En el camino hacia la digitalización, las organizaciones de todo el mundo compiten para satisfacer las cambiantes necesidades de los consumidores y mantenerse a la vanguardia del mercado. Mientras el 97% de las organizaciones está adoptando iniciativas relativas a la transformación digital, los retos de integración están obstaculizando dichos esfuerzos en el 85% de los casos.

Son datos del reciente informe Connectivity Benchmark Report 2019, publicado por MuleSoft, que ha entrevistado a 650 responsables de TI de todo el mundo. La principal conclusión del estudio revela que la transformación digital, que comenzó como una iniciativa TI, se ha convertido en una carga para toda la empresa con un único objetivo: mejorar la experiencia del cliente.

De hecho, el 92% de los encuestados afirma que la integración de su empresa debe ir más allá de TI para abarcar un amplio abanico de funciones empresariales. La responsabilidad del departamento ha aumentado, en la medida que debe dar soporte a todas las líneas de negocio, convirtiéndose en un catalizador de la empresa. En este sentido, los datos son reveladores:

– En el 69% de los casos, el departamento TI destina la mayor parte del tiempo a asegurar la continuidad y el buen funcionamiento de la empresa, en lugar de centrarse en la innovación.

-El 84% de los encuestados asegura que los problemas de integración están retrasando el progreso de la transformación digital. Concretamente, los silos de datos suponen un reto empresarial para el 83%.

-Un 59% de los responsables de TI señala que, a causa de la infraestructura heredada, es complicado introducir nuevas tecnologías como IA, IoT o Big Data.

Los líderes de TI ante nuevos desafíos

Para hacer frente a los nuevos retos, los equipos de TI están optando por iniciativas que van des de la contratación de nuevos talentos hasta la adopción de metodologías DevOps, pasando por el aprovechamiento de componentes de software ya utilizados y la contratación de servicios de outsourcing.

¿Qué están haciendo los equipos de TI en su organización para aumentar la eficiencia?

 

 

Con el objetivo de satisfacer sus crecientes necesidades, más de la mitad de los responsables de TI están contemplando la posibilidad de captar más talento y de tercerizar sus respectivos proyectos tecnológicos. Si bien se trata de dos opciones antagónicas, también son las soluciones más comunes.

Asimismo, el éxito de la reutilización de componentes de software se debe a su capacidad por agilizar la entrega. Las organizaciones aprovechan código de anteriores proyectos para futuros trabajos. Según el informe de este año, cada vez son más las empresas que optan por esta práctica que ya es común, en menor o mayor grado, en casi la totalidad de las organizaciones encuestadas.

En esta carrera por aumentar la productividad y mejorar la eficiencia de los procesos de desarrollo y despliegue de software, la implantación de la metodología DevOps supone una ayuda complementaria. Pero DevOps por si solo no satisface la creciente demanda de los clientes.

APIs

Parece indiscutible que el uso de interfaces de programación de aplicaciones (APIs) sigue en aumento, tal como podemos comprobar en las revistas especializadas que incluso hablan de la economía de las API. Para que las organizaciones innoven a la velocidad de los líderes del mercado, es fundamental descubrir, conectar y reutilizar los activos de software utilizando API. Al crear recursos reutilizables, las TI permiten a la empresa ampliar la velocidad y capacidad global de entrega.

Según el informe publicado recientemente, 9 de cada 10 encuestados de organizaciones que poseen API públicas y/o privadas, reportan una mayor productividad y una reducción de costes operativos, entre otros beneficios.

¿Qué beneficios empresariales ha obtenido tu empresa al implementar una API?

 

 A pesar de ello, en 2019 solo el 36% de los líderes de TI afirman que sus organizaciones ofrecen una experiencia de cliente completamente conectada. Una cifra que hace patente que todavía queda un largo camino por recorrer.