mejor resultado en el uso de Internet donde alcanza la octava posición del ranking. Por otro lado, se sitúa en el décimo lugar en materia de empleo TIC y en el puesto 16 respecto a habilidades en el uso de Internet.

Destacan, por los buenos resultados nacionales, la utilización de Internet para cursos de formación online, donde España alcanza la tercera posición, y el sexto lugar en participación política y social (consultas y votaciones). Sin embargo, los datos revelan que las mujeres españolas están entre las que menos usan la banca on-line, de manera que existe un amplio porcentaje de mejora en esta cuestión.

Diferencias en clave de género

El informe europeo demuestra que la rápida transición digital que hemos experimentado en los últimos años y el enorme impacto social de las nuevas tecnologías afecta de diferente forma a hombres y mujeres.

 

La mayor distancia entre hombres y mujeres se encuentra en el uso de la banca on-line para la realización de gestiones cotidianas como pueden ser transacciones o pagos de recibos, siendo la diferencia de 4 puntos porcentuales entre ambos sexos. Distinto es el caso de la participación política y social, donde las mujeres españolas superan en 4 décimas a los hombres. Así, y a diferencia del caso español, a nivel europeo la balanza se decanta hacia los hombres en todas las actividades analizadas y relacionadas con el uso de Internet.

Respecto a las habilidades TIC básicas, los indicadores sitúan a España en una posición medio baja (puesto 17), así como en lo que respecta a las habilidades básicas en el uso de software (puesto 17). En todos los indicadores analizados sobre habilidades de Internet, la distancia entre sexos se decanta hacia mayores competencias por parte de los hombres, tanto en España como en el resto de Europa.

Mientras la media de la UE sobre empleo TIC se encuentra en 43,9 puntos, en España asciende hasta el 46,4. Los buenos resultados en materia de empleo se debe a las buenas prácticas de España en lo que respecta a la brecha salarial de género de especialistas TIC, que pone a España en la sexta posición entre los países con menor desigualdad salarial. A pesar de necesitar un mayor esfuerzo en materia de género en el ámbito laboral, es destacable el hecho de que España se encuentra por debajo de la media europea.

Por el contrario, existen otros indicadores que lastran la posición española. Es el caso del indicador relativo a especialistas TIC, donde España se sitúa entre los países con un nivel medio bajo (puesto 18). Lo mismo sucede con el porcentaje de grados STEM (Science, Technology, Engineering and Mathematics), ya que la doceava posición refleja una urgente necesidad de fomentar la vocación científico-tecnológica entre las más jóvenes. Asimismo, es en este punto donde encontramos la diferencia más grande del informe entre hombres y mujeres. Concretamente, se trata de una distancia entre sexos de 17 puntos porcentuales en materia de graduados STEM.

 

Microservicios, contenedores y Kubernetes

A medida que el software se vuelve cada vez más complejo, las organizaciones se ven obligadas a dar un giro que transforme la forma en la que diseñan, compilan y utilizan sus aplicaciones. Así, la solución más innovadora pasa por la arquitectura de microservicios, los contenedores y los Kubernetes.

 

Arquitectura de microservicios

Los microservicios se adaptan a los requisitos de agilidad, escalabilidad y confiabilidad de aplicaciones modernas en la nube.

 

El desarrollo de cloud ha sacado a colación nuevos desafíos que, poco a poco, están siendo remediados con nuevas e innovadoras soluciones. En este sentido, uno de los retos más importantes a los que ha hecho frente la comunidad tecnológica es al empaquetado, despliegue y distribución de las aplicaciones.

En este contexto, la arquitectura de microservicios ofrece un nuevo enfoque de desarrollo de software basado en la potenciación de la autonomía de cada servicio o funcionalidad. En otras palabras, se trata de dividir la aplicación en sus componentes más pequeños, llamados servicios, para que estos puedan ser mantenidos, ejecutados y distribuidos de forma totalmente independiente.

microservicios-aplicaciones

A diferencia del enfoque monolítico en el que todo se integra en una única pieza, los microservicios son independientes y se comunican entre sí mediante APIs o recursos HTTP.

Así, mientras las aplicaciones tradicionales se escalan y ejecutan en bloque, los microservicios pueden hacerlo horizontalmente y de forma aislada. Esto significa que su naturaleza autónoma permite, por ejemplo, escalar un área funcional concreta para dar respuesta a un repentino incremento de la demanda de un servicio o evitar que un fallo se propague de una instancia a otra. 

¿Qué aporta una arquitectura de microservicios?

  • Escalabilidad: se adapta con facilidad a las cambiantes necesidades de rendimiento, ya que permite lanzar nuevas instancias y/o eliminar las que ya no son necesarias.
  • Versatilidad: las aplicaciones son más abiertas, ya que los microservicios permiten el uso de diferentes tecnologías y lenguajes. De este modo, es posible seleccionar una u otra tecnología en función de las necesidades de cada servicio.
  • Rapidez de respuesta: una arquitectura de microservicios agiliza los procesos de implementación y actualización de las aplicaciones, gracias a la reducción de los ciclos de desarrollo.
  • Aislamiento de fallos: Al ser independientes, el fallo de un microservicio no compromete la integridad y el buen funcionamiento de los demás. La caída de una instancia puede superarse desplegando rápidamente nuevas instancias.
  • Especialización del equipo: cada microservicio corresponde a un equipo de desarrollo diferente, de manera que ganan en independencia y pueden centrarse en tareas más concretas.

Los desarrolladores apuestan por los contenedores

Los contenedores han transformado drásticamente la manera en que se implementa el software y la manera en que se trabaja con microservicios.

 

Los microservicios están íntimamente ligados al concepto de contenedores. Esto sucede en la medida que los contenedores permiten empaquetar todo lo necesario para que un servicio se ejecute de manera encapsulada dentro de una sola imagen completamente independiente del servidor anfitrión. Es decir, aseguran la disponibilidad del servicio sin importar el sistema operativo en el que este alojado.

contenedores-desarrollo-aplicaciones

A grandes rasgos, los contenedores reúnen todos aquellos recursos que una aplicación necesita para ser ejecutada con éxito, de manera que al ser transportada a otra máquina pueda seguir funcionando correctamente. En este sentido, podemos afirmar que su principal finalidad es fomentar su ligereza y portabilidad para que puedan transferirse entre diferentes entornos en el menor tiempo posible.  

Para realizar esta tarea, la solución más extendida y aceptada del mercado es Docker. Pero todas sus ventajas se convierten en obstáculos cuando hablamos de aplicaciones que abarcan cientos de contenedores alojados en diferentes hosts. Y es en el esfuerzo por resolver esta cuestión donde podemos situar el auge que han experimentado los Kubernetes en los últimos años.

Kubernetes, líder en el mercado

En los entornos tecnológicos y de desarrollo, cada vez es más habitual oír hablar de Kubernetes. Pero ¿qué son exactamente?

Kubernetes es un orquestador, es decir, un sistema de código abierto pensado para implementar, escalar y administrar aplicaciones en contenedores. Su adopción por parte de los equipos de desarrollo ha crecido exponencialmente hasta convertirse en un estándar para el despliegue de contenedores en el cloud.

Kubernetes trabaja con Pods, un conjunto de contenedores que comparten recursos y que se ejecutan en un mismo anfitrión. El concepto de servicio en Kubernetes se utiliza para agrupar una colección de Pods que realizan una función similar. Así, el secreto de su éxito se encuentra en su capacidad por facilitar el despliegue, la resiliencia y la escalabilidad de las aplicaciones incluso en una estrategia híbrida o multicloud.

¿Cuáles son sus principales ventajas?

  • Orquestación de contenedores alojados en múltiples hosts.
  • Optimización del consumo de los recursos de hardware.
  • Automatización de las implementaciones y actualizaciones.
  • Posibilidad de escalar el número de instancias que se están ejecutando.
  • Autoescalamiento horizontal. Se dimensiona automáticamente el número de Pods en función del uso de los recursos, pero siempre dentro de los límites predefinidos.
  • Compatibilidad con una amplia gama de cargas de trabajo, lenguajes de programación y marcos.
  • Mayor visibilidad gracias a la consulta de estado. Permite identificar el estado de las implentaciones diferenciando entre completadas, en proceso y con fallos.
  • Altamente compatible con el entorno DevOps.

 

¿Qué son los Chatbots y cómo están cambiando la atención al cliente?

Los chatbots están en auge, sobre todo en el sector empresarial que busca maneras alternativas de gestionar el servicio de atención al cliente. Su progresiva puesta en práctica está sacando a relucir sus ventajas en comparación con otras modalidades más costosas y menos efectivas.

 

La Inteligencia Artificial está adquiriendo una gran importancia en aquellas funciones relacionadas con la interacción de una empresa y sus clientes. En este sentido, los chatbots se proyectan como la mejor solución para mejorar y optimizar los procesos de atención. 

Los chatbots son softwares de IA diseñados para realizar una serie de tareas de manera independiente y sin la ayuda del ser humano. Concretamente, se trata de programas que simulan experiencias conversacionales, tanto de voz como de texto, para lograr interactuar con los usuarios.

Poco a poco, los avances significativos en el campo de la IA y del Machine Learning están ayudando a mejorar drásticamente su calidad de comprensión y de respuesta. La sofisticación de los procesos implica una mejora continua, de manera que los chatbots pueden ser entrenados para adquirir conocimiento a partir de la interacción con cada cliente. Por ejemplo, una de las aptitudes que más se están potenciado es la de reconocer la frustración del cliente. Cuando esto sucede, los chatbots toman la decisión de recurrir a un centro de soporte, ya que entienden que la complejidad del problema excede su capacidad de resolución.

¿Qué hay detrás del rápido aumento de popularidad de los chatbots?

Los chatbots permiten atender al cliente de forma inmediata y mantienen una conexión personalizada con cada uno de ellos. Son, pues, una innovación muy relevante para gestionar la atención al cliente, porqué pueden ofrecer grandes beneficios a bajo coste.

 

No hacen esperar al cliente

La espera, tradicionalmente “amenizada” con músicas anodinas y repetitivas, se convierte en muchos casos en un motivo de frustración para el cliente que quiere ser atendido lo antes posible. Y las compañías son cada vez más sensibles con esta problemática, puesto que el tiempo de respuesta es uno de los elementos más valorados y, por lo tanto, determinantes a la hora de diferenciar un buen servicio.

Gracias a la atención mediante chatbots, los clientes están más satisfechos al ser atendidos de forma inmediata y en cualquier idioma. 

Nunca duermen

Están disponibles las 24 horas del día durante todo el año y ofrecen prácticamente el mismo nivel de servicio que un operador humano. Como hemos comentado, también tienen la capacidad de reconocer las emociones humanas como la ira, la confusión, el miedo y la alegría, para detectar si el cliente está enfadado, molesto o frustrado, y así reaccionar ante la interacción fallida, generalmente recurriendo a un ser humano para que se haga cargo y la resuelva con éxito.

Personalizan la experiencia

Los chatbots son excelentes para recopilar los datos de los clientes, y esto no solo ayuda a personalizar las interacciones, sino que también ofrece información útil sobre sus comportamientos de consumo. Diversos estudios indican que los usuarios cada vez confían más en estos asistentes virtuales debido a que sus respuestas son cada vez más transparentes.

Fomentan la lealtad a la marca

La mayoría de las compañías desean que sus agentes tengan más tiempo para establecer un contacto proactivo con sus clientes, y los chatbots cumplen con creces con este objetivo, puesto que son capaces de enviar mensajes de seguimiento para preguntar si el cliente está disfrutando del producto o si requiere de información complementaria. Esta conexión regular se convertirá en un mecanismo fundamental para ganar su confianza y por ende aumentar su fidelidad.

Invertir en ellos es rentable

Se trata de una inversión en autoservicio para escenarios de baja complejidad. Una vez implementado y programado, se trata de una solución que tan solo ocupa tareas de mantenimiento. Asimismo, y en caso de que la implementación se realice a través de un plugin o módulo, únicamente necesitará su actualización periódica y pequeñas variaciones de programación siempre que se quiera modificar algún aspecto de sus funciones diarias.

¿Cómo funcionan los chatbots?

Para asegurar un buen funcionamiento, es imprescindible diseñar la experiencia conversacional del bot. Esto significa que los desarrolladores deben encaminar al usuario hacia un lugar dónde el bot pueda ofrecer valor y formular una respuesta. Es importante que las preguntas sean cerradas y ofrecer opciones predefinidas para evitar desviaciones en la temática.

Asimismo, debemos entender que un chatbot hará uso de sus habilidades de IA para interpretar si el texto que introduce el usuario es compatible con sus competencias. En este sentido, el content strategist deberá tener en cuenta las diferentes maneras de formular una misma pregunta, así como definir palabras clave en castellano y en inglés, para que el bot pueda identificar qué le está pidiendo el usuario.

Todo esto debe desarrollarse mediante prueba y error, permitiendo que el chatbot aprenda para conseguir una interacción cada vez más satisfactoria y fluida.

 

Gestión energética para las empresas comprometidas con el medio ambiente

Es necesario insistir en la importancia de la gestión energética por parte de las organizaciones de todo el mundo. Ser consecuentes con el compromiso medioambiental, dar prioridad a las normativas internacionales en materia energética y optimizar costes asociados, son tres motivos de peso para dar un paso más hacia la gestión sostenible de los consumos.

La sostenibilidad se ha impuesto como única respuesta posible a la grave crisis ambiental que vive el planeta. Más allá de las administraciones públicas, la preocupación se ha apoderado también del mundo empresarial, que busca nuevas soluciones para la gestión del consumo energético de sus instalaciones. En este sentido, las herramientas de gestión energética se erigen como las mejores soluciones empresariales para reducir el impacto medioambiental.

¿Qué características debe tener una buena herramienta de gestión energética?

La sostenibilidad es una cualidad que debe tener cualquier organización que quiera ser puntera y competitiva.

 

Las herramientas de gestión energética ponen al alcance de las organizaciones todas las funcionalidades necesarias para racionalizar los consumos energéticos y evolucionar hacia el concepto de Green Company.

IoT y Big Data, claves en el proceso de gestión energética

El buen funcionamiento de una herramienta de gestión energética depende, en gran medida, de su capacidad de comunicación con las infraestructuras. En este sentido, los datos son indispensables y en su recogida, almacenaje y procesamiento son claves los dispositivos IoT y el Big Data.

Los dispositivos IoT son los encargados de la recolección de datos en tiempo real. Desde consumos de agua y luz hasta indicadores de temperatura o humedad, los sensores interconectados son capaces de extraer información sobre cualquier consumo energético de la instalación.

Pero, para ser efectiva, una herramienta de Energy Management debe integrar de forma automática los datos recabados por estos dispositivos en un único cuadro de mando, dividido en diferentes parámetros energéticos y configurable en función de las necesidades de cada organización.

El objetivo final de este proceso es explotar todas estas fuentes de datos para convertirlos en información estratégica que permita monitorizar y optimizar los consumos de energía. Así, el Big Data facilita tanto el almacenaje de datos como su posterior procesamiento, dotando a las empresas de una mayor capacidad de reacción, agilidad y eficiencia en la toma decisiones.

Por todo esto, una buena herramienta de Energy Management debe permitir una gestión proactiva y sistemática de los consumos a partir de indicadores fiables y estandarizados. Y debe responder, como mínimo, las siguientes preguntas: ¿Qué consumimos? ¿Dónde y cuándo lo consumimos? ¿Cómo lo consumimos? ¿Cuánto consumimos?

Con su ayuda, las empresas podrán implantar planes de acción enfocados a consumir menos, reduciendo la huella de carbono y haciéndolas más sostenibles.

Fases de la gestión energética

Recopilar información y medir el consumo energético

Las herramientas de Energy Management escuchan a los edificios a través de sensores y transforman en información estratégica los datos recopilados. De este modo, obtienen gráficas y estadísticas que explican el comportamiento energético del edificio y las prácticas de consumo de agua, gas y electricidad.

Identificar oportunidades para ahorrar energía

Se trata de detectar los dispositivos que tienen un mayor consumo y de proponer las medidas correctivas adecuadas para normalizarlo. El análisis exhaustivo permite identificar variaciones bruscas que pueden indicar tanto un mal funcionamiento de los equipos como una avería de la instalación.

Aplicar las medidas de ahorro

Las herramientas de Energy Management facilitan la integración entre los datos capturados y las variables de toma de decisiones, aportando una total proactividad en cuanto a la generación de actuaciones. Una vez identificadas las medidas oportunas, el siguiente paso natural es actuar. Algunas soluciones implicarán una mayor cooperación de los miembros de la organización mientras que otros se corresponderán con esfuerzos de persuasión y de cambio de hábitos.

Evaluar el progreso y la mejora

La implementación no acaba con las acciones que conforman la estrategia. Para garantizar el éxito de las iniciativas de optimización de energía a largo plazo, es indispensable supervisar su progreso. Los resultados obtenidos durante su monitorización serán de gran ayuda tanto para la implementación de otros procesos similares como para la actualización de los existentes.

Ventajas de una herramienta de Energy Management

  • Reducción en los consumos y de los costes asociados.
  • Mejora de la calidad de servicio y de las condiciones de trabajo de los usuarios.
  • Ventajas para la obtención de las principales certificaciones en materia de eficiencia energética. Por ejemplo, la norma ISO 50001 que plantea una gestión basada en la mejora continua de los modelos de consumo y los procesos de producción.
  • Análisis de los costes incurridos y previsión a futuro en base a los consumos históricos.
  • Control de temperatura, humedad y luminosidad de las instalaciones.
  • Generación de informes periódicos o bajo demanda.
  • Cumplimiento de las normativas nacionales e internacionales en materia energética. Ventaja competitiva, en la medida que sitúa a la compañía en un proceso de transición hacia la empresa verde.

Big Data también al servicio del planeta

Con el objetivo de preservar el medio ambiente, los gobiernos, las empresas y los ciudadanos tenemos la responsabilidad de combatir nuestra huella ecológica. Y para lograrlo, nuestra mejor baza es la innovación tecnológica.

 

En 1992 más de 1.700 científicos y premios Nobel firmaron el documento titulado “Advertencia de los científicos del mundo a la Humanidad”, donde advertían de los desastres en materia medioambiental que se sucederían a lo largo de los años si no empezábamos a tomar medidas preventivas. Así, enumeraron los problemas a los que se enfrentaría la población en los años venideros: deterioro de la capa de ozono, baja disponibilidad de agua dulce, agotamiento de la vida marina, deforestación o destrucción de la biodiversidad.

Con el objetivo de preservar el medio ambiente, los gobiernos, las empresas y los ciudadanos tenemos la responsabilidad de combatir nuestra huella ecológica. Y para lograrlo, nuestra mejor baza es la innovación tecnológica.

Tecnología como parte de la solución y no como parte del problema

La revolución demográfica y económica que hemos experimentado en las últimas décadas ha convertido la tecnología en un elemento imprescindible en la búsqueda de formas de vida más sostenibles. Este es precisamente el objetivo de las llamadas tecnologías verdes, que buscan mitigar y/o revertir los efectos de la actividad humana en el medio ambiente.

De entre todas ellas, destaca el Big Data ambiental o Green Data, que aprovecha la capacidad que tenemos de obtener más información que nunca para reducir el impacto medioambiental. Concretamente, el Big Data ayuda a los científicos a comprender mejor el estado de la crisis climática y a identificar nuevas soluciones que permitan administrar los recursos naturales de forma más eficiente.

Destinado a transformar los datos en información útil, se encarga tanto de estudiar la situación actual del planeta como de predecir escenarios futuros, de manera que permite realizar un análisis sencillo y efectivo de riesgos y oportunidades. 

El caso de las ciudades inteligentes

Utilizar las nuevas tecnologías en favor del planeta es una iniciativa aplaudida desde todos los sectores de la población. Nos enfrentamos a un gran reto y los datos pueden marcar la diferencia. Disminuir el impacto que las actividades humanas tienen sobre el planeta es posible gracias a la información.

 

Entre sus múltiples aplicaciones, el uso del Big Data permite identificar las áreas que requieren una mayor atención climática. En este sentido, investigaciones recientes han demostrado que las áreas urbanas concentran los índices de contaminación más elevados.  

Big-data-medio-ambiente

El Internet de las Cosas hace posible la obtención de datos a tiempo real, con dispositivos conectados que van desde sensores que miden la calidad del aire urbano hasta dispositivos que registran los flujos de tráfico. Tomando estos datos como punto de partida, los patrones y las tendencias observadas pueden utilizarse, por ejemplo, para predecir la cantidad de CO2 que emitiremos en los próximos años. Esto demuestra que el futuro de las ciudades pasa por reaccionar de manera anticipada a las necesidades de sus habitantes.

Pero la demanda de tecnologías de control de la eficiencia energética no solo está afectando a las ciudades sino también a los edificios. Gobiernos, organizaciones y ciudadanos de todo el mundo piden cada vez más nuevas soluciones para sus infraestructuras. Los edificios del futuro son más inteligentes, eficientes y respetuosos con nuestro entorno. Y del mismo modo que sucede con las ciudades, extraer e interpretar los datos generados por los edificios, permite predecir su comportamiento y sus necesidades para mejorarlos.

 

BIM: la importancia de la innovación en el Facility Management

La tecnología BIM aporta grandes beneficios en la disciplina del Facility Management y permite tomar decisiones estratégicas. En este sentido, BIM se convierte en una fuente de información y de conocimiento sobre el inventario de equipos y de espacios.

Building Information Modeling, conocido por las siglas en inglés BIM, es una metodología de trabajo integral y colaborativa para la gestión de un proyecto de construcción. Se trata de un proceso de generación y gestión de datos de un edificio durante todo su ciclo de vida. Es decir, su objetivo principal es centralizar toda la información del proyecto, de manera que sea accesible para todos sus agentes.

Esta metodología de trabajo representa una importante mejora en el campo de la gestión de infraestructuras, ya que, con su uso, las compañías ahorran tiempo y recursos en todas sus fases, incluyendo conceptualización, construcción y mantenimiento.

Esta metodología ha cobrado mucha importancia en los últimos años. Incluso la Unión Europea ha fomentado, entre sus estados miembros, el uso de BIM para proyectos que requieren de una dotación económica pública.

La digitalización que comporta el uso de BIM permite tener un conocimiento global e integrado del proyecto, ya que incorpora planos, modelados, gráficas de costes y toda aquella documentación generada.

Además, como fuente de información precisa y coordinada, BIM puede ser aprovechada para optimizar múltiples procesos y tareas.

BIM y Facility Management

De un tiempo a esta parte el Facility Management se ha posicionado como una de las disciplinas más importantes para dar soporte a las organizaciones en todo aquello relativo a la gestión y funcionamiento de sus inmuebles, así como a los servicios que llevan asociados. En este sentido, la tecnología BIM aporta grandes beneficios durante la fase de explotación de una infraestructura, que es la más costosa, ya que la compañía podrá disponer de:

  • Conocimiento sobre el total del inventario de equipos y de espacios.
  • Conocimiento sobre el total del inventario del edificio. 
  • Capacidad de validación del modelo a seguir cumpliendo con la normativa. 
  • Información de calidad para toma de decisiones. 
  • Conocimiento estratégico del edificio a gestionar.
  • Localización visual de posibles incidencias. 
  • Mayor eficiencia del personal de mantenimiento.

Es imprescindible que las herramientas tecnológicas con las que un Facility Manager trabaja cumplan con los requerimientos del mercado. Por todo esto, hoy en día, es necesario que ésta tenga capacidad de integrarse con BIM, y ofrezca información estratégica a partir de todos los datos aportados por el edificio para:

  • Obtener planes de mantenimiento
  • Identificar la ubicación de activos, aunque estos no sean visibles en la obra acabada
  • Guiar a los operarios hacia los elementos que requieren de mantenimiento, ya sea el legal / preventivo o correctivo.
  • Integrar alertas en servicio de activos 
  • Mantenimiento de los activos e infraestructuras

Así, de nuevo, la tecnología permitirá a las compañías pasar de la información a la acción estratégica.

Entorno de aprendizaje adaptativo para el sector industrial

CALEIS es un proyecto de I+D+i, formado por tres socios europeos, cuyo objetivo principal es la generación de un entorno integral de aprendizaje que dé respuesta a la extrema demanda por parte de las compañías de soluciones mejoradas para formar a sus trabajadores.

SII Concatel sigue apostando por la investigación y el desarrollo con su participación en el proyecto CALEIS, acrónimo en inglés de “Entorno De Aprendizaje Adaptativo Común Para El Sector Industrial”.

¿Cuál es la situación actual de los entornos de aprendizaje en el sector industrial?

Los cambios constantes exigen la adquisición y el uso de nuevos conocimientos. De hecho, cada vez son más las organizaciones que piden soluciones que mejoren significativamente los procesos de formación de su personal. Esto sucede en la medida que los intentos anteriores han sido llevados a cabo de forma estanca y no han contemplado la interoperabilidad. Centrándose principalmente en el ámbito académico (e-learning en las escuelas), han limitado su aplicación en el sector comercial e industrial.

A pesar de que los estándares más innovadores adoptados por la industria ofrecen una buena base tecnológica para la generación automática de rutas de aprendizaje personalizadas, todavía no existe una solución estándar para la generación de combinaciones de Digital Learning Objects (DLOs), atendiendo a un contexto de aprendizaje multimodal, enfocado a la personalización.

Ante este desafío, es indispensable dar respuesta a la problemática exprimiendo el potencial de las nuevas tecnologías y combinando las soluciones tradicionales de e-learning con los nuevos contextos de aprendizaje. Acelerar la adquisición de nuevos conocimientos, optimizar los procesos de formación, ofrecer una mejor evaluación del impacto de las acciones formativas y del retorno de la inversión, son algunas de las medidas esenciales para conseguir una mejor integración del proceso en la estrategia empresarial.

Más allá del uso académico

Los objetivos definidos en CALEIS buscan resolver las necesidades y limitaciones identificadas, facilitando la generación de un entorno integral de aprendizaje adaptativo basado en estándares abiertos ya existentes y enfocado al mercado de L&D (Learning & Development). Esto significa:

  • Arquitectura: Diseño y desarrollo de una arquitectura global, basada en componentes abiertos e interoperables para una infraestructura de aprendizaje digital flexible, escalable y rentable, basada en la nube.
  • Modelo de aprendizaje: Diseño y desarrollo de un modelo de aprendizaje adaptativo y exhaustivo para diseñar, registrar y rastrear experiencias de aprendizaje personalizadas en un contexto cross-platform y multimodal.
  • DLOs basados en componentes: Construcción de una especificación bien definida y un conjunto de componentes y servicios para la agregación y combinación de DLOs en un modelo basado en componentes. Esto impulsará la generación de un mercado de DLOs, que podrían integrarse en diferentes rutas de aprendizaje y estar disponibles en distintos entornos, facilitando una interacción más fluida entre los diferentes actores (creadores de contenidos, diseñadores de contenido de aprendizaje, publicadores y usuarios finales). 
  • Business Intelligence (BI): Desarrollo de un conjunto de herramientas de Learning Analytics (LA) para ofrecer un aprendizaje personalizado. De este modo, CALEIS proporcionará, no solo una retroalimentación y evaluación continuada, sino que también permitirá la integración de sofisticadas herramientas BI. 
  • Realidad Virtual (VR): Diseño de soluciones específicas para entornos VR de aprendizaje. El objetivo principal es permitir una integración fluida del gran potencial de los escenarios y componentes 3D dentro del concepto de DLOs basados en componentes, evitando la dependencia a un solo proveedor y generando nuevas oportunidades para los creadores y diseñadores de contenido de aprendizaje.

El papel de SII Concatel

El proyecto, financiado por el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), cuenta con el liderazgo tecnológico de SII Concatel y la participación de la pyme española Saint Patrich Technology S.L. y la austríaca Bit Media e-solutions Ltd.

Enmarcado dentro de la Red de Proyectos EUREKA, forma parte del compromiso de la compañía con la innovación como motor de una nueva economía. Durante la ejecución del proyecto, se llevarán a cabo diferentes actividades de investigación y desarrollo en dominios relacionados con la arquitectura software, los modelos de aprendizaje, la composición de DLOs, el Business Intelligence y la realidad virtual, así como la agregación automática de contenido.

 

Personalized User Experience: un gran reto tecnológico

La personalización ya es una necesidad para sobrevivir y prosperar en la era del cliente capacitado. Esto sucede en la medida que la falta de personalización ya es uno de los principales motivos de abandono de las relaciones comerciales.

Podríamos definir la personalización de la experiencia del cliente, Personalized User Experience en inglés, como la experiencia digital que nace a partir de la personalización de procesos creados en base a los datos sobre los clientes de una compañía. Es decir, la personalización  significa diseñar servicios y/o productos destinados a satisfacer los requisitos individuales del cliente.

Definida como la interacción de extremo a extremo de un cliente con una empresa o producto, ha alcanzado un nivel de importancia primordial para las empresas de todos los sectores. La implicación es clara: si se busca fidelizar y a la vez captar nuevos clientes, es necesario construir una experiencia personalizada para ellos, y utilizarla como un diferenciador competitivo.

Hoy, las nuevas aplicaciones digitales y los avances en la analítica predictiva hacen posible que una compañía interprete los datos que ya tiene sobre un individuo (leads, interacciones con su producto o servicio, compras directas y otras fuentes) y los transforme en información predictiva, útil y relevante.

Pero ¿cómo asegurar que los datos son precisos y están disponibles en tiempo real? ¿Cómo extraer valor de éstos para ofrecer experiencias personalizadas? ¿Cómo se analizan grandes cantidades de datos para identificar esas mejoras clave que tendrán un impacto duradero en la mayoría de su base de clientes?

Lo primero que debemos tener en mente es que los datos por si solos no son suficientes. Habitualmente, provienen de fuentes dispares, tanto de dentro como de fuera de la empresa. Además, las personas adecuadas pueden no tener acceso a los datos o puede no existir un mecanismo formalizado para aprovecharlos.

En muchos casos, llegados a este punto, solo queda dar un último paso: encontrar e implementar una tecnología adecuada que sea capaz de analizar y procesar todos los datos a través de procesos basados en el comportamiento del cliente.

¿Qué consigue una compañía integrando los datos y convirtiéndolos en procesos?

A grandes rasgos, integrar los datos permite conocer mejor a sus clientes de cara a anticiparse a sus expectativas, intereses y demandas, y conseguir así fidelizarles y retenerles. Concretamente, los beneficios para la organización son:

  • Conseguir una mayor visibilidad.
  • Alinear los objetivos empresariales con la realidad del usuario digital.
  • Maximizar el retorno de la inversión.
  • Aumentar el volumen de datos que obtiene de los canales online.
  • Girar definitivamente hacia una visión user-centric.

Reformulando el concepto de experiencia de cliente

Cabe destacar dos puntos clave que, cualquier empresa que apueste por esa nueva experiencia digital, debe tener en cuenta: 

  • Permitir a los clientes definir sus métodos de interacción: utilizar tecnologías como los sistemas de gestión de relaciones con los clientes (CRM) para desarrollar y mantener enfoques a medida de las interacciones con los clientes.
  • Satisfacer las necesidades no expresadas de los clientes: aquello que los clientes dicen que prefieren y lo que realmente prefieren no siempre coincide. En este aspecto, el análisis avanzado de datos y la creación de procesos personalizados en base al comportamiento del cliente permitirá ofrecer una respuesta cada vez más adecuada a sus necesidades. 

Big Data para personalizar la experiencia de cliente

La recopilación de datos en cada punto de contacto es clave para las empresas que buscan crear experiencias de cliente más relevantes. Recopilar, correlacionar y analizar datos de las interacciones de los clientes a través de los canales es la clave para este propósito.

Así, el desafío es que las empresas gestionen todos los datos de sus clientes y los conviertan en información procesable. Si todos sus datos de consumidores están atrapados en silos o están dispersos entre los equipos de ventas, equipos de soporte y equipos de marketing, la empresa no podrá capitalizar los datos porque nadie tendrá una visión completa de sus clientes. Llegados a este punto, el Big Data se convierte en una herramienta clave del proceso.

El Big Data permite combinar todos los datos, ya que es en la suma de todos ellos donde se encuentra el verdadero conocimiento del cliente. De este modo, las organizaciones podrán determinar su próximo movimiento con conocimiento de causa, adaptando y mejorando las experiencias de sus clientes.

Así pues, estas tendencias tecnológicas crean una oportunidad para que las compañías conozcan a sus clientes, atrayendo a futuros consumidores y reteniendo a los existentes, a través de experiencias digitales personalizadas que responden a sus necesidades en todo momento.

 

Política de Privacidad

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su aceptación a nuestra política de privacidad. ACEPTAR

Aviso de cookies