Skip to Content

COVID-19: ¿Qué hemos aprendido sobre Transformación Digital?

Hay que reinventarse. Así lo requieren los tiempos que vienen. La crisis que atravesamos está poniendo a prueba la rentabilidad de muchas empresas. Pero de los peores momentos también nacen nuevas oportunidades y la COVID-19 nos ha abierto los ojos a los problemas más habituales de las organizaciones. Así es como la resiliencia ha demostrados ser el talón de Aquiles de muchas empresas.

 

Este impredecible 2020 dejará tras de sí grandes lecciones sobre competitividad, flexibilidad y agilidad que nos ayudarán a estar mejor preparados en el futuro. Esta es una oportunidad para que muchas empresas desarrollen aquellas capacidades en las que desasearían haber invertido antes: digitalizarse, automatizar procesos, estar en el cloud, flexibilizar el entorno de trabajo y usar los datos de forma segura. Porque adaptarse a la nueva realidad significa aprender de los errores del pasado.

La Transformación Digital como proceso y no como objetivo

El concepto de Transformación Digital ha estado en el centro del debate desde que a principios de año empezaron a diagnosticarse los primeros casos de COVID-19 en Europa.

La tantas veces repetida Transformación Digital no es una tendencia, sino una realidad tangible y presente en nuestro día a día; una realidad que, además, seguirá inexorablemente hacia delante, favorecida por una población cada vez más acostumbrada a la tecnología e impulsada, no solo por el aprendizaje de la Covid-19, sino también por nuevas generaciones que ya han crecido en la era de la digitalización.

Los procesos de Transformación Digital se apoyan en la tecnología, la utilizan como palanca de cambio, pero no se basan únicamente en su implantación. Un verdadero proceso de Transformación Digital es aquel que implica una redefinición de los modelos de negocio, de los procesos y de la cultura organizativa; un proceso de adaptación constante que se apoya en la tecnología, pero bebe de actitudes dispuestas al cambio y de la capacidad de salir de la zona de confort.

Debemos, pues, ser conscientes de que la tecnología evoluciona constantemente y tener siempre presente que la Transformación tiene que convivir con la actividad normal de las organizaciones, que demandan resultados inmediatos.

Nos encontramos en un punto de inflexión. La clave para subirnos a la cresta de la ola no es otra que empezar a habilitar las soluciones y tecnologías que impulsarán nuevas formas de trabajo más eficientes, eficaces, productivas y colaborativas, sin olvidar que el verdadero potencial de la tecnología solo sale a luz cuando los usuarios la abrazan, la adoptan y la interiorizan.

Hiperautomatización

Una de las principales tendencias que nos trae el próximo año es la hiperautomatización. IA, Machine Learning, RPA o automatización de procesos y decisiones. Con la ayuda de diversas tecnologías y herramientas, la hiperautomatización busca el modo de convertir procesos empresariales complejos en versiones automáticas que no necesitan ser supervisadas y potencian la calidad de los resultados. Es decir, mediante una evaluación analítica, se extraen datos e información crítica para detectar dónde se pueden reducir los puntos de contacto con humanos.

El desarrollo de las habilidades de la RPA y la IA crea los llamados trabajadores digitales inteligentes. Estos trabajadores pueden conectar diversas aplicaciones empresariales, operar con diferentes tipos de datos, analizarlos, tomar decisiones, y descubrir nuevas oportunidades de automatización. En definitiva, las ventajas más inmediatas son:

  • Acelerar la identificación y automatización de tareas.
  • Eliminar cuellos de botella en aplicaciones e infraestructuras.
  • Liberar los recursos humanos de tareas rutinarias y repetitivas para que se centren en tareas más complejas e inviertan más tiempo en actividades de valor añadido.
  • Optimizar la gestión del departamento de IT, aumentar el rendimiento y reducir la inversión.
  • Impactar en los procesos operativos, comerciales y estratégicos de la empresa.

Migración y optimización de la nube

La flexibilidad y la escalabilidad que proporcionan las soluciones cloud son ahora más que nunca bienes muy preciados. Las organizaciones que han sido flexibles se han adaptado mejor y más rápidamente a una demanda que antes no tenían. La COVID-19 ha sido la prueba de fuego y el resultado: la certeza de que la nueva realidad requiere infraestructuras todavía más flexibles, más eficientes y mejor gobernadas.

Ante esta encrucijada, los servicios y soluciones basados en la nube ofrecen un amplio abanico de posibilidades. Escalabilidad, flexibilidad, time-to-market y pago por uso; estas son las principales razones que explican el “boom” que ha sufrido el cloud en este turbulento año. Migrar al cloud significa acceder a servicios desde cualquier lugar, en cualquier momento y desde prácticamente cualquier dispositivo.

Hasta el momento, la nube híbrida había encabezado los primeros puestos, siendo una opción muy popular para aquellos que ambicionaban tener lo mejor del cloud público y del privado. Con todo, la gestión multicloud, compuesta por más de un servicio de nube que es proporcionado por al menos dos proveedores de nube pública o privada, poco a poco le está ganando terreno. El multicloud permite aprovechar las virtudes de cada proveedor, construir la solución perfecta, personalizando su capacidad en cualquier momento, y ajustar el presupuesto al máximo.

Microservicios y contenedores

El desarrollo del cloud ha sacado a colación desafíos que están siendo remediados con nuevas e innovadoras soluciones. Es el caso de la arquitectura de microservicios que ofrece un nuevo enfoque de desarrollo de software basado en la potenciación de la autonomía de cada servicio, de manera que puedan ser mantenidos, ejecutados y distribuidos de forma totalmente independiente.

Así, mientras las aplicaciones tradicionales se escalan y ejecutan en bloque, los microservicios pueden hacerlo horizontalmente y de forma aislada. Esto significa que su naturaleza autónoma permite, por ejemplo, escalar un área funcional concreta para dar respuesta a un repentino incremento de la demanda de un servicio o evitar que un fallo se propague.

Otra solución que ha ganado mucho protagonismo recientemente es la generación de servicios en contenedores. Empleando esta solución es posible trasladar un servicio entre diferentes proveedores en el menor tiempo y sin complicaciones, ya que los contenedores reúnen todos aquellos recursos necesarios para que el servicio sea ejecutado con éxito, fomentando su ligereza y portabilidad. A todas estas ventajas debemos añadir que los contenedores también mantienen la posibilidad de modificar la capacidad computacional según la demanda.

Por todo esto, los microservicios y los contenedores se adaptan a los requisitos de agilidad, escalabilidad y confiabilidad que exigen las nuevas aplicaciones cloud. Y, es por este motivo que, Amazon, Azure y Google, los principales proveedores cloud del mercado, ya son compatibles con esta solución.

Entorno de trabajo flexible

La COVID-19 ha puesto a prueba el liderazgo y las rutinas, ritmos y formas de trabajar. Ha confirmado que muchas funciones de la empresa pueden desempeñarse sin problemas de forma remota y ha demostrado que la rigidez no es compatible con la nueva realidad. Porque sea donde sea y cuando sea tenemos que poder trabajar de forma eficiente.

Para que el negocio funcione en las mismas condiciones de productividad, es necesario instaurar una nueva cultura de trabajo que necesariamente debe ir acompañada de nuevas políticas corporativas a gran escala y de una inversión en herramientas de colaboración a distancia como Microsoft Teams. Es urgente pasar de un modelo que prioriza la eficiencia por metro cuadrado, a otro que busque la flexibilidad y adaptabilidad del puesto de trabajo y que sitúe la experiencia del usuario en el centro de la Transformación.

Cualquier puesto de trabajo debe estar bien conectado física y digitalmente, ofrecer flexibilidad y movilidad, así como espacios específicamente pensados y diseñados para cubrir las necesidades tanto de la empresa como del propio empleado. En este sentido, la gestión del puesto de trabajo ha dejado de ser un servicio puramente operativo para convertirse en estratégico.

Entonces ¿qué debemos hacer para empezar a transformarnos digitalmente?

Si bien éste es nuestro presente y nuestro futuro más inminente, es necesario entender la Transformación de cualquier organización como un mecanismo para afrontar los cambios inherentes a su actividad. No podemos hacerlo de cualquier manera y sin tener en cuenta las necesidades y los objetivos específicos de nuestra empresa.

Las claves del éxito

  • Disponer de un socio tecnológico que comprenda el negocio desde cualquier perspectiva y sea capaz de conectar los objetivos con los nuevos retos y desafíos.
  • Alinear la Transformación a la estrategia de negocio, orientando las actuaciones para alcanzar la madurez digital de la organización.
  • Mejorar la toma de decisiones estratégicas mediante análisis rigurosos de los procedimientos internos de la empresa y de sus necesidades.
  • Combinar el análisis competitivo, la reingeniería de procesos y el diseño organizativo, poniendo la tecnología al servicio del negocio y de la Transformación.
  • Aplicar técnicas y métodos que potencien la mejora continua e impliquen la colaboración de toda la organización.
  • Crear una cultura basada en la competencia digital, capacitando a los empleados para adaptarse al cambio continuo.

¿Cómo proteger a empleados y empresas frente al COVID-19?

El COVID-19 ha afectado a todos los actores sociales, también al sector empresarial, que se enfrenta ahora a una situación de riesgo sin precedentes. De esta situación deriva la necesidad de un cambio drástico y rápido de nuestros sistemas, procesos y formas de trabajar. Hoy más que nunca, es indispensable garantizar la seguridad de empleados y clientes, y cumplir con la estricta normativa para asegurar la continuidad del negocio.

 

Ahora es el momento decisivo: no pongas en riesgo tu negocio

Nos encontramos en un punto de inflexión donde las decisiones estratégicas y la capacidad de adaptación de las empresas serán claves para garantizar su supervivencia y continuidad.

¿Estamos poniendo en riesgo la salud de nuestros empleados y clientes?

¿Podemos demostrar que nuestras medidas de protección son adecuadas?

¿Somos capaces de gestionar las aglomeraciones? ¿Y de garantizar la distancia de seguridad en todo momento?

¿Tenemos el control absoluto sobre el acceso a nuestras instalaciones?

¿Cumplimos estrictamente la normativa vigente y los planes de prevención?

CovidONE te lo pone fácil. Para tu empresa, riesgo cero

CovidONE es la solución integral de SII Concatel que permite garantizar el cumplimiento de la normativa vigente relativa al Covid-19 y asegurar la protección de los empleados, de los clientes y de la propia empresa.

Se trata de una solución de bajo coste y fácil implantación que se integra con los sistemas actuales y aporta trazabilidad a todos los movimientos a través de procesos automatizados. Es intuitiva, usable y escalable y ofrece módulos específicos para la gestión de las medidas extraordinarias asociadas al COVID-19. CovidONE es una solución totalmente personalizable que se adapta a cualquier tipo de empresa mediante modelos flexibles.

Ahora la prioridad es adaptarse rápidamente

La solución cubre las necesidades de todos los agentes involucrados, desde el administrador de la empresa hasta el gestor, el técnico y el empleado. Cada usuario dispone de su propio entorno de gestión accesible desde cualquier dispositivo, ya sea desde el ordenador, la tablet o el smartphone.

Con CovidONE es posible convertir el entorno de trabajo en un lugar seguro donde relacionarse no suponga un riesgo para la salud.

 

Distancia de seguridad

CovidONE permite habilitar la reserva de espacios de la empresa y genera notificaciones que avisan cuando estos han sido liberados y pueden ser solicitados por otros usuarios. De este modo, es mucho más sencillo controlar la densidad de empleados presentes en las instalaciones y garantizar el mantenimiento de las distancias de seguridad. Concretamente, el módulo de booking da soporte a la gestión del distanciamiento social habilitando las siguientes funcionalidades:

  • Reserva del puesto de trabajo.
  • Reserva de salas de reuniones.
  • Reserva de espacios comunes como comedores y salas de vending.
  • Programación de turnos y horarios.
  • Mapa ocupacional de las oficinas en tiempo real.
  • Solicitud de equipos de teletrabajo.

Gracias a esta solución, es posible conocer el estado de los espacios corporativos y sacarles el máximo partido, cumpliendo siempre con las medidas de protección y facilitando la trazabilidad de posibles afectados en caso de contagio.

Medidas higiénicas y sanitarias

CovidONE monitoriza el estado de salud de todos los empleados, integrándose con el módulo de reserva de espacios, y realiza previsiones sobre el número de usuarios presentes en las instalaciones. Así, la empresa puede optimizar los recursos centrando las tareas de desinfección en los espacios más utilizados y garantizando el suministro de EPIs.

  • Control del estado de salud: permite realizar controles sanitarios y encuestas de forma diaria, establecer indicadores de alarma y activar avisos si la temperatura corporal de un empleado supera los 37 grados. Al monitorizar su estado de salud es posible generar informes personalizados y realizar el análisis de los resultados para ser proactivos y detectar cuanto antes cualquier desviación de los indicadores de bienestar que pueda suponer un riesgo.
  • Gestión de EPIs: permite tener control de la disponibilidad del material higiénico y de prevención como guantes, geles desinfectantes o mascarillas, y diseñar el proceso de reposición, distribución y compra ajustándolo a las necesidades de la empresa.
  • Limpieza de espacios: realizar la planificación y el seguimiento de las tareas de desinfección y saneamiento para garantizar el cumplimiento del protocolo establecido de limpieza recurrente. Incidencias y peticiones de servicio, asignación de tareas, avisos sobre liberación de espacios, reposición del material de limpieza… Todos los procesos se automatizan y se registran para que la seguridad del empleado sea una constante con espacios de trabajo más seguros.

Medidas de seguridad

Nuestra solución integral no deja de lado el control de presencia y acceso al centro de trabajo, que debe realizarse mediante la supervisión y el análisis exhaustivo de las entradas y salidas tanto de empleados como de terceros. Por este motivo, CovidONE se integra con cámaras termográficas y otros sistemas de control de acceso para garantizar que ninguna persona que presente síntomas acceda a las instalaciones.

  • Control de acceso: permite organizar el acceso al centro de trabajo, así como habilitar mecanismos de control en las entradas incorporando sistemas de medición de la temperatura corporal que ofrecen resultados al momento.
  • Control de visitas y clientes: a través de este módulo es posible gestionar el acceso a las instalaciones mediante un sistema de autorización mediante cita previa. De este modo, la empresa puede evitar aglomeraciones y garantizar las medidas de distanciamiento social, reduciendo al mínimo el riesgo.
  • Solicitud de permisos: permite gestionar de forma ágil la solicitud de permisos de acceso y desplazamiento gracias a la automatización de los procesos de aprobación y envío de la documentación pertinente. 

Información en tiempo real

Gracias a los datos recabados, es posible realizar el seguimiento en tiempo real de los servicios gestionados por CovidONE. Para ello, pone a disposición del gestor un cuadro de mando único e informes personalizados que ofrecen una mayor visibilidad y dan soporte a la toma de decisiones estratégicas.

Para el empleado se habilita una solución móvil a través de un módulo específico de comunicaciones. CovidONE hace la comunicación empleado-empresa más cercana y mantiene al día a todos los usuarios a través de su smartphone, informándoles sobre las nuevas medidas extraordinarias aprobadas por la empresa o sobre cualquier otra decisión que  les afecte.

Los 5 beneficios principales de CovidONE

  • Eficacia: Incrementar la efectividad en el control y la monitorización del estado de salud del empleado para velar por su bienestar y el de todas las personas que accedan a las instalaciones. 
  • Compromiso: Cumplir con los planes de prevención definidos tanto por la organización como por las administraciones, fortaleciendo las medidas de seguridad y prevención con una gestión inteligente. 
  • Proactividad: Aumentar la capacidad de reacción de la empresa ante una situación de contagio, identificando riesgos y realizando la trazabilidad de posibles afectados siempre que sea necesario.   
  • Flexibilidad: Utilizar los datos obtenidos para mejorar la toma de decisiones estratégicas y garantizar las medidas excepcionales asociadas al COVID-19 y la adaptación del negocio a las cambiantes necesidades de la empresa.
  • Confianza: Fortalecer la relación empleado-empresa mediante un canal de comunicación directo y de fácil uso y mejorar su confianza en la seguridad del centro de trabajo.

¿Quieres saber más sobre CovidONE?

SII Concatel lanza al mercado CovidONE

En unas condiciones excepcionales como las que vivimos a raíz de la crisis del COVID-19, para toda empresa adaptarse significa asegurar el centro de trabajo y garantizar la seguridad de todas las personas que trabajan en él. Nos encontramos en un punto de inflexión donde las decisiones estratégicas y la capacidad de adaptación de las empresas serán claves para garantizar su supervivencia y continuidad.Como respuesta empresarial, SII Concatel lanza al mercado CovidONE, la solución integral para gestionar la seguridad del puesto de trabajo y el bienestar de los empleados en tiempos de COVID-19.

 

El COVID-19 ha afectado a todos los actores sociales, también al sector empresarial, que se enfrenta ahora a una situación de riesgo sin precedentes. De esta situación deriva la necesidad de un cambio drástico y rápido de nuestros sistemas, procesos y formas de trabajar. Ahora es indispensable garantizar la seguridad de nuestros empleados y clientes, y cumplir la estricta normativa para asegurar la continuidad de nuestro negocio.

En SII Concatel somos conscientes de la responsabilidad que esta nueva situación implica y, como respuesta, hoy presentamos CovidONE, nuestra solución integral a través de la que podrás garantizar el cumplimiento de la normativa vigente relativa al Covid-19 y asegurar la protección de tus empleados, tus clientes y de tu propia empresa.

CovidONE: para tu empresa, riesgo cero

Se trata de una solución de bajo coste y fácil implantación que se integra con tus sistemas actuales y aporta trazabilidad de todos los movimientos a través de procesos automatizados. Es intuitiva, usable y escalable y ofrece módulos específicos para la gestión de las medidas extraordinarias asociadas al COVID-19.

La solución cubre las necesidades de todos los agentes involucrados, desde el administrador de la empresa hasta el gestor, el técnico y el empleado. Cada usuario dispone de su propio entorno de gestión accesible desde cualquier dispositivo, ya sea desde el ordenador, la tablet o el smartphone.

Ahora la prioridad es adaptarse rápidamente. CovidONE te lo pone fácil.

Con CovidONE las empresas pueden incrementar la efectividad en el control interno del negocio y cumplir con los planes de prevención, utilizando procesos digitalizados yautomatizados que respaldan su respuesta empresarial a la crisis del COVID-19.

Ya sea desde el ordenador, la tablet o el smartphone, los gestores pueden administrar de forma inteligente la seguridad del puesto de trabajo, el suministro de elementos de protección individual y el control de acceso a las instalaciones. Además, los datos obtenidos por la plataforma son útiles para la toma de decisiones estratégicas y permiten monitorizar el estado de salud del empleado, incrementando la capacidad de reacción ante un posible contagio.

Si quieres saber más sobre nuestra solución CovidONE, puedes encontrar aquí más información.

Con CovidONE es posible convertir el entorno de trabajo en un lugar seguro donde relacionarse no suponga un riesgo para la salud.

 

Teletrabajo: consejos prácticos para las empresas

En muchas empresas la oficina ha trascendido los límites de la compañía y el teletrabajo se ha impuesto como respuesta generalizada a la crisis de salud pública que vivimos en todo el mundo. Convertir el trabajo en remoto en una nueva oportunidad para seguir siendo productivos está en nuestras manos y la clave del éxito se encuentra en una correcta gestión del puesto de trabajo, la infraestructura y los empleados.

 

Los últimos acontecimientos relacionados con la emergencia sanitaria han sacado a colación la necesidad de activar los sistemas de teletrabajo. La celeridad con la que todo ha sucedido ha dado lugar a una rápida respuesta del sector empresarial. Para velar por la salud de sus empleados al mismo tiempo que garantizaban la continuidad de la actividad de negocio, las organizaciones han tenido que ofrecer alternativas y nuevas formas de trabajo a distancia.

Para abordar con éxito un proyecto de teletrabajo productivo y seguro, el primer paso de toda empresa debe ser tener en cuenta que la gestión de la tecnología, los cambios en la forma de trabajar y la capacitación de los empleados son retos profundamente relacionados.

Tecnología más allá de la oficina

En el punto de partida de una política de teletrabajo exitosa se encuentran los propios departamentos de IT de las empresas, responsables de garantizar el buen rendimiento de la tecnología y el acceso de todos los usuarios a las herramientas necesarias para el normal desempeño de sus funciones.

Se trata de extender la capacidad de conexión, almacenamiento y seguridad del lugar de trabajo habitual a cualquier otro lugar. Esto es permitir el acceso del usuario a los recursos de la compañía (correo corporativo, documentos, aplicaciones, ficheros, intranet, etc.), capacitándolo para ser productivo donde sea y cuando sea.

El mejor entorno de trabajo en remoto es aquel que en poco se diferencia a la oficina en lo que a prestaciones se refiere. Por este motivo, cualquier empresa debe ser capaz de gestionar a distancia los dispositivos corporativos y garantizar la resolución de incidencias en las mismas condiciones de calidad y agilidad. Para lograrlo, es esencial disponer de técnicos cualificados que puedan atender incidencias y prestaciones en remoto y que eviten que la productividad de los empleados se vea mermada ante cualquier imprevisto.

Salvar las distancias con una colaboración ampliada

Familiarizarse con las herramientas corporativas y de trabajo colaborativo hará las distancias más llevaderas. Porque en tiempos de teletrabajo, fomentar la comunicación entre empleados es vital. Desde soluciones tecnológicas de mensajería instantánea y videollamada hasta entornos colaborativos. Trabajar en abierto, compartir y estar al día de todo es posible con Microsoft Teams, Zoom, GoToMeeting o Confluence, por ejemplo.

Tener un liderazgo flexible y establecer puntos de encuentro entre personas es otra de las buenas prácticas para el trabajo fuera de la oficina. Cuando no se interactúa cara a cara, los empleados deben realizar un sobresfuerzo comunicativo: ser proactivos y hablar diariamente con el resto de los miembros del equipo.

Sobre todo, en lo que a gestión de proyectos se refiere, es necesario agendar videollamadas diarias para sincronizar las tareas y realizar el seguimiento de su evolución. En estos casos, también es recomendable preparar de antemano los temas a abordar, así como establecer una duración máxima de la reunión con el objetivo de optimizar tanto nuestro tiempo como el de nuestros compañeros. El tiempo es oro cuando hablamos de productividad y eficiencia.

¿Cómo abordar la seguridad y la protección de datos?

Si para toda empresa la seguridad es importante, en el caso del teletrabajo se torna fundamental. Fuera de la protección de la oficina, cualquier error puede poner en riesgo información sensible de la compañía. De manera que, el teletrabajo no puede convertirse en una excusa para desatender las normas de seguridad que se llevan a cabo en el puesto de trabajo habitual. Las normas también son vigentes en casa y todos los empleados deben extremar la precaución.

Una red y un equipo seguros son el tándem perfecto para evitar ciberataques y filtraciones de datos. El uso de escritorios remotos y de redes VPN son algunas de las prácticas más extendidas, ya que su implantación equivale a construir un túnel privado entre el dispositivo y el sistema donde el tráfico que se genera mantiene la confidencialidad de la información.
Pero para establecer una base sólida y segura, el esfuerzo debe ir de la mano de la concienciación de toda la plantilla. Cualquier organización debería poner el foco en la formación en ciberseguridad de sus empleados y en el correcto uso de sus equipos y sistemas.

  • Utilizar siempre equipos de la empresa, nunca ordenadores domésticos. Las políticas de seguridad son estrictas en las organizaciones y, en consecuencia, los dispositivos están más preparados con sistemas operativos actualizados y con todas las medidas de seguridad incorporadas.
  • Proteger el acceso a la información mediante la configuración de contraseñas robustas. Puede parecer de lo más básico, pero nunca está de más insistir puesto que las claves simples y cortas son la principal amenaza a la ciberseguridad de las compañías.
  • Evitar la conexión a redes públicas y, en su lugar, usar redes wifi seguras cifradas con contraseña. Ante cualquier duda, siempre es recomendable consultar un experto.
  • Prestar especial atención a los enlaces sospechosos y a las páginas fraudulentas. Las organizaciones expertas en ciberseguridad están reportando un incremento de las campañas de phishing nunca visto hasta el momento. El termino se refiere al tipo de estafa cibernética que se comete suplantando la identidad del remitente y que contiene un enlace o un archivo malicioso. Desconfiar de los mensajes que pidan credenciales privadas y verificar la identidad del remitente es la mejor forma de combatirlos.

A medida que los equipos se vuelven más distribuidos físicamente, las empresas deben reformular la cultura de trabajo, el liderazgo y la tecnología, estableciendo puntos de encuentro entre personas. Pero para teletrabajar siendo productivos también hacen falta habilidades relacionadas con el compromiso, la capacidad de organización y el sentido de la responsabilidad tanto de la empresa como de sus empleados.