Skip to Content

Mujeres TIC: El talento está en las aulas

Dado que vivimos en la era de la digitalización, las carreras TIC han convertido a quien las cursa en un perfil muy buscado. Las previsiones apuntan a un crecimiento todavía más pronunciado en los próximos años y, en esta sociedad digital, las mujeres jugaran un papel decisivo.

 

El sector tecnológico, motor de la economía a nivel mundial, vive una situación de escasez en lo que a falta de talento se refiere. Paradójicamente, y a pesar de las buenas oportunidades de empleo que ofrecen las TIC, la presencia de mujeres sigue siendo insuficiente. Conseguir que las nuevas generaciones de mujeres encuentren en el sector tecnológico su opción de futuro es el nuevo reto por esclarecer. Y para buscar una primera explicación a este fenómeno, debemos preguntarnos qué elementos están operando para desincentivar el interés de las niñas por las TIC. 

El desinterés por las TIC aumenta con la edad

Por cada 1.000 mujeres graduadas en la Unión Europea, tan solo 24 de ellas lo están en campos relacionados con las TIC. Así lo demuestra el informe “Women in Digital Age” que señala la formación como la principal barrera a rebasar para mejorar la presencia de mujeres en el mercado laboral tecnológico.

 

Necesitamos más mujeres formadas en carreras técnicas. Y hacer frente a esta realidad pasa por comprender la importancia de las etapas educativas tempranas y entender que el talento femenino tech está en las escuelas.

Es necesario, por tanto, profundizar en los aspectos relacionados con la construcción del afecto hacia la tecnología. Las investigaciones que han trabajado en esta dirección en los últimos años coinciden en prestar cada vez más atención a las primeras etapas educativas. Según un estudio publicado por la revista Science, a los 6 años las niñas valoran negativamente sus habilidades técnicas. Del estudio “Women in Digital Age” de la Comisión Europea, también se desprende la existencia de una edad crítica en el desarrollo de las vocaciones tecnológicas. Entre los 12 y los 16 años es cuando los estudiantes inician su proceso de orientación vocacional y definen sus gustos, intereses y aptitudes.

La desafección hacia lo tecnológico y lo digital es un proceso que se inicia en la infancia y se cristaliza en la elección de proyectos profesionales en la adolescencia. Por este motivo, cualquier nueva estrategia para potenciar la vocación TIC de las alumnas debería poner el foco en el período comprendido entre los 6 y los 16 años.

La tecnología como la gran desconocida es otro factor que influye de manera directa en su elección de una u otra rama. La creencia de que las TIC no tienen una orientación social, cala hondo. Humanizar y mostrar una visión más amplia de lo tecnológico que refleje de forma más precisa la realidad del sector y de sus aplicaciones puede ayudar a potenciar el interés por la rama TIC e incluso marcar las futuras decisiones de las más jóvenes sobre formación y vida laboral.

La falta de orientación académica y profesional de calidad también provoca indecisión sobre el itinerario a escoger. El desconocimiento de sus salidas laborales y de sus aplicaciones a la sociedad son factores de alto impacto en la toma de decisiones, en este caso de alumnos y alumnas.

Hedy Lamarr, Gladys West y tantas otras

La subrepresentación de la mujer entre el alumnado universitario tiene su fiel reflejo en el profesorado donde, por ejemplo, representan solo el 8% de los docentes que imparte clases de ingeniería

En este sentido, un estudio de Microsoft de 2018 ya revelaba que las chicas con modelos femeninos del ámbito tecnológico muestran un índice de interés en materias TIC que duplica al de aquellas que no conocen ejemplos similares. Concretamente, un 41% frente a un 26%. Este dato es muy significativo en la medida que esta influencia aumenta la confianza de las niñas en sus capacidades y habilidades técnicas y refleja una mayor comprensión sobre lo que significa trabajar en estas áreas de conocimiento.

Conocer a Radia Pearlman, considerada la madre de Internet, y las aportaciones de Gladys West en el desarrollo de los sistemas GPS, así como Hedy Lamarr, Grace Murray Hopper, Fran Allen y tantas otras mujeres que han jugado un papel decisivo en el sector tecnológico. Para las más jóvenes, conocerlas significa tener referentes femeninos y tenerlos puede marcar la diferencia entre desarrollar o no vocación tecnológica.

¿Cómo allanar el camino?

  • Visibilizar a las mujeres del ámbito tecnológico y proyectar referentes femeninos que ayuden a aumentar la confianza de las más jóvenes en sí mismas y en sus habilidades técnicas. Convertir a las mujeres TIC en la norma en lugar de la excepción y crear espacios de networking donde las mujeres sean las protagonistas a modo de catalizador para inspirar, sentar precedentes y crear comunidad.
  • Trabajar en un nuevo enfoque de la tecnología, mucho más cercano a las personas en general y a las mujeres en particular, e insistir en su utilidad social como agente de cambio. Promover una visión de la tecnología como motor de la transformación socioeconómica que vivimos y al profesional TIC como promotor de dicha transformación.
  • Poner en marcha actividades que despierten la curiosidad por la ciencia y la tecnología, así como mejorar su acceso a información de orientación académica y profesional. Hacer más atractiva la tecnología para las alumnas y familiarizarlas desde edades tempranas mediante el contacto con profesionales de la rama STEM. Iniciativas imprescindibles que deben ponerse en marcha desde escuelas, empresas y administraciones.

La innovación no se entiende sin diversidad. Así lo han demostrado muchos estudios que señalan una correlación entre las empresas más equitativos y las más competitivos. Así, romper la brecha de género que supone una alarmante perdida de talento tecnológico es una prioridad para el sector empresarial.

Mujeres TIC: Atraer, educar y capacitar

El récord de participación en los Premis Dona TIC de este año 2019 nos recuerda, una vez más, la importancia de visibilizar el papel de la mujer en el sector de las TIC. Animar a las más jóvenes y fomentar iniciativas que atraigan nuevos perfiles tecnológicos debe convertirse en una de las principales estrategias para reducir la brecha de talento digital que vive el sector.

 

La urgencia se define en un dato: solo el 30% de los profesionales del sector de las TIC en Europa son mujeres. Y ante esta disyuntiva, los expertos insisten en la falta de referentes femeninos en los campos STEM (Science, Technology, Engineering and Mathematics) como uno de los factores de mayor repercusión. 

En este sentido, el pasado 8 de octubre, una sala repleta sirvió como escenario de debate para que las mujeres del sector TIC pusieran el foco en la necesidad de seguir avanzando en la igualdad de género del sector tecnológico español y en la creación de un contexto que favorezca el interés de las niñas por la ciencia y la tecnología. En el marco de los Premis Dona TIC, más de cien candidatas optaron a los 11 premios que se otorgaron en esta quinta edición de la gala, que como cada año batió récord de participación.

En el acto se hizo especial énfasis en el hecho que una mayor presencia de mujeres podría ayudar a resolver algunas de las principales problemáticas del sector de las TIC, como es el caso de la brecha de talento digital.

Las mujeres TIC y la brecha de talento digital

Hace un tiempo ya que las predicciones apuntan a que en 2020 habrá unas 900.000 vacantes en el sector de las TIC internacional y que, en 2025, esta cifra no habrá hecho más que crecer. De hecho, en un contexto en el que la falta de profesionales cualificados ya es el primer problema del sector TIC, los expertos también coinciden en que la necesidad del ecosistema digital de cubrir la demanda de profesionales podría solucionarse con la reducción de la brecha de género.

Este panorama, sumado a las buenas perspectivas económicas que ofrece el sector, debería ser el detonador de nuevas políticas educativas, públicas y empresariales, que tengan como objetivo aumentar la presencia de la mujer en el sector de las TIC. Y para lograrlo, es imprescindible que divulguemos el papel y el talento de las mujeres que ya forman parte del ámbito tecnológico y que presentemos referentes a las más jóvenes para que se interesen por las vocaciones STEM.

mujeres-tic

Iniciativas que allanan el camino

Para revertir esta situación, la prioridad se encuentra en proyectos, iniciativas y eventos que contribuyan a atraer, educar y capacitar, así como visibilizar a las mujeres TIC tanto a nivel nacional y europeo como internacional. 

En España y en el mundo, están apareciendo cada vez más iniciativas en esta dirección:

  • DG Connect: se trata de una Dirección General de la Comisión Europea que, entre sus múltiples responsabilidades, figura la promoción de las vocaciones STEM y las competencias TIC entre las mujeres europeas, así como el impulso de la presencia femenina en sectores como el de la innovación y el desarrollo.
  • MujeresTech: iniciativa que busca aumentar la presencia femenina en el sector digital a través de un programa de formación dirigido a mujeres de todas las edades. Ofrecen talleres, eventos, networkings y una bolsa de trabajo, con el objetivo de acercar las nuevas tecnologías a las mujeres.
  • Women Techmakers: el programa Women Techmakers de Google quiere visibilizar, empoderar y crear sinergias entre la comunidad de mujeres TIC. Des de 2014, y con motivo del Día Internacional de la Mujer, se promueven diferentes actividades en todo el mundo con este mismo objetivo.
  • Women in Mobile: paralelamente al Mobile World Congress, se organizan diversos eventos y talleres que se centran en la creación de espacios de networking donde las mujeres son las únicas protagonistas. Funciona a modo de catalizador para inspirar a otras mujeres, sentar precedentes y crear comunidad.
  • STEM Talent Girl: proyecto de mentorización para el desarrollo del talento STEM entre las más jóvenes. Se basa en el esfuerzo por fomentar vocaciones cientificotecnologicas y, así, empoderar a la próxima generación de mujeres.
  • W Startup Community: se trata de una organización independiente sin ánimo de lucro que brinda visibilidad e impulsa el ecosistema femenino del sector tecnológico. En términos generales, promueve el emprendimiento digital de las mujeres y persigue la creación de una comunidad española que sea referente mundial en esta cuestión, trasladando al mundo casos de éxito y el testimonio de profesionales que han creado y lideran startups de éxito.
  • European Network for Women in Digital: la iniciativa versa sobre la necesidad de promover una mayor participación de las mujeres de la Unión Europea en estudios tecnológicos y digitales. Sus principales objetivos son: ampliar el esfuerzo para acabar con la brecha digital de género, promover las mujeres digitales convirtiéndolas en la norma en lugar de la excepción, y dar apoyo a otros proyectos, eventos, redes y medios relacionados con la mujer en el sector tecnológico.

El desarrollo digital de las mujeres españolas supera la media europea

España ocupa la novena posición y se mantiene en el grupo de países con nivel medio alto del ranking de Desarrollo Digital de la Mujer. Así lo demuestran los datos difundidos por el ONTSI en el balance de este año 2019.

 

El Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la SI (ONTSI) publica una nueva edición del indicador “Women in Digital Scoreboard” de la Comisión Europea, que tiene el objetivo de analizar el grado de desarrollo digital de la mujer en sus Estados miembros. En un contexto donde la desigualdad todavía es una tarea pendiente, realizar un seguimiento de la situación de la mujer en lo que respecta a la transformación digital de sus actividades, es esencial para identificar aquellas áreas que cada Estado debe mejorar.

España se mantiene en la novena posición

El reciente informe, basado en datos actualizados, expone una visión completa de la situación de las mujeres españolas en el ámbito tecnológico y refleja un ligero incremento nacional en comparación con la puntuación de el pasado año. Así, en 2019 España se sitúa entre los 10 primeros países europeos en materia de desarrollo digital de la mujer con una puntuación de 52,7, superando la media de la UE que se encuentra en el 50,0.

Según la Comisión Europea, Finlandia, Suecia, Luxemburgo y Dinamarca encabezan el ranking de desarrollo, seguidos bien de cerca por el Reino Unido, Países Bajos y Estonia. Es en el liderazgo del grupo de países denominados de nivel medio alto, donde encontramos a Francia y España que pese a manifestar una mejora continuada en materia de género, todavía no han alcanzado la puntuación necesaria para pertenecer al grupo de países líderes.

El informe, que recaba datos de todo el año 2018, se estructura en tres dimensiones: uso de Internet, habilidades en el uso de Internet y empleo TIC. En este sentido, España obtiene su mejor resultado en el uso de Internet donde alcanza la octava posición del ranking. Por otro lado, se sitúa en el décimo lugar en materia de empleo TIC y en el puesto 16 respecto a habilidades en el uso de Internet.

Destacan, por los buenos resultados nacionales, la utilización de Internet para cursos de formación online, donde España alcanza la tercera posición, y el sexto lugar en participación política y social (consultas y votaciones). Sin embargo, los datos revelan que las mujeres españolas están entre las que menos usan la banca on-line, de manera que existe un amplio porcentaje de mejora en esta cuestión.

Diferencias en clave de género

El informe europeo demuestra que la rápida transición digital que hemos experimentado en los últimos años y el enorme impacto social de las nuevas tecnologías afecta de diferente forma a hombres y mujeres.

 

La mayor distancia entre hombres y mujeres se encuentra en el uso de la banca on-line para la realización de gestiones cotidianas como pueden ser transacciones o pagos de recibos, siendo la diferencia de 4 puntos porcentuales entre ambos sexos. Distinto es el caso de la participación política y social, donde las mujeres españolas superan en 4 décimas a los hombres. Así, y a diferencia del caso español, a nivel europeo la balanza se decanta hacia los hombres en todas las actividades analizadas y relacionadas con el uso de Internet.

Respecto a las habilidades TIC básicas, los indicadores sitúan a España en una posición medio baja (puesto 17), así como en lo que respecta a las habilidades básicas en el uso de software (puesto 17). En todos los indicadores analizados sobre habilidades de Internet, la distancia entre sexos se decanta hacia mayores competencias por parte de los hombres, tanto en España como en el resto de Europa.

Mientras la media de la UE sobre empleo TIC se encuentra en 43,9 puntos, en España asciende hasta el 46,4. Los buenos resultados en materia de empleo se debe a las buenas prácticas de España en lo que respecta a la brecha salarial de género de especialistas TIC, que pone a España en la sexta posición entre los países con menor desigualdad salarial. A pesar de necesitar un mayor esfuerzo en materia de género en el ámbito laboral, es destacable el hecho de que España se encuentra por debajo de la media europea.

Por el contrario, existen otros indicadores que lastran la posición española. Es el caso del indicador relativo a especialistas TIC, donde España se sitúa entre los países con un nivel medio bajo (puesto 18). Lo mismo sucede con el porcentaje de grados STEM (Science, Technology, Engineering and Mathematics), ya que la doceava posición refleja una urgente necesidad de fomentar la vocación científico-tecnológica entre las más jóvenes. Asimismo, es en este punto donde encontramos la diferencia más grande del informe entre hombres y mujeres. Concretamente, se trata de una distancia entre sexos de 17 puntos porcentuales en materia de graduados STEM.