Skip to Content

IWMS: Gestión integral del puesto de trabajo

A medida que evoluciona el puesto de trabajo, también debe hacerlo la tecnología que usamos para su control y gestión. Con el fin de adaptarse a este nuevo paradigma, muchas organizaciones están optando por estrategias de trabajo más flexibles y por las soluciones IWMS como facilitadoras, ya que permiten llevar a cabo la gestión del espacio de trabajo y de los servicios al usuario.

 

En un contexto en el que las necesidades se transforman siguiendo un ritmo vertiginoso, es necesario que las empresas den respuestas ágiles y de calidad. Constantemente experimentamos cambios en las rutinas, ritmos y formas de trabajar. El teletrabajo es el ejemplo más cercano, ya que está poniendo a prueba la flexibilidad de las empresas y está impulsando un replanteamiento de su gestión del puesto de trabajo. ¿Qué pasa si de repente toda nuestra plantilla necesita trabajar desde casa? ¿Cuál es el plan? ¿Somos capaces de garantizar que las condiciones de calidad del servicio sean las mismas en esta situación?

Entender que la gestión integral del puesto de trabajo se encuentra en el centro de cualquier proceso de transformación de una organización es prioritario. Porque sea donde sea y cuando sea tenemos que poder trabajar de forma eficiente. La clave, pues, está en utilizar la tecnología como motor de cambio para ser capaces de adaptarnos a las exigencias del contexto en el momento adecuado/más oportuno.

Un puesto de trabajo que aumenta la productividad

Actualmente los lugares de trabajo deben estar bien conectados física y digitalmente, ofrecer flexibilidad y movilidad, así como espacios específicamente pensados y diseñados para cubrir las necesidades tanto de la empresa como del propio empleado. En este sentido, la gestión del puesto de trabajo ha dejado de ser un servicio puramente operativo para convertirse en estratégico.

Ante esta disyuntiva, existen soluciones capaces de garantizar una gestión del puesto de trabajo de extremo a extremo y de asegurar la calidad de los servicios prestados. Hablamos de los IWMS (Integrated Workplace Management Systems), plataformas de software que permiten administrar, controlar y monitorizar el espacio de trabajo, incluyendo infraestructuras, dispositivos, comunicaciones y sistemas. La gestión del puesto de trabajo incluye muchas piezas, y en este puzle, una solución IWMS proporciona a las empresas la capacidad de gestionar de forma transversal todos los elementos desde una única plataforma.

La implementación de una herramienta de estas características supone la incorporación de procesos más maduros y la optimización de los recursos de la compañía, a través de flujos de trabajo personalizados y mediante la automatización de tareas rutinarias.

Pensada para optimizar el uso de los recursos y proporcionar la mejor experiencia de usuario, una solución IWMS puede significar un importante ahorro de costes y una mejora sustancial en la productividad de los empleados de cualquier organización.

Asimismo, disponer de un entorno de gestión propio para cada rol de usuario dentro de la empresa (empleados, gestores y técnicos de campo) es esencial para agilizar los procesos y mejorar la eficiencia y experiencia de usuario. Así, las soluciones IWMS deben disponer de:

  • Portal de Autoservicio: Entorno adaptado al perfil de cada usuario final y/o empleado.
  • Centro de Servicio: Entorno para la gestión integral de tickets y prestaciones.
  • Solución de movilidad: Entorno para uso móvil con funcionalidad online y offline.

Funcionalidades principales de las soluciones IWMS

Gestión de tickets

Un IWMS permite registrar incidencias, gestionar tickets de forma eficaz y detectar problemas repetitivos y errores conocidos, así como realizar su seguimiento hasta su cierre efectivo a través de cualquier dispositivo.
Se trata de establecer un enlace directo entre los usuarios finales y los equipos de soporte técnico para conseguir una gestión eficiente de todas las solicitudes registradas. Cuando se registra una incidencia, el sistema la redirige al equipo más adecuado que aborda el problema y lo resuelve en el menor tiempo posible para reducir al mínimo el impacto.
Esto permite dar un salto cualitativo y pasar de un servicio puramente operativo a un modelo de gestión integral de servicios con capacidad estratégica, ofreciendo atención y resolución de incidencias tanto por conexión remota como de forma presencial.

Gestión del mantenimiento

Consiste en programar, planificar, controlar y monitorizar cualquier tipo de mantenimiento, ya sea preventivo (planes y simulación de planes de mantenimiento, monitorización en tiempo real de tareas, etc.), conductivo (programación y seguimiento de tareas diarias, asignación, gestión de proveedores, control de costes, etc.) o predictivo (gestión de garantías, gestión del ciclo de vida de activos, detección anticipada de averías y fallos en la infraestructura gestionada).

Gestión de espacios

Identificar incidencias y afectaciones, programar recursos, gestionar visitantes, planificar escenarios y analizar posibles mejoras. Con una solución IWMS es posible conocer el estado de todos los espacios de la empresa y sacarles el máximo partido, así como analizar los costes asociados a cada uno de ellos.
Sostenibilidad y gestión de la energía
Permite gestionar de forma proactiva la eficiencia energética de las infraestructuras y servicios de una organización. La información sobre comportamiento genera automáticamente acciones como la creación de indecencias de mantenimiento correctivo y sustitutivo.
Así, mitigar el impacto que un negocio tiene sobre el medio ambiente y reducir costes asociados es mucho más sencillo.

6 beneficios para las empresas que optan por IWMS

  • Gestión proactiva e integral: Optimización del diagnóstico, anticipación de problemas, prevención y automatización de la resolución de determinadas incidencias. Cubre la gestión del puesto de trabajo de extremo a extremo y agiliza la prestación de servicios y resolución de tickets mediante la automatización de los procesos IT y la digitalización de los flujos de trabajo.
  • Flexibilidad: Dota al empleado de mayor autonomía mediante herramientas que facilitan la autogestión de incidencias y ofrece atención al usuario tanto por conexión remota como de forma presencial. Además, permite el acceso a aplicaciones y datos de la oficina desde cualquier lugar y en cualquier momento.
  • Ahorro y mantenimiento: Facilita la programación, planificación y monitorización del mantenimiento preventivo y correctivo del puesto de trabajo. La gestión proactiva permite reducir costes operativos relacionados con la gestión de los espacios y el control del ciclo de vida de los activos.
  • Visibilidad y transparencia: Permite el seguimiento y el control del servicio en tiempo real mediante cuadros de mando. Dicha herramienta transforma datos en información estratégica y genera informes personalizados que mejoran la toma de decisiones.
  • Usuario en el centro: Aumenta la productividad al asegurar un buen funcionamiento de todos los activos del puesto de trabajo y al garantizar una rápida resolución ante imprevistos. También fortalece la relación entre el departamento de IT y los empleados o usuarios finales con el objetivo de mejorar la experiencia de usuario y aumentar su satisfacción.
  • Mejora continua y evolución: permite llevar a cabo procesos de mejora continuada con el objetivo de incrementar la calidad del servicio, garantizando la evolución tecnológica y el control de costes.

Teletrabajo: consejos prácticos para las empresas

En muchas empresas la oficina ha trascendido los límites de la compañía y el teletrabajo se ha impuesto como respuesta generalizada a la crisis de salud pública que vivimos en todo el mundo. Convertir el trabajo en remoto en una nueva oportunidad para seguir siendo productivos está en nuestras manos y la clave del éxito se encuentra en una correcta gestión del puesto de trabajo, la infraestructura y los empleados.

 

Los últimos acontecimientos relacionados con la emergencia sanitaria han sacado a colación la necesidad de activar los sistemas de teletrabajo. La celeridad con la que todo ha sucedido ha dado lugar a una rápida respuesta del sector empresarial. Para velar por la salud de sus empleados al mismo tiempo que garantizaban la continuidad de la actividad de negocio, las organizaciones han tenido que ofrecer alternativas y nuevas formas de trabajo a distancia.

Para abordar con éxito un proyecto de teletrabajo productivo y seguro, el primer paso de toda empresa debe ser tener en cuenta que la gestión de la tecnología, los cambios en la forma de trabajar y la capacitación de los empleados son retos profundamente relacionados.

Tecnología más allá de la oficina

En el punto de partida de una política de teletrabajo exitosa se encuentran los propios departamentos de IT de las empresas, responsables de garantizar el buen rendimiento de la tecnología y el acceso de todos los usuarios a las herramientas necesarias para el normal desempeño de sus funciones.

Se trata de extender la capacidad de conexión, almacenamiento y seguridad del lugar de trabajo habitual a cualquier otro lugar. Esto es permitir el acceso del usuario a los recursos de la compañía (correo corporativo, documentos, aplicaciones, ficheros, intranet, etc.), capacitándolo para ser productivo donde sea y cuando sea.

El mejor entorno de trabajo en remoto es aquel que en poco se diferencia a la oficina en lo que a prestaciones se refiere. Por este motivo, cualquier empresa debe ser capaz de gestionar a distancia los dispositivos corporativos y garantizar la resolución de incidencias en las mismas condiciones de calidad y agilidad. Para lograrlo, es esencial disponer de técnicos cualificados que puedan atender incidencias y prestaciones en remoto y que eviten que la productividad de los empleados se vea mermada ante cualquier imprevisto.

Salvar las distancias con una colaboración ampliada

Familiarizarse con las herramientas corporativas y de trabajo colaborativo hará las distancias más llevaderas. Porque en tiempos de teletrabajo, fomentar la comunicación entre empleados es vital. Desde soluciones tecnológicas de mensajería instantánea y videollamada hasta entornos colaborativos. Trabajar en abierto, compartir y estar al día de todo es posible con Microsoft Teams, Zoom, GoToMeeting o Confluence, por ejemplo.

Tener un liderazgo flexible y establecer puntos de encuentro entre personas es otra de las buenas prácticas para el trabajo fuera de la oficina. Cuando no se interactúa cara a cara, los empleados deben realizar un sobresfuerzo comunicativo: ser proactivos y hablar diariamente con el resto de los miembros del equipo.

Sobre todo, en lo que a gestión de proyectos se refiere, es necesario agendar videollamadas diarias para sincronizar las tareas y realizar el seguimiento de su evolución. En estos casos, también es recomendable preparar de antemano los temas a abordar, así como establecer una duración máxima de la reunión con el objetivo de optimizar tanto nuestro tiempo como el de nuestros compañeros. El tiempo es oro cuando hablamos de productividad y eficiencia.

¿Cómo abordar la seguridad y la protección de datos?

Si para toda empresa la seguridad es importante, en el caso del teletrabajo se torna fundamental. Fuera de la protección de la oficina, cualquier error puede poner en riesgo información sensible de la compañía. De manera que, el teletrabajo no puede convertirse en una excusa para desatender las normas de seguridad que se llevan a cabo en el puesto de trabajo habitual. Las normas también son vigentes en casa y todos los empleados deben extremar la precaución.

Una red y un equipo seguros son el tándem perfecto para evitar ciberataques y filtraciones de datos. El uso de escritorios remotos y de redes VPN son algunas de las prácticas más extendidas, ya que su implantación equivale a construir un túnel privado entre el dispositivo y el sistema donde el tráfico que se genera mantiene la confidencialidad de la información.
Pero para establecer una base sólida y segura, el esfuerzo debe ir de la mano de la concienciación de toda la plantilla. Cualquier organización debería poner el foco en la formación en ciberseguridad de sus empleados y en el correcto uso de sus equipos y sistemas.

  • Utilizar siempre equipos de la empresa, nunca ordenadores domésticos. Las políticas de seguridad son estrictas en las organizaciones y, en consecuencia, los dispositivos están más preparados con sistemas operativos actualizados y con todas las medidas de seguridad incorporadas.
  • Proteger el acceso a la información mediante la configuración de contraseñas robustas. Puede parecer de lo más básico, pero nunca está de más insistir puesto que las claves simples y cortas son la principal amenaza a la ciberseguridad de las compañías.
  • Evitar la conexión a redes públicas y, en su lugar, usar redes wifi seguras cifradas con contraseña. Ante cualquier duda, siempre es recomendable consultar un experto.
  • Prestar especial atención a los enlaces sospechosos y a las páginas fraudulentas. Las organizaciones expertas en ciberseguridad están reportando un incremento de las campañas de phishing nunca visto hasta el momento. El termino se refiere al tipo de estafa cibernética que se comete suplantando la identidad del remitente y que contiene un enlace o un archivo malicioso. Desconfiar de los mensajes que pidan credenciales privadas y verificar la identidad del remitente es la mejor forma de combatirlos.

A medida que los equipos se vuelven más distribuidos físicamente, las empresas deben reformular la cultura de trabajo, el liderazgo y la tecnología, estableciendo puntos de encuentro entre personas. Pero para teletrabajar siendo productivos también hacen falta habilidades relacionadas con el compromiso, la capacidad de organización y el sentido de la responsabilidad tanto de la empresa como de sus empleados.

Mujeres TIC: El talento está en las aulas

Dado que vivimos en la era de la digitalización, las carreras TIC han convertido a quien las cursa en un perfil muy buscado. Las previsiones apuntan a un crecimiento todavía más pronunciado en los próximos años y, en esta sociedad digital, las mujeres jugaran un papel decisivo.

 

El sector tecnológico, motor de la economía a nivel mundial, vive una situación de escasez en lo que a falta de talento se refiere. Paradójicamente, y a pesar de las buenas oportunidades de empleo que ofrecen las TIC, la presencia de mujeres sigue siendo insuficiente. Conseguir que las nuevas generaciones de mujeres encuentren en el sector tecnológico su opción de futuro es el nuevo reto por esclarecer. Y para buscar una primera explicación a este fenómeno, debemos preguntarnos qué elementos están operando para desincentivar el interés de las niñas por las TIC. 

El desinterés por las TIC aumenta con la edad

Por cada 1.000 mujeres graduadas en la Unión Europea, tan solo 24 de ellas lo están en campos relacionados con las TIC. Así lo demuestra el informe “Women in Digital Age” que señala la formación como la principal barrera a rebasar para mejorar la presencia de mujeres en el mercado laboral tecnológico.

 

Necesitamos más mujeres formadas en carreras técnicas. Y hacer frente a esta realidad pasa por comprender la importancia de las etapas educativas tempranas y entender que el talento femenino tech está en las escuelas.

Es necesario, por tanto, profundizar en los aspectos relacionados con la construcción del afecto hacia la tecnología. Las investigaciones que han trabajado en esta dirección en los últimos años coinciden en prestar cada vez más atención a las primeras etapas educativas. Según un estudio publicado por la revista Science, a los 6 años las niñas valoran negativamente sus habilidades técnicas. Del estudio “Women in Digital Age” de la Comisión Europea, también se desprende la existencia de una edad crítica en el desarrollo de las vocaciones tecnológicas. Entre los 12 y los 16 años es cuando los estudiantes inician su proceso de orientación vocacional y definen sus gustos, intereses y aptitudes.

La desafección hacia lo tecnológico y lo digital es un proceso que se inicia en la infancia y se cristaliza en la elección de proyectos profesionales en la adolescencia. Por este motivo, cualquier nueva estrategia para potenciar la vocación TIC de las alumnas debería poner el foco en el período comprendido entre los 6 y los 16 años.

La tecnología como la gran desconocida es otro factor que influye de manera directa en su elección de una u otra rama. La creencia de que las TIC no tienen una orientación social, cala hondo. Humanizar y mostrar una visión más amplia de lo tecnológico que refleje de forma más precisa la realidad del sector y de sus aplicaciones puede ayudar a potenciar el interés por la rama TIC e incluso marcar las futuras decisiones de las más jóvenes sobre formación y vida laboral.

La falta de orientación académica y profesional de calidad también provoca indecisión sobre el itinerario a escoger. El desconocimiento de sus salidas laborales y de sus aplicaciones a la sociedad son factores de alto impacto en la toma de decisiones, en este caso de alumnos y alumnas.

Hedy Lamarr, Gladys West y tantas otras

La subrepresentación de la mujer entre el alumnado universitario tiene su fiel reflejo en el profesorado donde, por ejemplo, representan solo el 8% de los docentes que imparte clases de ingeniería

En este sentido, un estudio de Microsoft de 2018 ya revelaba que las chicas con modelos femeninos del ámbito tecnológico muestran un índice de interés en materias TIC que duplica al de aquellas que no conocen ejemplos similares. Concretamente, un 41% frente a un 26%. Este dato es muy significativo en la medida que esta influencia aumenta la confianza de las niñas en sus capacidades y habilidades técnicas y refleja una mayor comprensión sobre lo que significa trabajar en estas áreas de conocimiento.

Conocer a Radia Pearlman, considerada la madre de Internet, y las aportaciones de Gladys West en el desarrollo de los sistemas GPS, así como Hedy Lamarr, Grace Murray Hopper, Fran Allen y tantas otras mujeres que han jugado un papel decisivo en el sector tecnológico. Para las más jóvenes, conocerlas significa tener referentes femeninos y tenerlos puede marcar la diferencia entre desarrollar o no vocación tecnológica.

¿Cómo allanar el camino?

  • Visibilizar a las mujeres del ámbito tecnológico y proyectar referentes femeninos que ayuden a aumentar la confianza de las más jóvenes en sí mismas y en sus habilidades técnicas. Convertir a las mujeres TIC en la norma en lugar de la excepción y crear espacios de networking donde las mujeres sean las protagonistas a modo de catalizador para inspirar, sentar precedentes y crear comunidad.
  • Trabajar en un nuevo enfoque de la tecnología, mucho más cercano a las personas en general y a las mujeres en particular, e insistir en su utilidad social como agente de cambio. Promover una visión de la tecnología como motor de la transformación socioeconómica que vivimos y al profesional TIC como promotor de dicha transformación.
  • Poner en marcha actividades que despierten la curiosidad por la ciencia y la tecnología, así como mejorar su acceso a información de orientación académica y profesional. Hacer más atractiva la tecnología para las alumnas y familiarizarlas desde edades tempranas mediante el contacto con profesionales de la rama STEM. Iniciativas imprescindibles que deben ponerse en marcha desde escuelas, empresas y administraciones.

La innovación no se entiende sin diversidad. Así lo han demostrado muchos estudios que señalan una correlación entre las empresas más equitativos y las más competitivos. Así, romper la brecha de género que supone una alarmante perdida de talento tecnológico es una prioridad para el sector empresarial.

Los Scrum Masters, cada vez más buscados por las empresas

Una encuesta mundial elaborada por los portales Scrum.org y Age of Product arroja luz sobre las nuevas tendencias de los Scrum Masters.

Scrum es una metodología ágil de trabajo colaborativo que se caracteriza por adoptar una estrategia de desarrollo incremental e iterativa. Se trata de un modelo de referencia que define un conjunto de prácticas y roles, que tienen como objetivo aumentar el grado de implicación del empleado en el proyecto.

Para conseguir un equipo de alto rendimiento, es indispensable la figura del Scrum Master o Facilitador. Entre las funciones propias de su rol, se encuentra la de fortalecer las relaciones intraequipo, así como generar sinergias con el cliente o Product Owner.

De un tiempo a esta parte, el papel del Scrum Master ha crecido en popularidad. La condición innovadora de estos puestos de trabajo, hacen que todavía ahora hablemos de una salida profesional en proceso de consolidación.

A este aspecto, los portales Scrum.org y Age of Product han realizado un informe que arroja luz sobre algunas cuestiones relacionadas con este puesto de trabajo. El estudio está basado en encuestas realizadas a 2.100 hombres y mujeres de hasta 87 países diferentes. El objetivo principal es proveer a la comunidad Scrum Master y Agile de información útil para la toma de decisiones profesionales.

State of the Scrum Master

El informe analiza los factores indicativos de tendencias que pueden afectar al rol de Scrum Master, incluyendo no solo el salario sino también otras cuestiones como estudios, certificaciones, experiencia, número de proyectos y número de Scrum Teams involucrados.

En primer lugar, de todos los encuestados que afirman ser Scrum Masters, un 58% declaran haber participado en el proceso de transición ágil de una o más compañías. Estos resultados demuestran la importancia del papel del Facilitador en este tipo de transiciones, probablemente por su responsabilidad de evitar problemas y proteger al Scrum Team. 

Por otro lado, disponer de certificaciones adecuadas es una inversión valiosa desde una perspectiva profesional. El informe demuestra una relación entre el número de certificaciones ágiles y el salario. A mayor preparación, más altas son las nóminas. Según indican los resultados, un 83% de los encuestados tienen estudios directamente relacionados con el rol de Scrum Master mientras un 45% tienen más de una certificación. Las más ostentadas son: Professional Scrum Master I (PSM I), Certified Scrum Master (CSM) y Professional Scrum Product Owner I (PSPO I).

Antes de convertirse en Scrum Masters, un 31% de los participantes ostentaban la posición de Project Manager en sus respectivas compañías. Asimismo, el 25% eran Software Developers, un 9% Business Analyst y un 8% se dedicaban a tareas relacionadas con el Testing de Software y la Quality Assurance.

El porcentaje hombres-mujeres prácticamente se mantiene igual que en la encuesta de 2017. Los datos constatan que la presencia de mujeres continúa siendo inferior, en la muestra encontramos un 29% de mujeres frente a un 71% de hombres. Aun así, las perspectivas nos permiten ser optimistas. Entre las generaciones más jóvenes (30 años o menos) las mujeres ya superan en cantidad al número de hombres.

Las organizaciones ágiles

El crecimiento exponencial de los proyectos ágiles en las empresas queda reflejado en los resultados del informe. Existen dos indicadores altamente representativos: la experiencia profesional de los encuestados y la mediana de tiempo que llevan en la empresa. La gran mayoría ha estado en su compañía menos de seis años, cifra que asciende a un 77% de los trabajadores. Asimismo, el 78% de los participantes aseguran tener menos de cinco años de experiencia como Scrum Masters. En este sentido, podemos afirmar que se trata de un puesto de trabajo en auge, que ha experimentado su mayor crecimiento en los últimos años.

El 33% de los encuestados pertenece a empresas relacionadas con software e internet, mientras que un 16% trabaja en finanzas y seguros. Seguidos de cerca por otras opciones como consultorías, profesionales de servicios, ingeniería y tecnología.

En relación con el volumen de proyectos ágiles en las empresas, también encontramos algunos resultados reveladores. Como, por ejemplo, el hecho que un 50% de los trabajadores ya han participado en más de 10 proyectos de estas características.

Además, muchas organizaciones no utilizan una única metodología ágil. Scrum es una modelo que permite la incorporación de otras prácticas metodológicas. Las prácticas Kanban, por ejemplo, puede usarse para mejorar los procesos y el funcionamiento de los Scrum Teams. El uso de ambas metodologías es muy común dentro de la comunidad ágil. De hecho, un 81% de las empresas usan Scrum y Kanban juntos

Esto demuestra que las organizaciones están eligiendo los marcos que funcionan mejor para sus equipos, y con frecuencia agregando prácticas de la amplia variedad disponible para ayudar a definir sus procesos generales de trabajo.

El futuro del Scrum Master cada vez más cerca

Se deduce de los resultados que la tendencia está cambiando. La mayor parte de las organizaciones todavía se encuentran en proceso de implementación o en las primeras fases de su transición agile. Si tenemos en cuenta que solo un 10% de los participantes trabaja en compañías en una etapa avanzada, es justo afirmar que la demanda de Scrum Masters crecerá en un futuro no muy lejano.

Mujeres TIC: Atraer, educar y capacitar

El récord de participación en los Premis Dona TIC de este año 2019 nos recuerda, una vez más, la importancia de visibilizar el papel de la mujer en el sector de las TIC. Animar a las más jóvenes y fomentar iniciativas que atraigan nuevos perfiles tecnológicos debe convertirse en una de las principales estrategias para reducir la brecha de talento digital que vive el sector.

 

La urgencia se define en un dato: solo el 30% de los profesionales del sector de las TIC en Europa son mujeres. Y ante esta disyuntiva, los expertos insisten en la falta de referentes femeninos en los campos STEM (Science, Technology, Engineering and Mathematics) como uno de los factores de mayor repercusión. 

En este sentido, el pasado 8 de octubre, una sala repleta sirvió como escenario de debate para que las mujeres del sector TIC pusieran el foco en la necesidad de seguir avanzando en la igualdad de género del sector tecnológico español y en la creación de un contexto que favorezca el interés de las niñas por la ciencia y la tecnología. En el marco de los Premis Dona TIC, más de cien candidatas optaron a los 11 premios que se otorgaron en esta quinta edición de la gala, que como cada año batió récord de participación.

En el acto se hizo especial énfasis en el hecho que una mayor presencia de mujeres podría ayudar a resolver algunas de las principales problemáticas del sector de las TIC, como es el caso de la brecha de talento digital.

Las mujeres TIC y la brecha de talento digital

Hace un tiempo ya que las predicciones apuntan a que en 2020 habrá unas 900.000 vacantes en el sector de las TIC internacional y que, en 2025, esta cifra no habrá hecho más que crecer. De hecho, en un contexto en el que la falta de profesionales cualificados ya es el primer problema del sector TIC, los expertos también coinciden en que la necesidad del ecosistema digital de cubrir la demanda de profesionales podría solucionarse con la reducción de la brecha de género.

Este panorama, sumado a las buenas perspectivas económicas que ofrece el sector, debería ser el detonador de nuevas políticas educativas, públicas y empresariales, que tengan como objetivo aumentar la presencia de la mujer en el sector de las TIC. Y para lograrlo, es imprescindible que divulguemos el papel y el talento de las mujeres que ya forman parte del ámbito tecnológico y que presentemos referentes a las más jóvenes para que se interesen por las vocaciones STEM.

mujeres-tic

Iniciativas que allanan el camino

Para revertir esta situación, la prioridad se encuentra en proyectos, iniciativas y eventos que contribuyan a atraer, educar y capacitar, así como visibilizar a las mujeres TIC tanto a nivel nacional y europeo como internacional. 

En España y en el mundo, están apareciendo cada vez más iniciativas en esta dirección:

  • DG Connect: se trata de una Dirección General de la Comisión Europea que, entre sus múltiples responsabilidades, figura la promoción de las vocaciones STEM y las competencias TIC entre las mujeres europeas, así como el impulso de la presencia femenina en sectores como el de la innovación y el desarrollo.
  • MujeresTech: iniciativa que busca aumentar la presencia femenina en el sector digital a través de un programa de formación dirigido a mujeres de todas las edades. Ofrecen talleres, eventos, networkings y una bolsa de trabajo, con el objetivo de acercar las nuevas tecnologías a las mujeres.
  • Women Techmakers: el programa Women Techmakers de Google quiere visibilizar, empoderar y crear sinergias entre la comunidad de mujeres TIC. Des de 2014, y con motivo del Día Internacional de la Mujer, se promueven diferentes actividades en todo el mundo con este mismo objetivo.
  • Women in Mobile: paralelamente al Mobile World Congress, se organizan diversos eventos y talleres que se centran en la creación de espacios de networking donde las mujeres son las únicas protagonistas. Funciona a modo de catalizador para inspirar a otras mujeres, sentar precedentes y crear comunidad.
  • STEM Talent Girl: proyecto de mentorización para el desarrollo del talento STEM entre las más jóvenes. Se basa en el esfuerzo por fomentar vocaciones cientificotecnologicas y, así, empoderar a la próxima generación de mujeres.
  • W Startup Community: se trata de una organización independiente sin ánimo de lucro que brinda visibilidad e impulsa el ecosistema femenino del sector tecnológico. En términos generales, promueve el emprendimiento digital de las mujeres y persigue la creación de una comunidad española que sea referente mundial en esta cuestión, trasladando al mundo casos de éxito y el testimonio de profesionales que han creado y lideran startups de éxito.
  • European Network for Women in Digital: la iniciativa versa sobre la necesidad de promover una mayor participación de las mujeres de la Unión Europea en estudios tecnológicos y digitales. Sus principales objetivos son: ampliar el esfuerzo para acabar con la brecha digital de género, promover las mujeres digitales convirtiéndolas en la norma en lugar de la excepción, y dar apoyo a otros proyectos, eventos, redes y medios relacionados con la mujer en el sector tecnológico.

Instaurar una Cultura Digital, el nuevo reto de las empresas

Si bien la transformación digital aporta numerosos beneficios a las organizaciones, existen también desafíos que afectan a su estrategia, sus procesos y sus recursos. Por este motivo, en la definición del proceso de transformación digital de una empresa, uno de los pilares básicos es la instauración de una cultura digital.

 

En la lucha por no quedar obsoletas, organizaciones de todo el mundo están experimentando un proceso de transformación digital, que tiene que ver con la integración de la tecnología en todas las áreas de negocio de una empresa, cambiando fundamentalmente la forma en que opera y brinda valor a sus clientes.

En este sentido, cabe destacar que la tecnología por sí sola no logra la transformación digital, sino que su éxito necesita de la conjunción de tres factores: personas, procesos y tecnología. Así, y en lo que a personas se refiere, instaurar una cultura digital transversal en todos los departamentos es, indiscutiblemente, uno de los principales desafíos de la transformación digital. Para conseguirlo, las organizaciones deben asumir el reto de instaurarla desde los cimientos, incorporando lo digital en el día a día para que el cambio sea asumido por todos los empleados.

Be digital, not do digital

Existe una nueva tendencia, cada vez más arraigada en las empresas que están rediseñando su forma de trabajar para adaptarse a esta nueva realidad, que es disponer de un departamento, o en su defecto, diversos perfiles especializados en Transformación Digital.

Estos profesionales, como expertos en personas y transversalidad, juegan un rol clave a la hora de impulsar el cambio de un modo tanto progresivo como efectivo.

Ellos deben ser capaces de utilizar los recursos tecnológicos de forma eficaz, para luego poder hacerlo extensible a toda la plantilla, impulsando la innovación y reforzando valores como la confianza, la colaboración y la transparencia. La adopción de una cultura digital aumentará la productividad, fomentará la motivación y el trabajo en equipo, mejorará la comunicación interna e incrementará el compromiso del empleado con la empresa.

 

cultura-digital-en-las-empresas

 

Las 5 reglas de oro para cimentar la cultura digital 

1. Asumir el rol estratégico del departamento

Los profesionales de Transformación Digital deben asumir el papel de promotores del cambio interno para asegurar que la compañía pueda responder de forma eficaz y adecuada a los cambiantes retos a los que se enfrenta en la era digital. Es decir, apoyar el negocio adaptando las personas y los procesos a los nuevos entornos y estrategias digitales de la empresa. Al redefinir la misión del departamento, los profesionales deberán centrarse en la incorporación de lo digital en el ADN de la organización, impulsando el cambio cultural y de mentalidad de sus empleados.

2. Preocuparse por la experiencia del empleado

El lugar de trabajo es una representación tangible de la cultura de la empresa, de manera que es imprescindible para cimentar la llamada cultura digital. La experiencia del empleado gira alrededor del entorno tecnológico, del entorno físico y del entorno cultural. Abarca la satisfacción y el compromiso de los empleados con el negocio, convirtiéndose estos en los indicadores más importantes para medir su felicidad. Construir un lugar de trabajo moderno y centrado en los empleados es crucial para conseguir el mejor entorno laboral, y lograr tener unos empleados cada vez más motivados y orgullosos de su empresa.

3. Innovar en la adquisición, retención y desarrollo de talento

El siguiente paso es poner en marcha acciones o programas adecuados para incorporar nuevos profesionales, de la mano del departamento de Recursos Humanos y capacitar a aquellos que ya trabajan en la compañía, reorientándolos hacia los puestos de trabajo del futuro. 

Asimismo, experimentar con nuevas herramientas y construir una experiencia convincente para los empleados son algunos de los principales retos a los que se enfrentan estos profesionales. En este sentido, una nueva generación de soluciones está apareciendo en el mercado, muchas de ellas basadas en aplicaciones móviles, IA y con experiencias similares a las de los consumidores.

cultura-digital-en-las-empresas
4. Medir los resultados

Tener una visión actualizada sobre todas las acciones que se llevan a cabo desde el departamento es indispensable para tomar decisiones con conocimiento de causa. Utilizar herramientas para saber si la estrategia escogida es la más adecuada y se centra en los objetivos definidos en las primeras fases del proceso. Así pues, el seguimiento constante permite reajustar las acciones llevadas a cabo por estos profesionales. Medir, analizar y visualizar mejor las oportunidades nos permite reducir riesgos, resolver aspectos complejos y cambiantes del negocio, planificar y tomar decisiones adecuadas.

5. Estar al día de las tendencias

La transformación digital tiene un punto de partida, pero no tiene un final. Los profesionales de Transformación Digital deberán estar siempre atentos a la aparición de nuevas herramientas, nuevas formas de organización, nuevas metodologías de trabajo, etc. Digitalización también significa adaptación constante al cambio permanente que vive la sociedad y, en el ámbito empresarial, conseguir equipos comprometidos y un liderazgo flexible, horizontal y cercano, son los principales factores de influencia.

Los profesionales de Transformación Digital que apuesten por la renovación constante, las nuevas tecnologías y que inviertan en formas de trabajar innovadoras, estarán fuertemente posicionados para tener un gran impacto en el proceso de transformación digital de las organizaciones.

 

El desarrollo digital de las mujeres españolas supera la media europea

España ocupa la novena posición y se mantiene en el grupo de países con nivel medio alto del ranking de Desarrollo Digital de la Mujer. Así lo demuestran los datos difundidos por el ONTSI en el balance de este año 2019.

 

El Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la SI (ONTSI) publica una nueva edición del indicador “Women in Digital Scoreboard” de la Comisión Europea, que tiene el objetivo de analizar el grado de desarrollo digital de la mujer en sus Estados miembros. En un contexto donde la desigualdad todavía es una tarea pendiente, realizar un seguimiento de la situación de la mujer en lo que respecta a la transformación digital de sus actividades, es esencial para identificar aquellas áreas que cada Estado debe mejorar.

España se mantiene en la novena posición

El reciente informe, basado en datos actualizados, expone una visión completa de la situación de las mujeres españolas en el ámbito tecnológico y refleja un ligero incremento nacional en comparación con la puntuación de el pasado año. Así, en 2019 España se sitúa entre los 10 primeros países europeos en materia de desarrollo digital de la mujer con una puntuación de 52,7, superando la media de la UE que se encuentra en el 50,0.

Según la Comisión Europea, Finlandia, Suecia, Luxemburgo y Dinamarca encabezan el ranking de desarrollo, seguidos bien de cerca por el Reino Unido, Países Bajos y Estonia. Es en el liderazgo del grupo de países denominados de nivel medio alto, donde encontramos a Francia y España que pese a manifestar una mejora continuada en materia de género, todavía no han alcanzado la puntuación necesaria para pertenecer al grupo de países líderes.

El informe, que recaba datos de todo el año 2018, se estructura en tres dimensiones: uso de Internet, habilidades en el uso de Internet y empleo TIC. En este sentido, España obtiene su mejor resultado en el uso de Internet donde alcanza la octava posición del ranking. Por otro lado, se sitúa en el décimo lugar en materia de empleo TIC y en el puesto 16 respecto a habilidades en el uso de Internet.

Destacan, por los buenos resultados nacionales, la utilización de Internet para cursos de formación online, donde España alcanza la tercera posición, y el sexto lugar en participación política y social (consultas y votaciones). Sin embargo, los datos revelan que las mujeres españolas están entre las que menos usan la banca on-line, de manera que existe un amplio porcentaje de mejora en esta cuestión.

Diferencias en clave de género

El informe europeo demuestra que la rápida transición digital que hemos experimentado en los últimos años y el enorme impacto social de las nuevas tecnologías afecta de diferente forma a hombres y mujeres.

 

La mayor distancia entre hombres y mujeres se encuentra en el uso de la banca on-line para la realización de gestiones cotidianas como pueden ser transacciones o pagos de recibos, siendo la diferencia de 4 puntos porcentuales entre ambos sexos. Distinto es el caso de la participación política y social, donde las mujeres españolas superan en 4 décimas a los hombres. Así, y a diferencia del caso español, a nivel europeo la balanza se decanta hacia los hombres en todas las actividades analizadas y relacionadas con el uso de Internet.

Respecto a las habilidades TIC básicas, los indicadores sitúan a España en una posición medio baja (puesto 17), así como en lo que respecta a las habilidades básicas en el uso de software (puesto 17). En todos los indicadores analizados sobre habilidades de Internet, la distancia entre sexos se decanta hacia mayores competencias por parte de los hombres, tanto en España como en el resto de Europa.

Mientras la media de la UE sobre empleo TIC se encuentra en 43,9 puntos, en España asciende hasta el 46,4. Los buenos resultados en materia de empleo se debe a las buenas prácticas de España en lo que respecta a la brecha salarial de género de especialistas TIC, que pone a España en la sexta posición entre los países con menor desigualdad salarial. A pesar de necesitar un mayor esfuerzo en materia de género en el ámbito laboral, es destacable el hecho de que España se encuentra por debajo de la media europea.

Por el contrario, existen otros indicadores que lastran la posición española. Es el caso del indicador relativo a especialistas TIC, donde España se sitúa entre los países con un nivel medio bajo (puesto 18). Lo mismo sucede con el porcentaje de grados STEM (Science, Technology, Engineering and Mathematics), ya que la doceava posición refleja una urgente necesidad de fomentar la vocación científico-tecnológica entre las más jóvenes. Asimismo, es en este punto donde encontramos la diferencia más grande del informe entre hombres y mujeres. Concretamente, se trata de una distancia entre sexos de 17 puntos porcentuales en materia de graduados STEM.

 

El papel de TI como catalizador de la empresa

En el camino hacia la digitalización, las organizaciones de todo el mundo compiten para satisfacer las cambiantes necesidades de los consumidores y mantenerse a la vanguardia del mercado. Mientras el 97% de las organizaciones está adoptando iniciativas relativas a la transformación digital, los retos de integración están obstaculizando dichos esfuerzos en el 85% de los casos.

Son datos del reciente informe Connectivity Benchmark Report 2019, publicado por MuleSoft, que ha entrevistado a 650 responsables de TI de todo el mundo. La principal conclusión del estudio revela que la transformación digital, que comenzó como una iniciativa TI, se ha convertido en una carga para toda la empresa con un único objetivo: mejorar la experiencia del cliente.

De hecho, el 92% de los encuestados afirma que la integración de su empresa debe ir más allá de TI para abarcar un amplio abanico de funciones empresariales. La responsabilidad del departamento ha aumentado, en la medida que debe dar soporte a todas las líneas de negocio, convirtiéndose en un catalizador de la empresa. En este sentido, los datos son reveladores:

– En el 69% de los casos, el departamento TI destina la mayor parte del tiempo a asegurar la continuidad y el buen funcionamiento de la empresa, en lugar de centrarse en la innovación.

-El 84% de los encuestados asegura que los problemas de integración están retrasando el progreso de la transformación digital. Concretamente, los silos de datos suponen un reto empresarial para el 83%.

-Un 59% de los responsables de TI señala que, a causa de la infraestructura heredada, es complicado introducir nuevas tecnologías como IA, IoT o Big Data.

Los líderes de TI ante nuevos desafíos

Para hacer frente a los nuevos retos, los equipos de TI están optando por iniciativas que van des de la contratación de nuevos talentos hasta la adopción de metodologías DevOps, pasando por el aprovechamiento de componentes de software ya utilizados y la contratación de servicios de outsourcing.

¿Qué están haciendo los equipos de TI en su organización para aumentar la eficiencia?

Con el objetivo de satisfacer sus crecientes necesidades, más de la mitad de los responsables de TI están contemplando la posibilidad de captar más talento y de tercerizar susrespectivos proyectos tecnológicos. Si bien se trata de dos opciones antagónicas, también son las soluciones más comunes.

Asimismo, el éxito de la reutilización de componentes de software se debe a su capacidad por agilizar la entrega. Las organizaciones aprovechan código de anteriores proyectos para futuros trabajos. Según el informe de este año, cada vez son más las empresas que optan por esta práctica que ya es común, en menor o mayor grado, en casi la totalidad de las organizaciones encuestadas.

En esta carrera por aumentar la productividad y mejorar la eficiencia de los procesos de desarrollo y despliegue de software, la implantación de la metodología DevOps supone una ayuda complementaria. Pero DevOps por si solo no satisface la creciente demanda de los clientes.

APIs

Parece indiscutible que el uso de interfaces de programación de aplicaciones (APIs) sigue en aumento, tal como podemos comprobar en las revistas especializadas que incluso hablan de la economía de las API. Para que las organizaciones innoven a la velocidad de los líderes del mercado, es fundamental descubrir, conectar y reutilizar los activos de software utilizando API. Al crear recursos reutilizables, las TI permiten a la empresa ampliar la velocidad y capacidad global de entrega.

Según el informe publicado recientemente, 9 de cada 10 encuestados de organizaciones que poseen API públicas y/o privadas, reportan una mayor productividad y una reducción de costes operativos, entre otros beneficios.

¿Qué beneficios empresariales ha obtenido tu empresa al implementar una API?

A pesar de ello, en 2019 solo el 36% de los líderes de TI afirman que sus organizaciones ofrecen una experiencia de cliente completamente conectada. Una cifra que hace patente que todavía queda un largo camino por recorrer. 

Metodologías Ágiles, más allá del desarrollo de software

De un tiempo a esta parte la tecnología no solo ha revolucionado nuestra forma de relacionarnos, sino también nuestra manera de trabajar. Gestionar proyectos en el entorno laboral se ha vuelto más complejo a consecuencia de tecnologías que permiten la dispersión de equipos de trabajo en diferentes continentes. Es en este entorno tan cambiante donde ubicamos las Metodologías Ágiles (Agile Methodologies) de gestión del trabajo.

Seguir con los modelos tradicionales de gestión del trabajo en un entorno como el actual no garantiza resultados óptimos. Es por este motivo que las denominadas metodologías ágiles, nacidas en el entorno de la ingeniería de software y basadas en una concepción iterativa e incremental del desarrollo de proyectos, se han comenzado a implementar en empresas de todos los sectores, a consecuencia de sus numerosos beneficios. Pero ¿de qué tratan?

En el año 2001, los CEOs de las principales empresas de software crearon el “Manifiesto Agile”, poniendo en común las mejores prácticas de cada compañía para crearlo. Su dinámica es la siguiente: al contrario de lo que suele suceder en la mayoría de los entornos laborales, en el que los empleados organizan su tiempo en base a diferentes proyectos que deben compaginar (multitasking), las agile methodologies plantean proyectos únicos al trabajador y plazos de entrega muy cortos, de manera que el grado de implicación y atención del empleado aumenta exponencialmente, así como la dedicación para con el proyecto. Se organizan diferentes grupos de trabajadores por proyectos, en los que el cliente se implica desde el primer momento, siendo partícipe de los avances de éste y aportando feedback en todas las etapas de su desarrollo. El objetivo es ofrecer al cliente entregas continuas y más productivas, contando siempre con su opinión.

Metodologías Ágiles para desarrollo de software más conocidas

Dependiendo de las necesidades de cada proyecto, cada una de las metodologías ágiles satisfacen unos objetivos, poniendo el foco en diferentes factores. Encontramos diferentes metodologías ágiles:

KANBAN 

Originaria en Japón, aunque popularizada en EEUU en el ámbito de la gestión de proyectos en empresas tecnológicas. Este método pone su foco en la flexibilidad y simplicidad en la comunicación de los miembros del equipo de trabajo, basándose en la idea de publicaciones constantes. El trabajo es supervisado mediante un tablero de kanban que muestra el estado del proyecto a través de columnas y carriles. Kanban consta de cuatro pilares importantes: las publicaciones constantes, los límites del trabajo en curso, la lista de trabajo y las columnas o carriles. El principal objetivo de este método es entregar el proyecto en el plazo acordado, favoreciendo siempre la comunicación dentro del equipo y con el cliente.

metodologia-kanbanSCRUM

Nacida en Japón de la mano de grandes marcas como Honda o Epson, esta metodología se basa en entregas parciales y regulares del producto al cliente, para favorecer así un entendimiento completo de los objetivos y las expectativas de éste para con el proyecto.El diseño de productos se realiza en una serie de iteraciones de longitud fija. Scrum cuenta con cuatro pilares: la planificación de sprints (listas de trabajo por hacer), los stand ups (también llamadas scrums diarios, minirreuniones en las que el equipo trata una lista rápida de las tareas ya realizadas así como los próximos pasos que hay que seguir), y las retrospectivas (anàlisis del trabajo ya presentado).

metodologia-scrum DSDM

Es un método que provee un framework para el desarrollo ágil de software. Del mismo modo que las metodologías citadas anteriormente, se apoya en la implicación continua del usuario en un desarrollo iterativo y creciente que sea sensible a los requerimientos cambiantes, para desarrollar un sistema que reúna las necesidades de la empresa en tiempo y presupuesto.

dsdm-consortium 

Metodologías Ágiles aplicadas a otros sectores

Las metodologías ágiles se enfocan en crear entornos laborales más colaborativos, permitiendo la mejora continua de los proyectos y persiguiendo la mayor calidad en la entrega. La comprobación constante de la idoneidad del proyecto es clave para este modelo de gestión, en el que la calidad se antepone a la producción masiva, y el valor añadido lo aportan las personas.

Es por ello que un gran numero de empresas no pertenecientes al sector del desarrollo software, han empezado a gestionarse bajo el paraguas de estas metodologías, obteniendo resultados más satisfactorios.

Empresas nacionales e internacionales ya aplican estas metodologías en su modelo de gestión. Ejemplo de ello son, Zara; que apuesta por enfocarse en las necesidades del cliente a la hora de producir, Apple; que se enorgullece de crear todos sus productos en un ambiente laboral totalmente colaborativo en el que el trabajador es libre de expresar su opinión o Facebook; que organiza a sus trabajadores en grupos dinámicos con reuniones semanales para conocer el estado de los proyectos que llevan a cabo. Gracias a ello, estas empresas obtienen mejores resultados y beneficios.

Steve Jobs – Si quieres contratar a grandes talentos y quieres que se queden contigo, debes dejarles tomar muchas decisiones y tu debes dejarte guiar por las ideas, no por la jerarquía. De otra manera la gente no se quedaría en tu empresa.

Principales Beneficios de las Metodologías Ágiles aplicadas a empresa

  • Aumento de la satisfacción del cliente: La implicación del cliente en cada etapa de proyecto / producto garantiza una mayor satisfacción de éste. Contar con su opinión evita errores o malentendidos, ya que el cliente está informado en todo momento de su estado, pudiendo plantear modificaciones, eliminar características o sugerir mejoras del mismo.
  • Mejora de la implicación del trabajador: Centrarse en un solo proyecto evita la dispersión y aumenta la motivación del empleado. Los miembros del equipo trabajan conjuntamente, pactando y acordando ideas, fomentando así el teambuilding.
  • Ahorro de costes y tiempo: La metodología ágil permite trabajar de manera más eficiente, ya que los períodos de entrega son más cortos. Los presupuestos se tienen en cuenta desde la fase de planificación. Además, se fomentan las entregas parciales del proyecto, pudiendo contar en menor tiempo con una versión funcional de éste.
  • Modificación rápida de errores: Gracias a las entregas parciales (centradas en entregar en primer lugar aquellas funcionalidades que en verdad aportan valor) y a la implicación del cliente será posible eliminar aquellas características innecesarias del producto.

Como podemos comprobar, las metodologías ágiles apuestan por el trabajo en equipo y la colaboración, con el fin de obtener el mejor resultado posible. Bascular hacia la integración de este tipo de metodologías en el modelo de trabajo de una empresa supone la implicación de todos los trabajadores y requiere un cambio de mentalidad en el seno de las organizaciones, pasando de la individualismo a la colaboración.

¿Cómo revertir la brecha de talento digital?

En 2020 Europa necesitará un millón de profesionales digitales. El mercado laboral global está cambiando y, en este contexto, el sector de las TIC ofrece altas tasas de empleabilidad y puestos de trabajo de calidad. ¿Cómo deben afrontar esta situación los profesionales del sector?

En todo el mundo la transformación digital de la economía está incrementando la demanda de profesionales del ámbito tecnológico. Cada vez más las empresas solicitan empleados con dominio de nuevas tecnologías, principalmente aquellas relacionadas con la Industria 4.0.

En Europa, la brecha entre oferta y demanda de talento digital crece año tras año. Son datos del estudio Digital Talent Overview 2019, que insiste en la falta de candidatos preparados para un sector exigente y en constante desarrollo.

demanda-talento-digital

¿Cómo revertir la brecha de talento digital?

En 2018 España se ha convertido en la tercera destinación más popular del ecosistema digital europeo, después de Reino Unido y Alemania. En este contexto, la ciudad de Barcelona destaca por su capacidad para atraer talento.

El informe destaca que la publicación de ofertas de trabajo digitales en Barcelona ha aumentado un 40% en relación con el mismo período del año anterior. Pero lejos del 40% de la demanda, el talento digital ha crecido menos del 8%. La oportunidad está en la oferta digital. El empleo del futuro se encuentra en el sector de las TIC y es importante focalizar todos nuestros esfuerzos en esta dirección. Pero ¿cómo podemos revertir la situación? 

Fomentar la formación del talento no digital. Realizar campañas que hagan hincapié en las oportunidades que ofrecen las habilidades digitales. Es importante que los trabajadores se den cuenta de la necesidad de adquirir conocimiento tecnológico para mejorar su futuro. Asimismo, las compañías deberán asumir el liderazgo en la creación de programas de formación para sus empleados.

Atraer talento internacional. Del mismo modo que sucede con la captación de inversión internacional, es de vital importancia promover actividades proactivas y adoptar nuevas medidas que faciliten la importación de talento extranjero. Algunos países ya han tomado cartas en el asunto con iniciativas tan efectivas como la Tech Visa.

Formación flexible acorde a los requerimientos del mercado. Adaptar la oferta educativa a las cambiantes necesidades del mercado. Fomentar la colaboración entre ambos actores es fundamental para conseguir nuevos profesionales altamente cualificados.

Promover el interés por la tecnología entre los más jóvenes con el propósito de aumentar el número de alumnos que optan por carreras del sector TIC. En especial promover la vocación entre las mujeres, ya que en Europa solo representan el 17% del sector TIC.

Uso de nuevas tecnologías. Las estrategias para dar impulso al talento digital deben estar respaldadas por tecnologías como el Big Data. Es importante aprovechar sus posibilidades, ya que permiten el análisis de mercado a tiempo real y pueden anticipar las tendencias del sector.

Las tecnologías más populares en 2022

Entre los datos más reveladores del informe, cabe destacar que el 65% de niños y niñas europeos tendrán trabajos que todavía no existen. En este sentido, los sectores que experimentarán un mayor crecimiento entre 2018 y 2022 serán aquellos que se vean directamente afectados por el progreso tecnológico y la automatización de procesos. Mientras tanto, algunos expertos señalan la Inteligencia Artificial como principal motor de la próxima revolución tecnológica.

Pronóstico de empresas que en 2022 habrá implementado nuevas tecnologías
tendencias-tecnologicasFuente: Digital Talent Overview 2019

Como consecuencia, el boom que protagonizaran las nuevas tecnologías incrementará exponencialmente la demanda de especialistas. Analistas de datos, ingenieros de Blockchain, desarrolladores de software o expertos en machine learning, AI, ciberseguridad y robótica, serán algunos de los perfiles más demandados. Asimismo, las compañías pedirán un número creciente de empleados con dominio de Agile y Scrum como métodos flexibles de desarrollo y gestión de proyectos digitales.

Además, el informe advierte que las nuevas tecnologías y la incorporación de máquinas en el entorno de trabajo cambiarán las habilidades más valoradas por los profesionales. Creatividad, pensamiento crítico, capacidad para la resolución de problemas e inteligencia emocional, serán algunas de las soft skills más cotizadas del futuro.